Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Los inicios de las 24 horas de Le Mans, recuerdos de un pasado épico

Los inicios de las 24 horas de Le Mans, recuerdos de un pasado épico
1 Comentarios
Publicidad

\"Logo

\"Logo

\"Logo

En 1923, John F. Duff se puso en contacto con Walter Owen Bentley, fundador y propietario de Bentley Motors, para utilizar uno de sus vehículos para participar en la nueva carrera de resistencia que se celebraría en la población francesa de Le Mans.

Bentley, consideraba que era una locura la prueba y que ningún vehículo iba a poder soportar 24 horas de competición. Pero ante la insistencia y determinación de Duff, le permitió utilizar uno de sus coches preparados en la fábrica y que le acompañara el piloto de pruebas de la marca, Frank Clement.

Finalmente en esta edición de 1923, el Bentley fue uno de los bólidos más veloces, llegando a dar la vuelta en 9’ 39’’; consiguiendo ir en cabeza unas cuantas vueltas; y que acabó cuando una piedra de un competidor que le precedía le impactó, provocando que se estrellara contra un muro, dejándose algún diente en el accidente, pero terminando primeros de su categoría de 3 litros.

Bentley, que llego a última hora al circuito, se enamoró de la carrera y prometió un apoyo total de la fábrica para la siguiente edición: 1924.

Los pilotos, John F. Duff y Frank Clement

Clemente_Bentley_Duff_3Litre
Clemente, Bentley y Duff ante el 3 Litre Sport nº8

John Francis Duff nació el 17 de Enero de 1895 en Kiukiang (China), a orillas del Yangtse, siendo sus padres originarios de Hamilton (Ontario). Entre otras aventuras, fue recordman en Brooklands y Montlhéry, corrió en Le Mans y en Indianápolis (en donde finalizó su carrera de piloto) y, después de una intensa y variopinta vida, murió en Inglaterra, al sufrir una caída de caballo el 8 de Enero de 1958.

Frank Charles Clement, nació el 15 de Junio de 1886, piloto Británico que fue reclutado por Bentley para ser piloto de pruebas, formo parte de los "Bentley Boys", que durante la década de los 20, compitiendo de forma habitual en las 24 horas de Le Mans. Es curioso que sobre este piloto, a diferencia de la intensa biografía de su compañero de equipo, prácticamente no haya información.

Ambos compitieron juntos con los Bentley en 1923 y 1924.

El vehículo, un Bentley 3 Litre calzado con Dunlop

La evolución del Bentley en 1929
La evolución del Bentley en 1929, con Tim Birkini

El 3 Litre fue el deportivo que puso a Bentley en el mapa automovilístico. Era un coche grande en comparación con el pequeño y ligero Bugatti que por aquel entonces dominaba las carreras.

el coche más rápido en el mundo. Ettore Bugatti.

El 3 Litre, llevaba un motor de cuatro cilindros en línea, con una cilindrada de 2996 centímetros cúbicos, lo cual era un motor grande para su época. Pero lo que marcó la diferencia fueron las novedades tecnológicas que incluía.

Entre ellas se puede destacar las cuatro válvulas por cilindro, impulsadas por un árbol de levas; también el que fue uno de los primeros en utilizar dos bujías por cilindro y dobles carburadores; y, a diferencia de los primeros modelos, llevaba frenos a las cuatro ruedas. Las cuales iban calzadas con neumáticos Dunlop.

Su potencia era alrededor de 70 CV, que se administraban con una caja de cambios de cuatro velocidades, permitiendo que los 3 Litres pudieran superar los 160 km/h. en la versión Super Sports.

La victoria llega en las 24 horas de 1924

Después de la toma de contacto de Walter Owen Bentley con las 24 horas de Le Mans en 1923, y después de ser testigo de la épica carrera de John Duff y Frank Clement (incluido el accidentado final), el propietario de la fábrica estaba plenamente comprometido con la carrera.

Duff, que finalmente corrió como un participante privado, dió las indicaciones de las cosas que había que evolucionar en el vehículo sobre la base de uno de los coches de la concesionaria, partiendo de la experiencia que acumuló en la carrera del año anterior.

Así el 16 de Junio de 1924, 24 horas después de correr hacia el Bentley Sport número 8, el tándem Duff/Clement ganaron la carrera, con 16 Km de ventaja sobre el 2º clasificado. Habiendo cubierto 2.077,34 Km a 86,55 Km/h de promedio. Y consiguiendo una vuelta rápida con un 9’ 19’’ a una media de 111,168 Km/h.

Bentley EXP Speed 8 nº8

Tuvieron que pasar más de 7 décadas para volver a ver un Bentley ganando en Le Mans. Pero en un circuito muy diferente (asfaltado, por ejemplo), al igual que los bólidos de competición.

Así como muestra de la evolución, que no comparación, el Bentley EXP Speed 8 número 8, de la categoría GTP de 2001, supero los 4.165 km en 306 vueltas, a una velocidad media de 172,493 km/h. O en 2003, el Bentley Speed 8 de la categoría superior de LMGTP, hizo 377 vueltas a una media de más de 214km/h

Por último, este año (2012), el Audi R18 Ultra, ha dado la vuelta rápida a una media de 240,3 km/h… para que digan que esto no es el siglo XXI con el que soñábamos de pequeños.

Más información | Dunlop Motorsport History, Jhon Duff Fotos | NetCarShow.com, Wikipedia, Scale 143

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos