Compartir
Publicidad
Publicidad

Ford emula a Audi en la búsqueda y captura de un diésel sintético a base de éter

Ford emula a Audi en la búsqueda y captura de un diésel sintético a base de éter
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El año pasado Audi nos sorprendía con un proyecto muy curioso que tenía por objetivo podrucir diésel sintético a partir de agua y CO2. Los esfuerzos alquimistas con el e-diesel dieron sus frutos en lo que se ha venido a conocer como Blue Crude, completando una oferta de laboratorio ecológico que incluye también e-gas y e-benzin. Desconocemos si el futuro sonreirá a estos biocombustibles, pero lo cierto es que en la actualidad otros fabricantes se suman con proyectos similares.

Tal es el caso de Ford, que se digna en anunciar que ha invertido 3,5 millones de euros en la investigación de combustibles alternativos, en concreto, un nuevo diésel de eficiencia de combustible mejorada. Con ello se refieren a la utilización de los llamados éter dimetílico (DME) y éter de oximetileno (OME1).

Ford
Claro está, se refieren al éter más industrial con apellido de hidrocarburo alcohólico, y que en este caso, hace las veces de disolvente en la industria química. Ford señala haber desarrollado un método en su centro europeo de investigación en innovación por el que puede producir ambos combustibles a partir de CO2 capturado del aire, mediante un síntesis con energía eólica, solar o productos de desecho. El proceso en sí está bautilizado como procedimiento de “energía a líquido”.

Las autoridades alemanas están financiando también esta iniciativa. La intención de Ford es además materializar el proyecto con uno o varios modelos que pueda utilizar estos alcoholes, empezando por el Ford Mondeo. Por otra parte, la Universidad Aachen RWTH se ha sumado a los esfuerzos en el aspecto más funcional, que no es otro que el de calcular su viabilidad económica y las posibilidades para el desarrollo de una red de repostaje de estos combustibles que pueden almacenarse en depósitos ligeramente presurizados (como el GLP) o convencionales, en el caso del OME1.

El beneficio fundamental de estos éteres es que lograrían reducir muy radicalmente la emisión de agentes contaminantes, compartiendo además propiedades con el diésel actual, lo que le permite ostentar unos rendimientos similares. Los científicos hablan de 3 g/km de CO2 (del pozo a la rueda). La combustión además estaría casi libre de hollín poseería una mayor eficiencia termal y excelentes propiedades de encendido en frío.

Vamos a ver qué resultados entrega este proyecto, porque si bien parece prometedor, llevamos muchos años a nuestras espaldas descubriendo métodos milagrosos de conseguir combustible que nunca alcanzan el mercado.

En Motorpasión Futuro | Siluria encuentra una vía para producir gasolina a partir de metano a mitad de precio, Biogasolina para completar el puzle de los biocombustibles

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos