Compartir
Publicidad

En Malasia se podrán empezar a sacar conclusiones

En Malasia se podrán empezar a sacar conclusiones
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con la cita del Gran Premio de Malasia acercándose cada vez más, todavía nos queda ese regusto dulce de la gran carrera que pudimos vivir el domingo pasado en Melbourne. Ahora bien, ¿se puede concluir ya que este año va a ser tan emocionante como lo visto en Australia? ¿Se puede enterrar ya por completo el KERS? Creo que no, que todavía es muy pronto.

El Gran Premio de Australia es tradicionalmente un tanto extraño. Un aperitivo de lujo para ir abriendo boca. Es el primero del año, se celebra en un circuito semiurbano, y sus condiciones de adherencia y estado del bacheado asfalto no son las óptimas para saber a ciencia cierta dónde está realmente cada coche de cara al campeonato. Pero llegamos a Malasia, un circuito super exigente para monoplazas y pilotos, y allí las cosas empezarán a virar hacia lo que tiene que ser la normalidad este año.

Fernando Alonso lo dejaba muy claro al salir de Melbourne: "Australia es un circuito muy extraño. Si en Malasia no entramos en la Q3 quiere decir que no somos bastante rápidos para nada y que vamos a tener un año más difícil". Malasia, sin duda, será el primer examen de verdad para los monoplazas. Nadie duda que los equipos que montan los dobles difusores serán especialmente rápidos en las curvas rápidas de Sepang, y la mayoría intuye que el KERS será esta vez más determinante en las largas rectas malayas.

En cuanto al espectáculo, la pinta del Gran Premio de Australia fue realmente magnífica, con la monumental diferencia entre los dos compuestos de neumáticos o lo realmente apretados que están los tiempos en el pelotón, pero en Malasia tendrían que repetirse estas sensaciones de que la carrera no tendría que haberse acabado nunca. Si en Malasia se confirma la emoción, nos espera un año realmente apasionante.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos