Sigue a

Presentación Renault Clio

El relevo del Renault Clio ya está aquí. Conocimos sus detalles técnicos y de equipamiento en el mes de julio, pero hoy toca lo realmente interesante, conocerlo en vivo y en directo. Para este encuentro con el nuevo Renault Clio, el fabricante francés ha elegido la capital de la Toscana, Florencia y sus espectaculares alrededores dignos de una postal en los que el Renault Clio ha sabido encajar perfectamente.

Además, la mezcla de ciudad, autovías y carreteras secundarias ha resultado bastante acertada para hacernos una idea de este representante del segmento de los subcompactos. Una estética muy renovada y un reducido surtido de motorizaciones con la cabeza puesta en la eficiencia son las principales cartas del Renault Clio.

Como ya han hecho otros fabricantes, Renault solo sacará el Clio con la carrocería de cinco puertas, por lo que no esperéis modelos tres puertas más deportivos, como mucho se puede esperar una versión familiar y seguirá siendo cinco puertas. Acompañadnos a conocer en vivo a la nueva generación del Renault Clio.

Presentación Renault Clio

Exterior del Renault Clio

Recuerdo que hace unos años los padres de un amigo se compraron un Renault Clio (un fase II) y mi amigo, que luego heredó el Renault Clio, siempre me decía que por fuera parecía pequeño pero que por dentro era enorme. Y la verdad es que bastante razón tenía y ese concepto ha pasado prácticamente intacto a esta cuarta generación del Renault Clio.

El diseño del Renault Clio es un ejemplo de como hacer las cosas bien, adaptando varios detalles estéticos cogidos de varios prototipos del fabricante del rombo e integrándolos en una carrocería de un tamaño muy contenido que apenas pasa de los cuatro metros de largo (4.062 mm) aunque ha crecido respecto a la anterior generación. Las reminiscencias al prototipo Renault Alpine A110-50 y al Renault DeZir en la parrilla, los divisores internos de los faros con múltiples ángulos, las luces diurnas encastradas en la parilla… detalles que acaban vistiendo a un coche.

La parte delantera reune sus líneas para llamar la atención en un punto clave donde se encuentra el emblema de Renault y el nombre del modelo en relieve en el plástico de la parrilla. Esta forma afilada en el frontal y la anchura de la parte trasera hacen que el Renault Clio tenga una estética con una forma muy deportiva en forma de flecha. La carrocería se puede pintar en siete colores diferentes, entre ellos tres metalizados y uno efecto perla (el Rojo Deseo). Las unidades de prueba iban en amarillo opaco y en rojo perlado.

Presentación Renault Clio

Los laterales son muy musculosos y destaca sobre todo la pronunciada curva con una moldura en plástico negro que se situa sobre las puertas y lleva normalmente una tira cromada, pero que en algunas opciones de personalización puede elegirse de otros colores. Para no afear la cintura también muy marcada, han optado por ocultar las manillas traseras en el marco de la puerta, sobre la zona negra, donde quedan disimuladas al estilo iniciado por el Alfa 147 o Seat Leon.

Uno de los pocos detalles exteriores que se pueden criticar del diseño exterior del Renault Clio son las minilunas laterales triangulares que se situan justo al lado de las manillas traseras. Creo que para poner esas lunas tan diminutas se las podían haber ahorrado poniendo un embellecedor de plástico negro o simplemente integrando este trozo negro en el panel trasero.

La parte trasera también rebosa robustez. Los pilotos están colocados con un ligero relieve, junto al paragolpes ancho y elevado dan una gran sensación de altura de la trasera, aportando un toque deportivo al conjunto. El portón tiene un pequeño spoiler que lleva la luz de freno y en los laterales hay dos piezas plásticas en color negro brillante, que a mi parecer, no encajan muy bien en el conjunto.

Presentación Renault Clio

En esta zona también es destacable la zona de caída en los laterales del techo y la luna trasera, que bajan rápidamente en línea curva. El efecto de este techo que cae tan rápido y la anchura de los laterales, le dan al Renault Clio una apariencia realmente bonita. En la zona inferior del paragolpes trasero, bajo la moldura en color negro brillante, se esconde (aunque asoma un poco) el tubo de escape.

En el techo y en una posición muy retrasada se encuentra la antena. Para mi gusto está demasiado accesible para los amigos de lo ajeno, pero optar por una antena serigrafiada con las lunas laterales de juguete que lleva este coche no es viable. El portón lleva en su borde inferior una moldura cromada, mientras que a la derecha encontramos las siglas del motor.

Una de las características del nuevo Renault Clio va a ser un programa de personalización que va a estar articulado en torno a tres motivos principales denominados Elegante, Sport y Trendy. Sobre ellos se pueden elegir varias combinaciones de llantas, molduras y variantes interiores para dejar el coche a nuestro gusto.

Presentación Renault Clio

La llantas que vemos en las unidades que pusieron a nuestra disposición eran las dos posibilidades actualmente disponibles, que son la llanta de aleación de 16 pulgadas en color metal y la misma pero con la parte central de los brazos pintada en color negro brillante. A partir del mes de noviembre estarán disponibles unas llantas de 17 pulgadas bastante bonitas que se podrán elegir entre cuatro colores distintos.

Interior del Renault Clio

Vamos para adentro. Si recordáis la pequeña anécdota que contaba al principio de esta presentación ya lleváis un poco adelantado. Para ser tan pequeño el interior es aparentemente muy espacioso. Este efecto lo consiguen dejando bastante espacio libre a la altura de los puntos críticos de hombros y cabeza.

Los espacios en los que el Clio se adentra en nuestro espacio vital son de codos para abajo. Para mi altura no encuentro cómoda la posición en la que quedan ni el apoyabrazos integrado en el revestimiento de la puerta ni el abatible del asiento, porque quedan demasiado cerca de los codos. Además el roce de codos con el pasajero si va un poco ancho durante el cambio de marchas va a ser constante, porque los asientos van bastante juntos.

Presentación Renault Clio

Es de agradecer sin embargo que prácticamente todas las piezas con probabilidades de ser tocadas estén forradas de materiales blanditos y plásticos de una calidad percibida bastante elevada. Los interiores se pueden personalizar eligiendo varios colores para los tapizados. Si se me permite la sugerencia y tienes pensado darle una oportunidad al Clio, apuéstalo todo al rojo.

En el programa de personalización del que os hablábamos también hay piezas interiores, consisten en el cambio de varias piezas que llevan motivos gráficos y que se pueden elegir entre tres distintos a juego con el exterior. Los embellecedores que cambian son el de plástico del volante, el marco del fuelle de la palanca de cambios, el aro de las salidas de aire y los listones decorativos de las puertas. Probamos uno con estos embellecedores personalizados y he de decir que personalmente no me gustan nada, pero para gustos los colores.

El volante es algo clásico para mi gusto. Deja mucho espacio en el hueco superior del aro para visualizar el panel de instrumentos, que ha sido completamente rediseñado y es de muy fácil lectura. El tacto del volante es muy satisfactorio, tiene varias formas que ayudan a una correcta sujección y el cuero tiene una textura muy agradable. De entre los botones que a mi parecer le faltan al Renault Clio en el volante se encuentra el interruptor para activar el limitador/regulador, que se encuentra en el hueco que queda entre los dos asientos y es un poco inaccesible de activar sin mirar.

Presentación Renault Clio

Vamos a la zona central. Aquí vemos que hay un pequeño saliente con un borde muy pronunciado y que parece una extensión hacia afuera desde el panel de instrumentos. Aunque al principio impacta un poco por su poco usual forma, el proceso de adaptación es rápido y en poco tiempo se hace familiar. Sobre él se montan el sistema multimedia y la climatización.

Todas las unidades de la prueba llevaban el sistema multimedia que podríamos denominar convencional, existirá desde febrero de 2013 la posibilidad de montar el nuevo R-Link del que se están ultimando los últimos detalles. La pantalla de este sistema multimedia va en la parte superior del saliente que os he comentado antes, mientras los controles del aire acondicionado o la climatización van en la parte inferior.

Inciso rápido y conciso para hablar del navegador. A todo el que haya dado matemáticas le habrán contado que existen dos leyes básicas en el mundo de las funciones, la ley del punto gordo y la de la recta astuta. En el navegador parecen haber optado por utilizar la primera, usando una flecha enorme que además de moverse de forma bastante errática, por su gran tamaño lleva en muchas ocasiones a equívoco en intersecciones muy juntas o en algunos desvíos.

Presentación Renault Clio

Los asientos son bastante cómodos, son de una dureza media tirando a blanda. El tacto del tapizado textil es bueno y parece bastante resistente al uso. La sujección del torso es buena y al menos está a la altura del conjunto potencia/neumáticos que equipaban las unidades de prueba y muy probablemente a la de la futura versión de 120 CV, el Renault Clio RS llevará asientos más deportivos.

En la parte trasera hay bastante hueco para las piernas de los pasajeros de las plazas laterales. Sin embargo me temo que el hueco para un hipotético pasajero central es bastante reducido, no creo que tres adultos puedan viajar cómodos en este asiento. Además el puente central es pronunciado, por lo que el pasajero central no se podrá mover con libertad.

Presentación Renault Clio

El maletero tiene una boca de carga que queda algo alta, pero es muy ancha. El maletero de 300 litros tiene una forma muy regular que ayuda a colocar las cosas. Bien colocadas entrarían cuatro maletas tipo cabina de avión y probablemente entraría alguna cosa más. Bajo el tapizado del maletero se encuentra de serie un kit antipinchazos, aunque opcionalmente se puede optar por una rueda de repuesto que queda colgada bajo el piso del maletero.

Como véis es un coche que aunque continuísta en su concepto de base, ha dado un importante paso adelante en diseño, capacidad de personalización y estética agresiva. Esto también se ha notado en el interior, donde se aprecia una evolución bastante importante en término de acabados y personalización, aunque haya algunos detalles como el espacio para los codos que no nos han terminado de convencer.

Esto es todo lo que os podemos contar hoy de este coche estando parado, así que os esperamos mañana para contaros nuestras primeras impresiones sobre que tal se mueve esta cuarta generación del Renault Clio.

En Motorpasión | Renault Clio 2012, Renault Clio, presentación y prueba en Florencia (parte 2)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

45 comentarios