Publicidad

La hibridación también llega a las máquinas que preparan las pistas de esquí

La hibridación también llega a las máquinas que preparan las pistas de esquí
Sin comentarios

Muchos son los aficionados al motor a los que les gusta también disfrutar de la nieve y en estos días navideños una inmensa mayoría de esos aficionados acuden a las innumerables estaciones de esquí que poseemos tanto en España como en nuestro país vecino, Francia.

Para mantener esas pistas en perfectas condiciones para el esquí, tradicionalmente se han utilizado potentes máquinas pisapistas impulsadas por motores diesel, que al terminar la jornada de esquí han eliminado esas impracticables bañeras, montones de nieve y calvas y han devuelto las pistas a su estado original, peinándolas con líneas paralelas, dejando escalones laterales perfectos y asegurando superficies perfectamente planas.

2

Desde esta misma temporada la empresa alemana Kässbohrer, una de las más prestigiosa dentro del sector y con más de 40 años de experiencia, ha empezado a comercializar la Pisten Bully 600 E +, un verdadero “monstruo” en la nieve con corazón híbrido, impulsada por motores eléctricos, alimentados por un generador diesel, capaz de reducir el consumo y las emisiones en un 20% con respecto a sus predecesoras.

Esta Pisten Bully 600 E + está impulsada por dos motores eléctricos capaces de desarrollar 190 CV cada uno. Para alimentarlos eléctricamente cuenta con un motor diesel de seis cilindros, de la marca Mercedes-Benz, de 12,8 litros de cilindrada y capaz de entregar 400 CV con un consumo de gas-oíl contenido de tan solo 22 litros a la hora, a 1.500 r.p.m. de trabajo, y con unas reducciones de óxidos nitrosos y CO2 en torno al 20%.

Las primeras estaciones de esquí en incorporar estas máquinas han sido las francesas de Courchevel y Val Thorens y en estas primeras semanas del año se espera que lo hagan las estaciones de Alpe d’Huez y Serre-Chevalier, a las que esperamos que poco a poco se vayan sumando nuevas estaciones a lo largo de todo el mundo con intención de reducir el impacto medioambientas y la emisión de partículas de hollín liberadas a la atmósfera.

3

Además de unos menores costes operacionales por su menor consumo, el motor térmico funciona siempre en un rango óptimo de revoluciones, lo que reduce las averías y mantenimientos. La incorporación de estas máquinas Pisten Bully 600 E + también suponen un ahorro en eficiencia, pues los motores eléctricos producen energía en las bajadas que es aprovechada para impulsar la caña del timón. Además al ser la transmisión de energía eléctrica más eficaz que la hidráulica permite a las máquinas tener más fuerza y ser capaces de operar en mayores pendientes.

Cómo funciona la Pisten Bully 600 E +

Aún así, los amantes del esquí siempre nos hemos preguntado cómo funcionan estos ingenios pisapistas, Cómo hacen para tenerlo todo preparado y pisado para poder esquiar al día siguiente. Una máquina de este tipo, equipada con su grúa en forma de cola de escorpión capaz de soltar un cable de hasta un kilómetro de longitud, pesa 12.500 kg, ¡como para no poder compactar la nieve!. Pues con esto solo no llega.

Lo más importante de una máquina de este tipo es que tenga una fuerza enorme a bajas revoluciones. La pala delantera mueve, reparte y nivela la nieve, las cadenas de sus ruedas machacan la nieve deshaciéndola, la fresa trasera con su rozamiento calienta ligeramente la nieve formando una pequeña película de agua, finalmente el faldón trasero se encarga de alisar la nieve y el frío de la noche hace el resto.

4

A veces es necesario mover cantidades enormes de nieve. El aguijón del escorpión, ese cable que sale de la grúa, se engancha en lo más alto de una pista y, mediante su enorme fuerza, es capaz de tirar de la máquina hacia arriba, con su pala arrastrando de nuevo las enormes cantidades de nieve que los esquiadores han ido desplazando hacia abajo a lo largo del día.

Como vemos es un conjunto de ingenios que trabajando a la vez se encargan de preparar el frío elemento para nuestro disfrute al día siguiente. Pero a bordo de estas máquinas están unos expertos maquinistas que son los artífices de realizar esta maravillosa transformación, disponiendo para ello, hoy en día, de la más avanzada tecnología.

Las estaciones de esquí cuentan siempre con varias máquinas en su flota. Estas suelen trabajar en grupo comunicadas entre sí por radio. Además cuentan con avanzados sistemas GPS que memorizan los sitios por donde pasan y con pantallas de ordenador que informan constantemente al conductor de la situación de los distintos componentes de la máquina, así como de la tensión del cable del cabestrante y de lo que va ocurriendo debajo de la máquina.

Para la comodidad del trabajador, que a veces pasa bastantes horas metido dentro de la cabina, el interior de la Pisten Bully 600 E + está equipado como si de un autocar de lujo se tratara. Los asientos, Recaro, disponen de calefacción y múltiples regulaciones y la cabina dispone de amortiguación.

El puesto de mando incluye, además del volante, el cual basta con girarlo totalmente hacia uno de los lados para que la máquina gire sobre si misma sin moverse del sitio, un joystick para manejar la pala delantera y otro mando para poder manejar y regular la fuerza y la tensión del cabestrante de la grúa.

Fuente | Pisten Bully Vídeo | YouTube En Motorpasión Futuro | Ziesel, la silla eléctrica que estabas esperando

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio