Compartir
Publicidad
10 claves del Ford Focus RS que sólo puedes saber tras haberlo probado
Pruebas de coches

10 claves del Ford Focus RS que sólo puedes saber tras haberlo probado

Publicidad
Publicidad

Desde que probamos a principios de año el nuevo Ford Focus RS no hemos dejado de babear por él. Nos dejó con las ganas de conducirlo durante más tiempo y en diversas situaciones, aunque hay que decir que también disfrutamos de lo lindo entonces en el circuito de Cheste. Ahora hemos vuelto a ponernos al volante y queremos contarte diez cosas que sólo sabrás si lo conduces (o nos lees).

Antes de empezar, apuntar que el Ford Focus RS 2016 parte de los 41.260 euros, lo que lo coloca a medio camino entre los compactos deportivos generalistas como un SEAT León CUPRA (30.800 euros y 290 CV) o un Honda Civic Type R (34.900 euros y 310 CV) y los premium alemanes como el Audi RS 3 (-sin precio definitivo- y 367 CV) o el Mercedes-AMG A 45 (57.550 euros y 381 CV). El más cercano en precio es el Volkswagen Golf R de 300 CV y tracción total, que vale 41.430 euros.

Ahora sí, veamos qué diez conclusiones hemos sacado tras probar el nuevo Ford Focus RS durante más de 1.250 kilómetros y en torno a 18 horas de conducción, en todo tipo de vías, sobre tierra y asfalto, y a lo largo de una semana.

Ford Focus RS 2016, prueba
Ford Focus RS 2016, prueba

1. Atrae muchas miradas por donde pasa

Vale, puede que no haga falta conducirlo para hacerse una idea del número de miradas que atrae allá por donde pasa, pero si queremos comprobarlo en nuestras propias carnes, no queda otra. En ciudades grandes, pequeñas, en carretera o en pueblos perdidos: nadie puede resistirse a mirar este Focus RS y si, además, está pintado en este tono Azul Nitro (1.250 euros) de las fotos, muchos son los cuellos que va a romper a su paso. Y es que guste o no, llama la atención, y mucha gente se para a preguntar. "¿Qué potencia tiene? ¿Es tracción a las cuatro ruedas? ¡Menudo bicho!"

2. Suena más 'gordo' que el Mustang Ecoboost

Si hacéis memoria recordaréis que el año pasado pasamos unos días con el Ford Mustang Ecoboost durante el 7º Encuentro Europeo Cobra y también lo condujimos durante un porrón de kilómetros. Ambos modelos comparten el mismo bloque 2.3 litros de cuatro cilindros fabricado en Valencia, pero son bien diferentes.

En el Focus RS es más potente (350 CV frente a 317 CV), gracias a algunas modificaciones como una culata de aleación firmada por Cosworth, nuevo radiador, turbocompresor twinscroll modificado, filtro de aire o un sistema de escape específico, casi recto, con un único silenciador y una puesta a punto también propia para el RS. De ahí que el sonido sea muy diferente. En el RS el motor Ecoboost suena más gordo y grave, pero además al ahuecar a plena carga también petardea mucho más.

Ford Focus RS 2016, prueba
Ford Focus RS 2016, prueba

3. Eficaz como pocos en conducción deportiva

Se agradece un cambio manual -aunque los recorridos nos resultan algo largos- por el control que permite al conductor, aunque con un buen automático ganaría en prestaciones ya que su aceleración no es tan buena como la de otros rivales. Aún así, nosotros seguimos prefiriendo tener un pedal de embrague a nuestra disposición, qué le vamos a hacer.

Además es un coche que, como dijimos en su día, te pone las cosas fáciles cuando ruedas rápido. Su comportamiento es noble y preciso, goza de gran estabilidad y no te pone en apuros incluso si cometes un error al volante. Es cierto que si le buscas las cosquillas sale a relucir algo de subviraje y que, si no eres paciente con el acelerador, también puedes sacar a pesear la trasera pero, en general, el coche es bastante equilibrado y va sobre raíles. La carrocería apenas balancea y el coche gira muy plano, por lo que te permite llevar bastante inercia en las curvas y no te obliga a tener que pararlo mucho antes de afrontarlas, ya sean lentas o rápidas.

Al buen comportamiento hay que sumar una dirección de peso correcto que permite leer bastante bien las imperfecciones de la carretera y un potente equipo de frenos que no parece desfallecer, al menos en un uso en carretera. El conjunto es, sin duda, de lo mejorcito del segmento.

Ford Focus RS Prueba
Ford Focus RS Prueba

4. Aprobado justito en pistas de tierra

Si quieres hacer alguna excursión por pistas de tierra también podrás, puesto que la capacidad de tracción del Focus RS es sorprendente. Ahora bien, la altura libre al suelo no es la más indicada para afrontar zonas bacheadas o con piedras de buen tamaño, y los neumáticos Michelin Pilot Super Sport en dimensiones 235/35 R19 tampoco son los ideales para tierra.

A pesar de todo arranca el suelo a su paso, aunque es cierto que la dirección pierde peso y no tenemos tanto control sobre el coche como nos gustaría tanto en curva como en frenada. Además, los marcos interiores de las puertas y del portón del maletero se llenan de polvo con facilidad -aunque no llega al habitáculo, obviamente-. Está claro que el RS es un coche de rally, pero en este caso mejor para rallies de asfalto, que es donde realmente es muy efectivo y divertido.

5. Es duro pero no seco, así que no es incómodo

Normalmente los compactos de carácter racing suelen ser poco benévolos con tus riñones (que le pregunten al Honda Civic Type-R, por ejemplo), pero el Focus RS está bastante bien solucionado en este aspecto. Ofrece amortiguadores ajustables en dos niveles de dureza, lo que permite tanto una configuración rígida para conducción deportiva como otra menos dura para viajar o usarlo a diario. En cualquier caso, es una suspensión dura pero no seca, por lo que no resulta especialmente incómoda.

Ford Focus RS 2016, prueba
Ford Focus RS 2016, prueba

6. Tiene sed incluso en viaje, pero no está mal

A pesar de tener un motor de cuatro cilindros (2.3 Ecoboost) el Focus RS es de buen beber. No es un modelo especialmente frugal, aunque también es cierto que tiene 350 CV bajo el capó y al final la sed es la que es. Durante nuestra prueba, de más de 1.250 kilómetros con aproximadamente un 50% de vías rápidas y un 50% entre carreteras secundarias y algún que otro tramo urbano, la media de ordenador marcó 9,8 litros a los cien kilómetros.

En conducción deportiva la media se dispara con facilidad por encima de los 12 litros pero en viaje a velocidades de autovía se puede acercar uno al consumo homologado en ciclo mixto de 7,7 litros a los cien kilómetros. Ahora bien, como el depósito tampoco es enorme, la autonomía ronda los 500 kilómetros.

7. Tu abuela también puede conducirlo

Otro rasgo interesante es precisamente la facilidad de conducción. Primero, es un coche "corriente", con sus tres pedales y su caja de cambios manual, así que cualquiera lo entiende desde el principio. Ya después, el comportamiento es como el de cualquier turismo siempre y cuando hagamos un uso prudente del acelerador, pero... ¡ay amigo! Si pegas un zapatazo la cosa cambia. En este sentido es un coche que puede ser conducido por todo el mundo sin ningún miedo, y por muchos a ritmo elevado, ya que no es exigente y resulta más bien fácil. Pero corre, corre mucho.

Ford Focus RS 2016, prueba
Ford Focus RS 2016, prueba

8. Interior Focus pero con toque racing

Los asientos de serie son mullidos, cómodos y con buenas orejas, pero de manera opcional se ofrecen unos baquet Recaro (1.900 euros ó 2.150 en paquete RS junto a llantas negras de 19" y otros elementos) para contener mejor los movimientos de sus ocupantes y conseguir de paso un aspecto más deportivo del habitáculo.

Son cómodos y no oprimen demasiado como hacen otros, más estrechos. Las únicas dos pegas de estos baquet son la imposibilidad de ajustar la altura, especialmente porque el puesto de conducción queda demasiado elevado para nuestro gusto, y ese punto de incomodidad que añaden las orejas laterales de la banqueta, que obligan a salir y entrar del habitáculo de una forma menos natural que en los asientos de serie.

Eso sí, el maletero pierde del orden de 100 litros de capacidad con respecto a cualquier otro Focus debido a la tracción total, que eleva considerablemente el piso del maletero por la necesidad de espacio en el eje. En total son 260 litros de volumen de maletero.

Ford Focus RS 2016, prueba
Ford Focus RS 2016, prueba

9. En modo Drift es fácil creerse Ken Block

Como ya pudimos comprobar en el momento de la presentación, los modos de conducción de este RS cambian su carácter de forma importante. El modo Sport aviva la respuesta e incrementa la sonoridad, el modo Track permite deslizar algo más la zaga, ideado especialmente para uso en circuito, pero el más divertido de todos es el modo Drift, que como sabéis ablanda la suspensión y envía más par a una única rueda del eje trasero para facilitar el deslizamiento de la zaga y permitir derrapadas épicas de la manera más fácil posible. Cuanto más a fondo pises el acelerador, mejor, y apenas hace falta contravolantear.

Un vídeo publicado por Javier Álvarez (@javieralvarezmp) el

10. Es todo un lobo con piel de cordero

No es tan explosivo como un Audi RS 3 o un Mercedes-AMG A 45 pero tiene mala leche. Para el común de los mortales no es más que un Ford Focus (sobre todo en un color un poco más discreto que éste Azul Nitro), pero lo que no saben es que bajo el capó lleva una buena cuadra de potros salvajes que permiten adelantamientos fugaces. Y eso que no es el mejor del segmento en aceleración, que si lo fuera...

Ford Focus RS 2016, prueba

Ford Focus RS: nuestra puntuación

7.7

Diseño exterior8
Diseño interior7
Calidad7
Habitabilidad8
Maletero7
Motor9
Seguridad8
Comportamiento9
Comodidad7
Precio7

A favor

  • Comportamiento dinámico
  • Capacidad de tracción
  • Motor lleno y elástico
  • Frenos potentes y duraderos
  • Habitabilidad

En contra

  • Subviraje al límite
  • Consumo no muy ajustado
  • Entrada/salida y altura baquets
  • Recorridos largos del cambio
  • Maletero reducido con respecto a otros Focus

 

Ford Focus RS 2016, prueba

Ficha técnica

Versión probada   RS
Cilindrada2261 cm³ Tipo de tracciónIntegral
Bloque motor4 cilindros en línea CombustibleGasolina
Potencia máxima (CV @ rpm)350 @ 6000 Capacidad del depósito51 litros
Par máximo (Nm @ rpm)440 / 470 @ 2000-4500 Consumo urbano10 l/100 km
Masa en vacío1599 kg Consumo extraurbano6,3 l/100 km
Velocidad máxima266 km/h Consumo mixto7,7 l/100 km
Aceleración 0-100 km/h4,7 segundos Capacidad maletero260 litros
TransmisiónManual 6 velocidades Precio41260 euros

El coche para esta prueba ha sido prestado por FORD. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas

Fotografía | Javier Álvarez y Daniel Murias

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos