Compartir
Publicidad

Querrás este garaje para ver tu Porsche 911 Speedster desde el sofá

Querrás este garaje para ver tu Porsche 911 Speedster desde el sofá
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Pocos son los afortunados que pueden tener el lujo de, primero, poseer un Porsche 911 Speedster de 1989 y segundo, construirle un garaje exclusivo que le rinda homenaje. Un garaje que no es visible desde el exterior, pero con grandes vistas desde el sofá. Un gestor de valores de 46 años de edad llamado Andreas Kümmel ha hecho realidad así su sueño y el de su padre.

El garaje situado junto a su casa, en Núremberg, Alemania, se diseñó gracias a la ayuda de un amigo arquitecto, que trabajó en un diseño en base al coche: tamaño pequeño, cristales que impidan sombras o reflejos... Un templo que rinda homenaje al sueño que su padre no pudo cumplir: tener al serie G antes de retirarse. Kümmel emprendió la búsqueda de un 911 Speedster y cuando lo tuvo, decidió que en vez de la tele, vería su coche cada noche.

Nada que perturbe la belleza del Porsche

Desde una edad muy temprana Kümmel se aficionó a los coches, sobre todo a los Porsche; con solo 14 años probó sus habilidades al volante en medio de la montaña, quedando atascado en el barro y finalmente socorrido por un vecino. Su padre, que se jubiló en 1989, se puso como meta ser el dueño de un Speedster, pero no llevo a cabo su objetivo, por eso su hijo se embarcó en la búsqueda de uno.

Porsche 911 3

Sus primeros intentos fueron decepcionantes e infructuosos; encontró muchos años después en Estados Unidos dos Porsche pero se encontraban en penosas condiciones. Siguió buscando hasta que halló un 993 Arctic Silver Metallic de 1988. Transfirió el dinero a Estados Unidos precipitadamente y lo que se encontró cuando al fin lo recibió semanas después fue un coche averiado.

No cejó en su empeño hasta que encontró en internet el que sería el definitivo. Lo registró en julio de 1989 con 18.800 kilómetros en su odómetro y un motor de más de 200 CV. Semanas después, se le ocurrió la genial idea: quería ver el coche desde el sofá. Y así lo hizo. Debía tener una forma cónica, iluminación especial, cristal mate y paneles de luz con control remoto de forma que ningún reflejo o sombra perturbara la belleza del Porsche.

Porsche 911

En invierno, una burbuja protectora envuelve al modelo y le protege de la humedad. Solo algunos vecinos conocen lo que se esconde tras las paredes del garaje de Kümmel, "algunos creen que tengo una sauna", relata divertido. Algunas noches, se sienta en el sofá, apaga la tele y pulsa los mandos del garaje.

Por si tus dientes no terminan de ponerse largos, el director ejecutivo de la edición tailandesa de Porsche GT, Tenn Xoomsai Na Ayudhya, ya materializó otra fantasía aún más bestia. Cuando quiso renovar su casa en el centro de Bangkok, decidió que sus coches no podían ocupar un segundo plano, y los convirtió en un miembro más de la familia que además, les sirvieran de inspiración. Construyó su casa alrededor del garaje, y así da cuenta de ello en su Instagram:

Mini display.

Una publicación compartida de Sihabutr Xoomsai na Ayudthaya (@tennster) el

Part of the family #appasara

Una publicación compartida de Sihabutr Xoomsai na Ayudthaya (@tennster) el

Chill

Una publicación compartida de Sihabutr Xoomsai na Ayudthaya (@tennster) el

Y después de esto, volvamos a nuestra mundana rutina.

Fuente | Porsche
En Motorpasión | Sí, en efecto, alguien se ha hecho el garaje de Batman en su casa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos