Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Campeonato de España de Velocidad, Albacete 2012. Una mirada diferente desde bambalinas

Campeonato de España de Velocidad, Albacete 2012. Una mirada diferente desde bambalinas
0 Comentarios
Publicidad

\"Logo

\"Logo

\"Logo

Se ha celebrado, el pasado fin de semana del 22 de marzo, la prueba del Campeonato de España de Velocidad en Albacete. Pudiendo disfrutar, el aficionado que se ha acercado a la manchega ciudad, unas bonitas carreras con emoción y resultados inesperados.

Adrián Bonastre, Román Ramos y Álex Márquez han conseguido la victoria en sus respectivas categorías. Pero hoy queremos compartir con vosotros una mirada diferente, desenfocada del espectáculo, y centrada en todos aquellos que no son protagonistas de las portadas de los medios.

Pero sin los cuales esta competición no sería posible de ser organizada, ni llevada a buen puerto. Este es un pequeño homenaje a todos aquellos que desde la sombra construyen héroes.

Comisarios de pista y organización

Comisarios de pista

7:00 de la mañana, Circuito de Albacete. Ancha y plana es la Mancha, con un puntito de fresco en el ambiente que indica, de forma ineludible, que va a caer un sol de justicia a medio día.

Una caravana de todo tipo y marca de vehículos va entrando en los parking reservados, rebosantes de personas de toda edad vestidos con monos naranjas. Son los comisarios de pista que realizan la señalización con las banderas y corren a ayudar a los pilotos que tengan dificultades o caídas en su escapatoria asignada.

Lo primero que debo indicar es que las carreras de moto a píe de pista son muy aburridas. La visibilidad de la carrera en su conjunto y de las diferentes batallas por los puestos de pódium o de, simplemente, pundonor, se pierde totalmente a partir de la segunda vuelta. Cuando se ve pasar una y otra vez diferentes competidores por la restringida vista que puede abarcar, como mucho, un par de curvas. Nada que ver con la visión desde las gradas o, cómodamente en el sofá de tu casa ante la televisión.

Además, junto con los cámaras de televisión y los fotógrafos, están a plena intemperie. Protegidos por un parapeto que lo único que da es sombra (no me quiero imaginar con un buen aguacero como terminas hay debajo), pero no quita ni un ápice del calor sofocante.

Burn Out

Y como momento más gratificante, el que se detenga uno de los pilotos y celebre con el grupo de comisarios la carrera. Quemando neumático trasero, y entre una gran humareda de goma recalentada, banderas ondeantes, gritos y aplausos.

Eso si no les toca estar en el pit lane, haciendo de barrera humana para que nadie entre en el carril de paso hasta que se dé la salida, y después asegurándose que ningún “listillo” se vaya al muro sin tener la acreditación adecuada. Que lo único que ven de las carreras son los equipos en los boxes mirando los monitores, y dejándose los tímpanos cada vez que pasan las motos detrás de ellos.

La gente de la moto es muy tranquila, en este tipo de eventos no hay nunca problemas.

Otro puesto desconocido es el de un par de comisarios que, desde el muro, localizan los participantes por su dorsal para que dirección de carrera sepa quien ha entrenado y quién no.

Por último, los de la cabina de final del pit line. Uno, controlando y señalando con el juego de banderas de turno, mientras otro se cuece a fuego lento a su lado. Sin perder la sonrisa cuando se nos ocurre hacerle una foto.

Pero hay mucha más gente implicada, como es la organización.

Desde los miembros que dan el paso y verifican que las acreditaciones tienen el nivel suficiente para abrirte la valla o el acceso a la parrilla de salida, que se tiran todo el evento de pie sin perder la paciencia.

Al equipo de seguridad del circuito, privados, con porra y esposas. Que están para velar porque nadie se desmadre y que reconocen que la gente de la moto “es muy tranquila y que en este tipo de eventos no hay nunca problemasa diferencia que en el futbol, pienso yo. Que, bajo el sol de justicia de Albacete, miraban de reojo a la guapa acompañante de Álvaro Bautista. Sin perder de vista el pit lane e imponer con su presencia, con un punto de sheriff del oeste, el orden sin necesidad de pasar de una mirada dura al aficionado transgresor.

Y sigue el listado de personas que son parte implícita e imprescindible del CEV. Los comisarios técnicos de las verificaciones. Que en el parque cerrado, aun derritiéndose el asfalto por el sol y las motos, recién terminada la carrera, que parecían sacadas del mismísimo infierno por la temperatura que transmitían, se pusieron a comprobar que nadie se salía del reglamento técnico.

Verificaciones técnicas

Los de protocolo, por decirlo de alguna manera, que llevan a los ganadores borrachos de alegría y de cansancio, en volandas, desde la pista al pódium. Y de allí al pequeño salón de actos para la entrevistas. Con firmeza, sin pausas y manteniendo el pulso contra el tiempo, que la siguiente prueba ya ha empezado a calentar los motores.

Periodistas, fotógrafos y medios de comunicación

He de reconocer que las condiciones de trabajo del circuito de Albacete son bastante cómodas para los medios escritos. Una sala amplia con aire acondicionado, con lo monitores de los tiempos y la señal de televisión interna. Incluso una bandeja llena de bocadillos de jamón serrano y una nevera con agua y refrescos. Para que no nos faltara de nada.

Sala de prensa

Un equipo de la organización para ayudarnos con la Wifi, con las hojas de tiempos y todo lo que pudiera ser de ayuda al numeroso grupo de medios que nos congregamos para seguir el CEV.

Pero de entre nosotros destacan unos locos con unos cachivaches que, ya se huele, deben valer una fortuna: los fotógrafos.

Esas preciosas imágenes que acompañan los artículos repartidos en decenas de medios de comunicación en Internet o en papel, son el fruto de un trabajo ímprobo de estos profesionales. Que, un humilde bloguero con una 450D, no puede más que intentar emular de forma lejana, como se puede ver en la capturas que acompañan este artículo.

Se les puede observar moverse durante todas las carreras con sus enormes objetivos a cuestas, en las curvas y rectas de todo el circuito. Y, si te sitúas al lado de alguno de ellos, lo que más sorprende es la velocidad con que sus carísimas cámaras de foto son capaces de lanzar ráfagas de capturas.

También los puedes ver por el padock o por el pit lane haciendo las fotos de rigor a las pit babes, y a todo aquello que pueda tener interés o que pueda apoyar y dar fuerza a los artículos que salen esa misma tarde, vía email, al resto del mundo.

Cámara de TV

Volviendo a los sufridores, el primer premio se lo llevan los operarios de las cámaras de televisión. Primero porque su situación en la pista no es lo más cómodo del mundo. Al igual que los comisarios están en uno parapetos que dan sombra, pero poco más. El calor debe ser, al menos, un tanto agobiante. Además, ellos sí que ven la carrera solamente desde el objetivo de las enormes cámaras de televisión y repitiendo una, y otra, y otra vez la misma toma. Durante las 18 o 19 vueltas que dura la carrera. Pero, hay que reconocer, su trabajo provee la forma más cómoda de seguir una carrera de motos.

Lo más sorprendente es que estaba rodeado de profesionales con muchos años de experiencia siguiendo competiciones por todo el mundo. Y aún exclaman como todo buen aficionado cuando Noyes pierde la segunda posición al caerse, o Torres en la última vuelta y yendo primero comete un error, se va al suelo y le da su primera victoria a Román Ramos.

Sigue habiendo pasión, y lo notas en las conversaciones sobre Alonso, Checa en SBK, sobre lo que le ha pasado a Barberá (que mala suerte). Cuando en el aire hay amor por la profesión y por los deportes del motor. Y así, es un poco menos difícil dedicarle tantas horas al trabajo.

Continuara...

Dunlop

Más información | CEV, CEV Buckler 2012: Adrián Bonastre, Román Ramos y Álex Márquez se llevan la victoria en Albacete En Boxes Dunlop | De donde salen los Campeones del Mundo, CEV 22 de Julio de 2012 en Albacete

Publicidad

También te puede gustar

Inicio