Compartir
Publicidad
Publicidad

Mi Gran Premio de España 2011: lo que nunca pudo haber sido y pareció poder ser

Mi Gran Premio de España 2011: lo que nunca pudo haber sido y pareció poder ser
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con este titular tan poético pretendo resumir lo que desde mi punto de vista fue un extraordinario Gran Premio de Fernando Alonso, a los mandos del que sin duda se mostró como el peor Ferrari de lo que llevamos de año. No sé hasta qué punto pudo influir la decisión de la FIA de declarar alegal el nuevo alerón trasero con el que habían trabajado todo el viernes, pero me temo que no demasiado.

Puede que el devenir de los acontecimientos, de más a menos, dejaran un sabor bastante amargo de la actuación del piloto asturiano, pero si consideramos el rendimiento de Felipe Massa como la referencia media de lo que podía dar de sí el Ferrari en Montmeló (más o menos, pues creo que Massa está hoy por hoy por debajo de ese coche), una 5ª posición era el máximo premio al que podía aspirar. Esta vez, no hubo ni velocidad, ni ritmo de carrera.

Conseguir la cuarta posición en la parrilla de salida fue un auténtico prodigio. Una vuelta que como declararía el propio Alonso, hubiera sido imposible de repetir. Pero el milagro no acabó ahí, sino que se hizo mayor aún al ponerse primero en la frenada de final de recta, tras una salida que hizo rugir de admiración al Circuit de Catalunya como me temo que no hacía desde la inolvidable pasada de Mansell a Senna en el 91.

Sin embargo, y pese a soñar por un instante con un podium que parecía prácticamente imposible visto el ritmo de carrera de Ferrari, la cruda realidad se puso de manifiesto en cuanto Sebastian Vettel se puso a rodar con aire limpio, y se recrudeció en cuanto Alonso montó las gomas duras en su monoplaza, que condenaron al asturiano a llevar un ritmo de carrera lamentable durante más de media carrera. No es de extrañar que Vettel y Hamilton le acabaran doblando, aunque hay que destacar que lo hicieron en menos de 50 vueltas. Calculad vosotros mismos las diferencias abismales en tiempo por vuelta.

El Gran Premio más allá de Fernando Alonso

Esas Pirelli más duras de lo normal que tanto perjudicaron el ritmo de Ferrari, parecieron sentarle de maravilla al pilotaje de Lewis Hamilton. La carrera del británico fue soberbia. No se rindió en ningún momento, y pudo alargar el mano a mano por la victoria con Vettel hasta la última vuelta de la carrera, algo inédito en Montmeló. Y ojo, que además esto ha pasado en Montmeló, circuito donde Red Bull y su perfecto rendimiento aerodinámico tendría que haber barrido al resto. Tras el despiste de Turquía, creo que McLaren va a dar más guerra de la que Red Bull preveía.

Lewis Hamilton en el GP de España de F1 de 2011

Jenson Button también hizo una carrera extraordinaria, pese a su mala salida. Eso condicionó su estrategia, pero se vuelve a demostrar que con un buen coche y las manos adecuadas, cualquier estrategia razonable puede convertirse en exitosa. Porque no nos engañemos, acabar por delante del poleman en Montmeló es sin duda un éxito (el hombre de la pole había ganado 16 de 20 carreras en este circuito). Sobre Mark Webber mejor no extenderse demasiado. Este Webber no es el del año pasado, y su carrera en Montmeló fue un tanto incomprensible.

La costumbre hace que casi ni comente las victorias de Vettel, pero en esta carrera haremos un parón para dar unas pinceladas. Creo que esta vez Vettel estuvo presionado de verdad, y con un coche que tiene un KERS con problemas evidentes, logró defenderse de la presión que debe suponer tener detrás un tío como Hamilton esperando que te pases medio metro en una frenada para lanzarse al interior. El alemán lo tiene muy bien para volver a ser el campeón del mundo de 2011, pero repito, que no se despiste, porque Hamilton va a dar guerra hasta el final.

Concluiré con varias observaciones que al presenciar la carrera en el circuito se pueden ver con mayor claridad. Hispania ya está, por lo menos, a la altura de Virgin. Una lástima el abandono de Liuzzi, pero el rendimiento es sensacional. Como también lo es el de los Lotus, y esta vez a manos tanto de Kovalainen como de Trulli. Gran carrera de ambos, que se pegan con Force India, Toro Rosso y algún Williams. Como se dice en lenguaje escolar, avanza adecuadamente. Carrerón de Sergio Pérez para lograr sus primeros puntos, con adelantamiento a Massa incluido en un sitio nada sencillo. Tampoco estuvo nada mal la remontada de Nick Heidfeld. Sobre Jaime Alguersuari no sé qué decir, pero la cosa no pinta nada bien, y eso que más o menos pudo seguir durante toda la carrera la estela de su compañero.

Jarno Trulli con su Lotus en el GP de España de F1 2011

Sé que me dejo cosas, pero os aseguro que me fui de Montmeló con la sensación de haber vivido una de las carreras más disputadas en este circuito, fundamentalmente por las diferencias que proporcionan las gomas Pirelli. El DRS es una ayuda, pero no es tan decisivo como se quiere vender, pues en coches con ritmo similar, ha quedado claro que adelantar no es cosa de darle al botón y listos. Ahora vienen circuitos donde Ferrari no tiene que sufrir tanto, e incluso puede ir muy bien. No perdamos el norte: Red Bull y McLaren creo que son inalcanzables este año.

Nos leemos después de Mónaco por aquí, o durante la espera en mi twitter (@smarcusf1).

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos