Síguenos

130 km/h

Informa la Agencia EFE que el anteproyecto de la reforma del RGC ya habla de los 130 km/h en autopistas y autovías. Una de la condiciones que habrá de cumplirse es la falta de siniestralidad en tramos concretos. En otras palabras, no es una subida automática del límite de 120 a 130 km/h.

Esa es la buena noticia. La mala es que lo de los 90 km/h en vías secundarias iba en serio. Ya dará igual que el arcén sea de 1,5 metros de ancho o inferior, 90 km/h en carreteras de doble sentido de la circulación por calzada. Los dos límites estaban en el tintero desde hace tiempo.

La última vez que se pudo circular legalmente por España a 130 km/h fue antes de la crisis del petróleo de 1973, cuando el limitador no era la señal, sino la raquítica potencia de los coches de los españoles medios. Hoy día hasta el utilitario más petardo (salvo algunos eléctricos) superan tranquilamente esa velocidad.

Autovía

Otras condiciones que deberían cumplirse son trazado óptimo, buen pavimento, buenas condiciones metereológicas y la autorización por señalización variable. Es decir, que serían subidas a 130 km/h de forma temporal.

Que el anteproyecto regule esto no significa necesariamente que finalmente vaya a ser así, pero es bastante más probable, ya que no es un enésimo globo sonda. También ponía en el anteproyecto de otra reforma que los detectores de radares serían ilegales y finalmente se quedaron en un limbo legal por contradicción de varios artículos.

Sobre detectores de radar y carreteras estrechas

Por cierto, según la agencia EP, el borrador también incluye la probable prohibición de los detectores de radar, hasta ahora tolerados, pero era una amenaza latente. Los inhibidores seguirían estando prohibidos, pero los avisadores no. Respecto a las carreteras secundarias más estrechas, podrían limitarse a 70 km/h si tienen pintada la separación de carriles y 50 km/h si no la tienen.

Detector de radar

Bajo la época del PSOE (2004-2011) no hubo interés por la Administración de elevar el límite de velocidad, se concentraron en disminuir víctimas y hacer eficiente el aparato sancionador. Ahora, que hay que recaudar más por combustibles, nos dejan “correr” un poquito más en unos sitios y nada en otros.

A efectos prácticos, se podrá circular casi a 140 km/h de marcador con tranquilidad (casi 130 reales) o a 150 km/h de marcador en tramos “selectos” sin temor a pérdida de puntos. Dependiendo de la calibración de los radares la multa será de 100 euros (50 con rebaja por pronto pago) o de nada. También depende del error de velocímetro del coche.

También será un efecto práctico que en una carretera de la red terciaria, en la que no pasan ni las mulas, un día nos pillen a 100 km/h y nos quedemos sin carné de conducir. Habrá que andarse con mucho ojo sobre esto, y ver de qué forma queda el texto definitivo. De momento es un anteproyecto de ley.

Por último, algunas zonas urbanas quedarán limitadas de forma genérica a 30 km/h, como las calles de un solo carril y sentido, en las que ya se circulaba a esa velocidad o menos a nada que se tuviesen dos neuronas intactas. Además, habrá cambios en las excenciones de uso del cinturón, los taxistas se lo tendrán que poner entre otros.

Fuente | Agencia EFE, El Mundo
En Motorpasión | ¿Estamos listos para subir los límites de velocidad?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios