Compartir
Publicidad

Vuelve a mandar el piloto

Vuelve a mandar el piloto
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Alguien puede decir cuál es el mejor coche de la temporada 2008? Durante muchos años fue sencillo definir el mejor bólido. Cuando estaba Schumacher, el dominio conjunto de la Scuderia y de sus manos era aterrador. Luego llegaron un par de temporadas dulces de Renault, en las que empezaba el año siendo el coche más fiable y rápido, y Alonso, con su calidad, sólo tenía que dedicarse durante la segunda mitad del año a contener las acometidas de Raikkonen y esperar la falta de fiabilidad del Mclaren.

En 2007 todo eso empezó a cambiar. Los neumáticos únicos y los cambios de pilotos entre las escuderías principales, junto con la decadencia de Renault y las intrigas políticas, empezaron a pintar un panorama más confuso. A ratos Ferrari y otras veces McLaren parecían ser los mejores, sobre todo en función del circuito o de las condiciones climatológicas. A pesar de todo eso, pareció claro que con un equipo Mclaren centrado y menos confuso el mundial se lo hubieran llevado fácilmente.

Y al fin llegó el 2008 para romper la baraja. La desaparación de las ayudas electrónicas está desenmascarando a los pilotos. No sólo es que se vea al fin cuáles están por encima y por debajo, quienes llegan al nivel y quienes naufragan bajo las circunstancias. Lo mejor de todo es que un muy buen coche ya no tapa los defectos; si partes mal bloqueas ruedas y te vas al verde, si cometes errores machacas los neumáticos y no levantas cabeza, si una pérdida de puestos te pone nervioso caes en el tráfico y te quedas clavado, si no tienes tacto el control de tracción no lo va a conseguir por tí, y si no estás fino en calificación no entras entre los cinco primeros. Y sobre todo, si te falta nivel, mejores pilotos con mecánicas inferiores te pondrán en ridículo.

Es en estas circunstancias donde los cuatro pilotos de las dos escuderías punteras están siendo generalmente tan irregulares y a ratos tan patéticos, lo que me hace preguntarme si sus patrones no se estarán tirando de los pelos ante tamaño desaprovechamiento de recursos. ¿Se merece Kovalainen gozar un año más del McLaren? ¿No es culpable Hamilton de no haber ganado ya el campeonato? ¿Está Raikkonen mentalizado para seguir en ésto? Sólo Massa ha dado más de lo que se esperaba de su calidad, al menos cuando la pista está seca, y hasta el punto de no saberse si el Ferrari 2008 es un coche buenísimo que Raikkonen no deja que veamos, o simplemente un coche bueno con el que Massa está sacando lo mejor de sí mismo. Otro tanto para Mclaren: si el nivel lo marcase Kovalainen, a estas alturas puede que los ingleses hubiesen pensado que tenían un trasto entre manos, tirado la temporada, y mirado hacia el 2009.

En medio de ese campo de vulgaridad, sólo algunos jóvenes pilotos en plural y el gran maestro Fernando Alonso en singular, están demostrando que la Fórmula 1 puede volver a ser cosa de pilotos en mayúsculas usando para sus fines coches más o menos competitivos. Sus dos victorias de este año con un R28 inferior tienen sabor a campeonato del mundo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos