Compartir
Publicidad

Alemania mantiene su objetivo de un millón de eléctricos en sus carreteras al final de la década

Alemania mantiene su objetivo de un millón de eléctricos en sus carreteras al final de la década
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El gobierno alemán no es muy dado a varias sus previsiones; pero hay veces que parece que quieran negar la realidad. No, no hablamos de sus recetas para sacar de la crisis a los países del sur de Europa, hablamos de los objetivos sobre ventas de coches eléctricos que se han fijado desde Berlín para el final de la década; un millón de coches eléctricos en las carreteras alemanas para 2020.

Pero lo cierto es que con tres años y medio ya pasados, las ventas de coches eléctricos se encuentran en unos más que míseros 3.000 vehículos el año pasado, teniendo en cuenta que se vendieron ese año en Alemania 3 millones de coches. Esto nos lleva a una situación que debieran empezar a venderse coches eléctricos de forma masiva a partir de ahora mismo, cosa difícil que ocurra.

Los alemanes han pasado de ser abiertamente optimistas acerca de los coches eléctricos a desarrollar una desconfianza bastante elevada debido a los mismos parámetros que en todo el mundo; el coste de adquisición, el tiempo de recarga y la autonomía.

Volkswagen Golf Blue-e-motion

El gobierno alemán, a diferencia de otros gobiernos europeos, no ha desarrollado ningún programa específico de ayuda a la compra de vehículos eléctricos, y con un precio de adquisición superior a un vehículo térmico muchos alemanes no ven el ahorro al coche eléctrico.

A todo esto hay que sumar que, al igual que en el caso de Italia, la disponibilidad de combustibles alternativos es muy elevada, sobretodo el biogás, que permiten un coste de utilización muy bajo junto a una alta autonomía y reducidas emisiones, por lo que el que quiera una alternativa eco la dispone sin falta de irse al coche eléctrico. Esta situación hace que las ventas de coches eléctricos no vayan a dispararse de manera espontánea, ya que la demanda real de los mismos es muy reducida.

Pero una buena razón de peso para el escepticismo alemán a los coches eléctricos es que el precio de los combustibles en Alemania no es excesivamente elevado, con el gasóleo rondando los 1,37 euros por litro y la gasolina a 1,47 euros por litro los alemanes tampoco buscan masivamente las alternativas al petróleo como el biogás (1,09 euros/litro), bioetanol (1,15 euros/litro) o del GLP (0,75 euros/litro) para evadirse de un coste energético muy elevado.

Mercedes-Benz clase B200 NGD
Mercedes dispone de varios modelos a gas natural que pueden funcionar indistintamente con biogás

Eso sí, puede que la situación cambie debido a que va a ser a partir de ahora cuando los fabricantes alemanes comiencen a vender sus coches eléctricos, hasta 16 modelos deberían salir a la calle como modelos de producción gracias a la inversión de casi 12.000 millones de euros que ha hecho el sector automovilístico alemán en lo que a movilidad eléctrica se refiere. Ya se sabe, un coche nacional siempre vende mejor.

Pero no sólo en Alemania se es excesivamente optimista con los coches eléctricos. Bajando un poco al sur, el optimismo se mantiene o incluso se aumenta, en España se hablaba de 2,5 millones de vehículos eléctricos para 2020, una cifra que no creo que se alcanzase ni con la economía a ritmo de boom inmobiliario; por lo que tampoco podemos culpar a los alemanes de ser excesivamente optimistas con sus previsiones de ventas.

Fuente | Reuters En Motorpasión Futuro | La Unión Europea espera que España tenga 2,5 millones de vehículos eléctricos en 2020, Alemania rechaza ayudar a la compra de eléctricos, Los fabricantes de coches alemanes buscan producir su propia electricidad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio