Compartir
Publicidad

Mi Gran Premio de Italia 2014: Lewis Hamilton enseña sus cartas

Mi Gran Premio de Italia 2014: Lewis Hamilton enseña sus cartas
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A medida que se acerca la conclusión de esta trepidante temporada de Fórmula 1, la tensión crece a pasos agigantados en el seno de Mercedes. No es para menos: un título de Campeón del Mundo está en juego. En principio, Nico Rosberg debe jugar el papel de líder del Mundial administrando la diferencia que tiene actualmente en la tabla, mientras que a Lewis Hamilton no le toca otra que atacar.

Y si una cosa está clara ya a estas alturas, es que cuando Hamilton ataca, ataca de verdad. Sabemos de sobras cómo es Lewis Hamilton, con sus puntos fuertes y sus puntos débiles, pero por si a alguien le quedaba alguna duda, el domingo en Monza volvió a demostrarlo: ¿esperar al final de carrera? ¿cómo? A la que olió la sangre de Rosberg, no dudó ni un segundo en apretarle de verdad para poner un poquito más de presión, si cabe, al piloto alemán. Y eso es lo que veremos hacer a Hamilton en lo que queda de campeonato, no os quepa la menor duda.

Lewis Hamilton amenaza seriamente el liderato de Nico Rosberg

Porque perdonadme que os diga una cosa: aunque entiendo que está muy bien traída la teoría de la conspiración que proclama a los cuatro vientos que Nico Rosberg se salió intencionadamente en la frenada de la primera variante, no soy de los que compre rápidamente esas elucubraciones. Aquí hay una cosa que clama al cielo: Rosberg lleva dos carreras repletas de errores que hasta ahora no había cometido, en las que está demostrando que su candidatura al título quizás sea mucho más débil de lo que muchos pensábamos.

Sin embargo, Lewis Hamilton, errores lo que se dice errores, ha cometido bien pocos. De hecho, al margen de sus 3 ceros, Lewis sólo ha dejado de ganar 4 carreras: las tres en las que tuvo problemas en clasificación, saliendo el 9º, el 20º y el 22º (acabó en ellas 2º, 3º y 3º), y Mónaco (acabó 2º tras Rosberg). El resto, todo lo que no han sido abandonos, han sido victorias. Y me temo que Rosberg es muy consciente de eso: si Hamilton no tiene más problemas serios, puede tener el Mundial en su mano. Eso sí, Hamilton está a un cero de tenerlo casi imposible, mientras que Rosberg aún puede permitirse uno sin perder opciones matemáticas.

Rosberg y Hamilton.jpg

Cuando digo que Rosberg tuvo una mala carrera, no sólo me refiero a las dos pasadas en la misma frenada de la primera variante. Su ritmo a principio de carrera, cuando podría haberse escapado de un Hamilton que se vio estancado en la salida por una mala arrancada, fue realmente malo, con varias vueltas rodando más lento que el Williams de Felipe Massa. ¿Qué hubiera pasado si Valtteri Bottas no hubiera protagonizado también una mala salida? Yo lo tengo claro: le hubiera dado bastante más guerra a Nico Rosberg, porque el ritmo del finlandés en los libres había sido el mejor de todos los pilotos.

Las estrategias de Red Bull

Uno de los puntos de interés de la carrera, era ver dónde se colocaban los McLaren en la salida, ya que pese a tener un ritmo muy normalito, su velocidad punta los hacía a priori un rival difícil de adelantar en las largas rectas de Monza. Y en pocas vueltas vimos reflejado este aspecto en un trenecito que montó Magnussen a su estela, dejando un grupito de pilotos que lucharían entre ellos estratégicamente con la única parada que estaba prevista para toda la carrera. Sería interesante ver cómo jugaba las cartas cada uno.

El primero en mover ficha fue Sebastian Vettel. En una parada quizás excesivamente temprana (vuelta 16), el alemán entró a montar su juego de neumáticos duros. A priori, era una estrategia bastante agresiva, llevando a cabo un undercut que seguro que tendría sus beneficios en posición en pista a la que todo el trenecito parara, pero que podía ser perjudicial en la fase final de la carrera si esas gomas no eran capaces de aguantar las muchas vueltas que aún faltaban.

Muy inteligentemente, Red Bull jugó las cartas opuestas con Daniel Ricciardo, alargando al máximo su primera parada hasta 8 vueltas después de la de Vettel, cuando todo el trenecito de Magnussen ya había parado a boxes por la reacción en cadena originada por la temprana parada de Vettel. Al contrario que Vettel, la posición en pista a la salida de boxes de Ricciardo no era óptima, pero su ventaja de gomas le permitió marcarse un último stint con duros sensacional, en el que dio buena cuenta de 5 pilotos de los que habían parado pronto tras el trenecito de Magnussen. El último de ellos en ser adelantado, el propio Vettel, pudo presenciar en primera persona un adelantamiento realmente magistral de Ricciardo en una maniobra de engaño preciosa.

Daniel Ricciardo.jpg

El desastre de Ferrari

Sobre Ferrari, poco bueno se puede decir. Carrera para olvidar de Fernando Alonso, con un abandono que casi vino bien por el papel que se estaba viendo obligado a firmar. Ver a Ferrari así en Monza es algo que siempre duele, seas ferrarista o no. Esperemos que una vez finiquitado este fin de semana tan importante, empiecen a moverse las cosas en Maranello. Falta les hace.

El contrapunto a Ferrari, probablemente lo ponga McLaren. Es un coche que ha mejorado mucho en las últimas carreras, y ya se han convertido por méritos propios en unos habituales de los puntos. En Monza, Button nos regaló una preciosa lucha con sabor 2013 con un agresivo Sergio Pérez, mientras que Magnussen volvió a dar muestras de su dureza defendiendo la posición, aunque todo sea dicho, creo que esta vez no merecía la penalización en absoluto.

Para terminar, mención especial a la carrera del ruso Daniil Kvyat. Aunque finalmente no tuvo premio, su remontada desde la penúltima posición de la parrilla fue espectacular, siguiendo una estrategia aún más extrema que la de Ricciardo (también hay que decir que Kvyat pudo empezar con los duros). Ya estaba en los puntos cuando tuvo el problema con los frenos, pero seguro que en ese stint con los medios hubiera escalado alguna otra posición más (la de Kimi Raikkonen, en concreto).

Con esto y el revuelo político que tenemos abierto en múltiples frentes, nos leemos después de Singapur por aquí, o durante la espera en mi twitter (@smarcusf1).

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio