Compartir
Publicidad

Red Bull, convirtiéndose en aspirante

Red Bull, convirtiéndose en aspirante
0 Comentarios
Publicidad

El Red Bull de 2007 era el primero diseñado bajo la total Dirección de Adrian Newey, así que todo el mundo lo esperaba con ansiedad. No es que muchos pensasen que iba a estar listo para ganar, pero se apostaba por él como uno de los que más progresasen en 2007 respecto a la temporada anterior, y así fue.

El coche tuvo muchos problemas de fiabilidad, en relación a problemas de transmisión e hidraúlicos, lo que hizo resucitar las voces que dicen que Newey construye coches buenos y bellos, pero complicados. A medida que avanzó la temporada las cosas mejoraron, pero no se acabaron de desterrar los problemas mecánicos, que siguieron golpeando los momentos de buenas actuaciones de Webber y Coulthard, impidiendo también que brillase el motor Renault.

Todos estas circunstancias imposibilitaron que Red Bull pasase de ser simplemente la mejor del resto, por detrás de McLaren, Ferrari, BMW, Renault y Williams, a una fuerza a tener en cuenta. Su buena forma se notó sobre todo en las carreras sobre mojado, y en las últimas carreras de la temporada, pero cuando la fiabilidad acompañaba la que faltaba era la suerte.

El liderazgo de Cristian Horner se dejó sentir, los dueños austríacos dejaron a la gente trabajar con libertad, se sacaron del equipo las piezas que no encajaban con la especial personalidad de Newey, y se fichó a Geoff Willis para la oficina de diseño, un ingeniero muy práctico que llevará a buena solución las ideas del líder. Su gran reto será encontrar la fiabilidad.

Pero puede que lo más importante sea lo que se está construyendo para el futuro, con mucha inversión en gente e infraestructuras técnicas. Prueba de que las cosas van bien es que la posibilidad de que Fernando Alonso fichase por Red Bull se consideró una posibilidad real, y no una idea estrambótica.

En RacingPasion | Resumen Temporada 2007

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio