Compartir
Publicidad
La Fórmula 1 híbrida es imparable: los monoplazas de 2019 son 2,5 segundos más rápidos de lo esperado
Fórmula1

La Fórmula 1 híbrida es imparable: los monoplazas de 2019 son 2,5 segundos más rápidos de lo esperado

Publicidad
Publicidad

Todas las previsiones lo indicaban: tras años de progreso, la Fórmula 1 sería un poco más lenta en 2019. Se acabó aquello de batir los records de la pista en cada circuito y pulverizar las velocidades puntas de los trazados. O tal vez no. Para sorpresa de todos, la Fórmula 1 sigue siendo más rápida y, pese a todas las trabas técnicas incorporadas al reglamento, en Montmeló se mejoró de media en torno a un segundo respecto a los test de 2019.

En concreto, Sebastian Vettel dejó el crono el último día de pretemporada en 1:16.221, nueve décimas más rápido que el tiempo que marcó el propio Vettel hace un año en Montmeló. Hasta el momento, el tiempo más rápido marcado en el circuito barcelonés en pretemporada lo tiene Jarno Trulli en 2006 con su Toyota, cuando hizo un 1:15.9. Los Fórmula 1 híbridos ya están a tres décimas de aquellos V8, y parece que en solo una pretemporada más los batirán.

Los coches de 2019 son 2,5 segundos más rápidos de lo esperado

Vettel Ferrari Pretemporada

Lo admitía el propio Mattia Binotto, director de equipo de Ferrari, durante la presentación del SF90: "predijimos una pérdida de 1,5 segundos por vuelta cuando probamos por primera vez en el túnel de viento, eso es lo que obtuvimos". Sin embargo, el Ferrari ha rodado nueve décimas más rápido que el año pasado. Una diferencia de 2,5 segundos entre lo esperado y el resultado final.

Y no han sido los que más han mejorado. Si nos vamos a su principal rival, Mercedes, la ganancia ha sido de unos increíbles 1,8 segundos por vueltas, del 1:18.4 de Bottas en 2018 al 1:16.2 de Hamilton este año. Los alemanes son, junto a Alfa Romeo, el equipo que más ha mejorado respecto a los test de 2018. El que menos, McLaren, que únicamente ha podido bajar en ocho décimas el mejor registro de Fernando Alonso hace un año.

Bottas Mercedes Test Pretemporada

Toda esta previsible desmejora de tiempos se debe a la nueva reglamentación técnica impulsada por Ross Brawn y su equipo para favorecer los adelantamientos. Menos turbulencias para los monoplazas y más maniobras en pista, aunque sea a costa de perder, teóricamente, a los Fórmula 1 más rápidos de la historia.

El primer recorte, y el principal, se ha metido en el alerón delantero. El ancho ha crecido de 180 a 200 centímetros, eliminándose todos los aditamentos aerodinámicos complementarios a los planos principales, así como a los endplates. El alerón además crece 25 milímetros hacia adelante y gana otros 20 de altura. Además se han reducido de cinco a dos las llamadas estrías direccionadoras, lo que supone una seria pérdida de carga aerodinámica.

Sainz Mclaren Test

En resumidas cuentas, se simplifica el alerón delantero para evitar que genere turbulencias en los coches perseguidores. Menos estabilidad en tu coche, más en el que te persigue y muchas posibilidades de adelantamiento. Además, también se han eliminado pequeños pero útiles elementos, como las tuercas sopladoras o los aletines de los conductos de refrigeración de frenos.

Joddy Eggington, director técnico de Toro Rosso, tampoco se terminaba de explicar los motivos de la mejora: "desde que colocamos el coche en el túnel de viento todo se configuró de acuerdo con las nuevas regulaciones, perdimos un poco de carga y parte del equilibrio aerodinámico. Esto ha sido igual en todos equipos".

¿Entonces, cómo son los Fórmula 1 más rápidos en 2019? El propio Eggington se lo trataba de explicar con una sencilla frase: "hemos infravalorados a los ingenieros de Fórmula 1, son muy buenos superando desafíos". Además, no todo han sido trabas reglamentarias. El alerón trasero ha crecido 20 milímetros de alto, 100 de ancho y 70 de profundo, lo que aumenta sensiblemente el efecto de la apertura del DRS.

La Fórmula 1 híbrida, ¿la más rápida de la historia?

Toro Rosso Montmelo 2019

Ante este panorama, nos encontramos con una incertidumbre: ¿se convertirá la Fórmula 1 híbrida en la más rápida de la historia? Todo hace indicar que sí. Si tenemos en cuenta el mejor tiempo de la pretemporada 2018, el 1:17.182 de Sebastian Vettel, y lo comparamos con la que terminaría siendo la pole en Montmeló en el Gran Premio de mayo, el 1:16.173 de Hamilton, vemos un segundo de mejora en tan solo un par de meses.

De cumplirse de nuevo esa ganancia, este año la pole estaría en torno al 1:15.2. Un tiempo que hubiese valido para salir cuarto en 2006 en la era de los V8 o para salir segundo en 2004, en el punto álgido de los V10. Teniendo en cuenta que hasta dentro de dos años no afrontaremos un nuevo cambio radical de reglamento, cabría esperar que en 2020 veamos a los Fórmula 1 más rápidos de la historia.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio