Síguenos

Había sido una divertida jornada en el circuito disfrutando de los casi 500 caballos del Nissan GT-R. Había conseguido poner en apuros a todos los Porsche que ese día rodaban en pista. Es más, el Nissan GT-R consiguió ganar a un BMW M3 GTR que también estaba participando en las tandas.

Y llegaba el momento de volver a casa, regresar a Inglaterra atravesando el tunel del Canal de la Mancha. Ántes unos 300 kilómetros de carretera, pero la fiesta se aguó a los pocos metros de salir del circuito.

Tal vez un exceso de ímpetu por parte del piloto, a la vista de las marcas de las ruedas sobre la hierba que rodea la carretera, haya sido el motivo de que éste precioso Nissan GT-R haya acabado ahogado en un riachuelo cercano.

Se salió de la carretera por la derecha, y el coche acabó lleno de agua hasta que una grua llegó a rescatarlo. Va a ser complicado que éste Nissan GT-R vuelva a ser el que era, aunque no es del todo imposible.

Gracias a Vayactor por la pista.

En Motorpasión | Dolorpasión™: Nissan GT-R edición pies descalzos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

27 comentarios