Compartir
Publicidad
Publicidad

Jo Bonnier, Jim Clark y un Lotus 38 en una subida de montaña

Jo Bonnier, Jim Clark y un Lotus 38 en una subida de montaña
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En ocasiones, Internet sirve para encontrar documentos realmente sorprendentes con los que no podría darse de no ser por la capacidad de la "red de redes" de compartir información. Esto es lo que nos sucede con una entrevista exclusiva realizada a Jim Clark para la televisión francesa con un entrevistador de lujo; nada más y nada menos que Jo Bonnier, otro piloto de la época. El marco, una subida de montaña en la que Jim Clark participaba con un Lotus 38.

Corría el año 1965 y Jim Clark se presentó en la subida de montaña de Ste Ursanne-Les Rangiers (suroeste de Basilea) con un Lotus 38 como el que había pilotado hasta la victoria de las 500 millas de Indianápolis de ese mismo año. Bueno, de hecho no exactamente igual. Para este evento, el Lotus 38 pasó de las famosas suspensiones asimétricas a otras más convencionales y, por supuesto, simétricas. Además, montó una nueva caja de cambios de cinco velocidades para adaptarse al sinuoso recorrido.

Hoy en día sería impensable encontrar un coche de IndyCar en una subida de montaña pero en los años 60 todo era posible, y más aún con alguien como Jim Clark al volante. En las pasdadas de práctica, el escocés terminó a tan solo cuatro segundos de Jo Siffert, primero con un ligero y ágil Brabham BT7-BRM del equipo Rob Walker, mucho más adecuado para este tipo de evento. Todo esto sucedía el sábado, el día antes de la pasada final y con la pista generalmente seca, algo que cambiaría para el domingo.

Jim Clark Montaña 1965 Lotus 38
Cuando llega la hora de realizar la subida en si misma, la pista está mojada por la lluvia y Jo Siffert se acaba llevando la victoria. Jim Clark, con su coche con neumáticos de seco (recordemos que los neumáticos de seco de entonces no eran completamente lisos), termina a diez segundos. Podemos imaginarnos el sufrimiento (o la diversión, según se mire) del escocés volador mientras pilotaba el coche, con neumáticos bloqueándose en casi cada frenada y luchando para que los 500 caballos de potencia del motor no le hicieran trompear al salir de los ángulos.

Es precisamente el día antes de esta "carrera", cuando se realiza una entrevista. En ella, Jo Bonnier, sueco, demuestra sus dotes en materia de lenguas (el ser de buena familia en esa época ayuda) y pregunta a Clark por sus sensaciones. El piloto de Lotus responde con la relativa timidez que le caracteriza, sin comentarios grandilocuentes, explicando que pilotar el Lotus 38 en este tipo de superficie es algo distinto e interesante, en comparación con pilotarlo en un circuito convencional.

De la misma forma, cuando Bonnier aprovecha para "meter el dedo en la llaga" y preguntarle por una carrera no puntuable en Enna Pergusa donde Jo Siffert (sentado al lado de Bonnier) le ganó en el último suspiro, Clark simplemente responde que el suizo realizó un buen trabajo. Podría haber buscado alguna excusa para defenderse, como habríamos visto en la actualidad, pero no lo hace. Simplemente se ríe con un par de buenos compañeros. Estampa de otra época. Claro que la carrera no era puntuable para el campeonato del mundo...

La entrevista es ciertamente un documento fantástico. No solo por poder oir las voces de tres de los principales protagonistas de la Fórmula 1 y el automovilismo de los años 60 (todos tres, ganadores de algún gran premio de Fórmula 1), sino también por poder ver la dinámica entre tres hombres que pilotan en 1965 para tres equipos distintos y aún así se puede sentir su buena relación y la camaradería que existe. Aunque la entrevista combina francés e inglés, es digna de verse.

Vídeo | Patrick Pagnier (Youtube)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos