Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Las siete lesiones más habituales causadas por un accidente de tráfico

Las siete lesiones más habituales causadas por un accidente de tráfico
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Las lesiones en el torso son las que más sufren las víctimas en las carreteras españolas, tanto las mortales como las que sobreviven, y las de médula las menos frecuentes, aunque no por ello son menos graves.

La DGT nos suele ofrecer las lesiones más frecuentes al presentar los datos de siniestralidad de cada año. Aunque distingue entre fallecidos y supervivientes, la verdad es que en uno y otro caso suelen coincidir y sólo varían en los porcentajes de en qué medida son frecuentes cada tipo de lesión.

Lesiones en torso y tórax

Aquí hay que distinguir entre el traumatismo torácico, que puede suponer la rotura de grandes vasos y afectación de la vía aérea, y el traumatismo abdominal, que puede afectar a los órganos internos (principalmente al hígado y al bazo).

Hay que tener especial cuidado con las lesiones cerradas

En cualquiera de los casos, hay que tener especial cuidado de las denominadas lesiones torácicas cerradas, que no se manifiestan exteriormente y son difíciles de detectar.

También son frecuentes las fracturas de costillas si no se usa el cinturón de seguridad correctamente.

Lesión cerebral

Estamos hablando principalmente de los traumatismos craneoencefálicos (TCE), en los que se producen pérdidas de la consciencia y fractura craneal en el momento del accidente. La gravedad de este tipo de lesiones varía entre la recuperación total tras el periodo de recuperación, y el estado vegetativo del paciente.

Están dentro de los llamados Daños Cerebrales Adquiridos (DCA), porque irrumpen de manera repentina en la vida de la víctima, pudiendo afectar a su autonomía y su calidad de vida.

Lesión en cabeza, cuello y cara

Nos referimos a rasguños, abrasiones y fracturas (en los casos más graves) producidos principalmente por los golpes contra el salpicadero o el parabrisas.

Otras consecuencias son las perforaciones causadas por algunas partes metálicas del vehículo, que pueden comprometer arterias vitales o el propio aparato respiratorio.

Lesión en extremidades

Aunque son más frecuentes las fisuras o esguinces de muñecas, rodillas, etc, en accidentes de gravedad son comunes también las fracturas abiertas e incluso las amputaciones. Los motoristas son más propensos a sufrir más lesiones de gravedad en extremidades.

En el proceso de recuperación, también suelen ser necesarias largas sesiones de rehabilitación y fisioterapia.

Silla de ruedas

Lesión en la columna vertebral

Las vértebras son de las grandes perjudicadas cuando se produce un accidente de tráfico, sobre todo en aquellos que se producen por alcance con otro vehículo. Entre las lesiones más habituales se encuentra el esguince cervical (llamado a menudo latigazo cervical), producido por la flexión brusca del cuello.

El esguince cervical puede acarrear otros daños como dolores de cabeza o mareos

La recuperación suele ser lenta debido a la delicadeza de las vértebras, y suele requerir inmovilización y el uso de collarín durante el proceso.

También puede acarrear otros daños como dolores de cabeza, mareos, dolor cervical… incluso alteraciones en el estado de ánimo.

Lesión en la médula espinal

Cuando la lesión en la columna es especialmente grave, pueden producirse daños en la médula espinal, siendo las lesiones internas y las fracturas por impacto las causas más comunes.

Las lesiones de médula pueden producir paraplejia, tetraplejia, hemiplejia...

A diferencia de las lesiones propias en las vértebras, en este caso es el tejido nervioso el que se ve afectado. Como es este tejido nervioso el encargado de transmitir las órdenes del cerebro a las distintas partes del cuerpo, podemos encontrar distintos grados de lesiones dependiendo de la zona medular afectada: paraplejia, tetraplejia, hemiplejia

En la recuperación, la rehabilitación con fisioterapia cobra una especial importancia, no sólo para recuperar la movilidad (que en ocasiones es irreversible) sino también para evitar deformidades o problemas respiratorios.

Imágenes | Wikimedia/Alexisrael | Pixabay/Zstupar En Espacio Toyota | El eterno dilema de la posición más mortal de un coche

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos