Es el miedo, pero al ridículo

Es el miedo, pero al ridículo
Sin comentarios

Me sorprende mucho cuando escucho a algunos pilotos de la parrilla actual de la Fórmula 1 decir que tienen miedo a que llueva en los grandes premios porque ahora no tienen ayudas electrónicas. Y me acabo preguntando si el miedo es a tener un accidente grave o a pasar vergüenza.

Da la sensación, por cómo hablan, que es el primer año de la historia de la Fórmula 1 que se corre sin ayudas, cuando la realidad es lógicamente la contraria, que eso ha sido la excepción reciente, y no la regla. Toda la vida se ha ido sin ellas, y siempre se han disputado magníficos grandes premios sobre mojado. Ahora dirán: es que los coches nunca han corrido tanto, así que el peligro es mayor. Pero la contrapartida es que nunca han sido las medidas de seguridad tan impresionantes como ahora, y sino que se lo pregunten a Robert Kubica.

La realidad es que no es la preocupación por un accidente grave lo que hace que algunos pilotos sean temerosos de la lluvia, sino el miedo a que se vea descubierta definitivamente la calidad de cada cual. Tuvimos un anticipo de eso en Australia, y estaba seco, así que ojalá llueva el domingo en Malasia.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio