Compartir
Publicidad
Publicidad

Los coches eléctricos tienen fama de aburridos, o eso dice un estudio de Continental

Los coches eléctricos tienen fama de aburridos, o eso dice un estudio de Continental
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los coches eléctricos no solo tienen que afrontar retos en el ámbito tecnológico de cara a su introducción. Su imagen en muchos puntos del globo, incluso allí donde las ventas parecen despegar tímidamente, no evoluciona de forma muy popular. Esto es lo que nos revela un estudio llevado a cabo por Continental en Alemania y en Estados Unidos.

Como conclusión principal podemos entender que a los fabricantes les queda un largo camino por fomentar la imagen de los coches eléctricos en estos mercados, y es que dentro de conceptos con los que se asocia este tipo de movilidad no se encuentran los de diversión o deportividad. La creencia de que conducir un eléctrico es aburrido está especialmente arraigada en las mentes alemanas.

Continental 2

Esta tendencia también es así para los estadounidenses, pero no de forma tan acusada, quizá por la diferencia cultural, porque los eléctricos en algunos puntos gozan de más popularidad, o por factores como la irrupción más cercana de Tesla Motors. La cuestión es que el estudio destapa que en proporción son más los estadounidenses se inclinan más por la movilidad eléctrica por diseño, deportividad y diversión en la conducción.

En el gráfico también podemos observar algo que puede parecer obvio, pero que no se ha dejado de preguntar ni de tener en cuenta, que es cómo se ven los coches eléctricos en función de su impacto medioambiental.

Otro dato curioso viene de lo asequible que les parecen a alemanes y estadounidenses los eléctricos. Y es que los primeros, precisamente, los ven en su gran mayoría como una opción no demasiado cara, algo que parece confirmar la imagen que el alemán medio tiene de la movilidad eléctrica, y que no se ajusta en muchos puntos a la realidad.

Continental 3

En cualquier caso, este tipo de opiniones no dejan de ser preocupantes, teniendo en cuenta cómo inciden en las expectativas de futuros compradores. Y es que en una segunda pregunta se cuestiona sobre la intención de comprar un coche eléctrico. En casi todos los márgenes de edad en los que se ha dividido el estudio las expectativas de compra se han reducido comparadas con los datos que se recopilaron en 2011, algo que augura no buenos resultados y mucho trabajo pendiente.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos