Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Coches híbridos en competición, son el futuro sin ninguna duda

Coches híbridos en competición, son el futuro sin ninguna duda
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Hablamos hace una semana de los coches híbridos que participan en competiciones internacionales, y es de obligada referencia las 24 Horas de Le Mans, que como sabéis se disputaron el fin de semana pasado en el circuito de La Sarthe, en Le Mans. La novedad de este año eran las participaciones de los prototipos híbridos, en la categoría LMP1, con la representación de los dos Toyota TS030 Hybrid y sus antagonistas, los Audi R18 e-Tron.

Si antes lo decimos, antes lo confirmamos. El futuro de la competición es la tecnología híbrida, y en la prueba de este año se ha confirmado además que ambos prototipos de Toyota tenían opciones de conseguir la victoria en una prueba tan mítica como dura. Y precisamente la dureza de la prueba puso fin a la participación de los dos coches, pero los motivos no fueron fallos mecánicos, desfallecimiento, problemas con los propulsores... los problemas vinieron dados por el tráfico, la mala suerte y dos colisiones diferentes pero devastadoras.

La lectura rápida de alguien que no está muy al día en carreras estilo Le Mans, de resistencia, es que Toyota tuvo que abandonar la prueba. Sin embargo, una segunda lectura más profunda y más exacta nos revela cómo ambos prototipos empezaron la prueba con prudencia. Un inicio demasiado fogoso se paga muy caro en Le Mans, y además había que probar el "fuego real", las reacciones del coche en la pista en el momento de la carrera.

Toyota Le Mans

El primer stint de la prueba (o sea, desde la salida hasta el primer cambio de neumáticos) sirvió para comprobar la degradación de neumáticos con ritmo de carrera y precisamente, comprobar si el ritmo de carrera tenía potencial. Después, el primer repostaje sirvió para confirmar los datos de degradación tras varios cambios de neumáticos y también para comprobar consumos. Una vez con esos datos bajo análisis se podría tener una idea del lugar que los dos Toyota podrían ocupar.

Y esa idea se confirmaría pronto, a las 5 horas de carrera. En ese momento los Toyota se ponen al ataque de la cabeza, algo impensable teniendo en cuenta que se trata de un regreso, y de que el TS030 Hybrid tuvo muy pocas oportunidades de rodar en pista, más si tenemos en cuenta el accidente que los privó de estrenarse en las 6 Horas de Spa-Francorchamps a principios de mayo.

La lucha por la cabeza fue brutal, intensa, emocionante, todo un regalo para los aficionados. Y realmente pudimos ver que la eficiencia del KERS de los Toyota fue diferencial, un plus de potencia a las ruedas traseras que dio la ventaja a la hora de enseñar los dientes. Fijaos bien en este vídeo:

En estas tomas tenemos, nada más y nada menos que a la bestia negra de Le Mans siendo domesticada por el coche que regresa a la competición con claras intenciones de dominarla en un futuro. Y un futuro muy cercano. ¿Habéis visto cómo aceleran estos TS030 Hybrid una vez que descargan el KERS? ese es el futuro. Lástima de los dos incidentes ajenos a la mecánica para los dos Toyota, porque si no la historia de Le Mans habría sido testigo de una proeza inigualable hasta el momento.

La Fórmula 1 también es híbrida

Por si no lo habíais pensado de este modo, la Fórmula 1 también incorpora tecnología híbrida. Efectivamente, el KERS es un acumulador de energía en forma de electricidad, que luego es capaz de dotar al coche de una aceleración extra, una vez liberada a través de un motor eléctrico. La energía se lleva a las ruedas traseras, por construcción, y exactamente es el modelo que usa Toyota en la resistencia.

Es por tanto justo decir que el futuro de la competición es la tecnología híbrida, pero nada más porque es una realidad, ya está en las pistas y es considerablemente mejor y más eficiente que cualquier otra tecnología, incluida la diesel si hablamos de Le Mans. Y para 2014, el reglamento del WEC (el mundial de resistencia) dice que los motores se podrán gestionar como le venga en gana a los constructores, pero que lo que sí se restringirá es el consumo y emisiones. ¿Quién tendrá entonces toda la ventaja de su lado?

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos