Sigue a Motorpasión

Volkswagen Golf IV

Un paso imprescindible en la vida de un conductor es el carné de conducir. Se trata del bautismo a efectos automovilísticos, el inicio de una etapa de nuestra vida en la que seremos menos dependientes de los demás para ir de un lugar a otro. Es una etapa muy importante, aunque algunos buscan que sea lo más breve posible.

Vuelvo a inicios de 2004, cuando empecé a sacarme mi licencia, y me pongo en el pellejo de quien está aprendiendo. Todas las autoescuelas de la zona pactaban precios y los presupuestos me salían con diferencias mínimas, y como no quería ir a Madrid capital a dar clase, escogí autoescuela por el color verde de los ojos de la recepcionista. Era preciosa.

En ese momento desconocía qué hacía que una autoescuela fuera mejor o peor que otra, así, siendo todas “iguales”, elegí, además de por las vistas, por la comodidad de su ubicación. Ahora que lo veo, pienso que tendría que haber hecho una investigación de mercado superior, pero no me arrepiento de la elección, salió muy buena.

Coche de autoescuela

Hay que elegir autoescuela con criterio

No hagáis como yo, y pensad dónde vais a meter vuestro dinero. Lo importante es que os den una formación adecuada. Podéis consultar a vuestros amigos y conocidos sobre cierta autoescuela. Si el profesor llevaba a los alumnos a hacer recados o era un desastre como persona… buscamos otra, sin medias tintas.

Lo de ahorrarse dinero aprendiendo de los familiares o amigos es un error, ya que no son profesionales. Cuando aprendes de otra persona, te puede pegar sus manías, sus creencias o sus costumbres, y cuando uno aprende, es una esponja: es más fácil absorber. Además, hoy día esas “clases” son un delito contra la seguridad del tráfico.

En su momento intenté aprender algo, cuando no era un delito, como arrancar el coche cuesta arriba o cambiar de marcha. La realidad es que aprendí muy poco y me llevé más de un bocinazo. En la primera clase de autoescuela ya me movía con naturalidad con el cambio de marchas, el profesor se dedica a eso, enseñar a noveles.

Dinero en el coche

Durante nuestra vida como conductores nos vamos a gastar miles de euros en el coche, aunque solo tengamos uno. Ya os pusimos el ejemplo de que un simple Honda Civic, a lo largo de 160.000 km, pueden suponer a su dueño casi 60.000 euros entre lo que cuesta el coche y diversos gastos. Es mucha pasta.

Sacarse el carné es un coste más, y como cualquier otro coste asociado al coche, algunos ahorros pueden salirnos muy caros. Si aprobamos el práctico con 8-12 clases, puede que tengamos el carné en nuestras manos pero la calidad de nuestra formación habrá sido muy insuficiente. Luego pueden llegar las lamentaciones (siempre van después, nunca antes).

Por lo tanto, olvídate de presupuestarte el mínimo de clases posibles. Cada persona es un mundo, y hay gente muy espabilada que aprende muy rápido, y hay gente muy torpe. En mi segundo examen práctico suspendió por tercera vez una mujer de 30 años que llevaba más de 70 clases. Mi recomendación es la siguiente:

Autoescuela low-cost

Escenario optimista, realista y pesimista

Imagínate que en un escenario optimista, te sacas el carné con 15 clases. Pero mejor sé realista y piensa que serán 20-40 clases. En último término plantéate que el volante no es lo tuyo y necesitas un par de horneadas más, y que más bien serán 60 clases. Elabora pues tres presupuestos por autoescuela.

Es cierto que hay ofertas buenísimas (en apariencia) de sacarse el carné por muy poco dinero usando vales grupales u ofertas explosivas de “sácate el carné en quince días”. Si el consejo de un profesional te sirve de algo, olvídate de todo eso. Si te pasas de los topes, te puede salir más caro el collar que el perro. Te recomiendo que leas esto.

Tampoco tengas prisa por sacarte el carné en una fecha tope (como antes de irte de vacaciones), cuanta más prisa tengas, más presión tendrás. En primavera me planteé sacarme el carné antes de los 21 por mis narices, y me lo saqué dos días antes. Tuve meses de plazo, ¡no semanas! Esto no es la Fórmula 1, no importa llegar el primero, sino terminar la carrera.

Libro de autoescuela

La teórica es tan importante o más que la práctica

En cuanto a la parte teórica, no se trata de que memorices como el loro de un pirata, sino que sepas razonar y asociar conceptos de forma inteligente. Es ni más ni menos lo que harás cuando seas un conductor real, no hay que ser un simple loro, sino un ser inteligente. Así sacarás los exámenes con la gorra. Si no, dependes de tu memoria.

El libro puede parecer un soberano bodrio pero muchas de las cosas que expone te serán muy reales un buen día, y más te vale que las sepas. Yo reconozco que la parte de primeros auxilios la tengo bastante bastante verde, debería repasarla porque es la parte que peor llevo. El resto creo que lo tengo muy fresco tras ocho años.

Cuantos más tests hagas, mejor. Donde suelas fallar, acude a teórica y pregunta a tus profesores, y que te expliquen y ayuden a razonar, para eso les pagas. La autoescuela no es un lugar donde te dan un coche de alquiler con un plasta a tu lado solo para quitarte de en medio un obstáculo llamado examen. Sirven para formarse.

Quizá un día te veas en la tesitura de cambiar una rueda, o que siendo andaluz te vayas un día por Asturias y conduzcas con una visibilidad de 10 metros. Puede que te lamentes de que eso no te lo explicó nadie en la autoescuela pero, ¿leíste el libro? ¿Consultaste las dudas? ¿O no será que solo aprendiste lo imprescindible para aprobar?

Es recomendable, como apoyo a lo que enseñan en la autoescuela, leer de cabo a rabo el manual de instrucciones de algún coche que haya en la familia, o si no es el caso, el de un amigo. Descubrirás el sentido de muchas de las cosas “inexplicables” del libro de teórica o que te pueden ocurrir conduciendo.

Algunos manuales son muy alarmistas y te advierten de riesgo de heridas graves o muerte incluso bajando el portón del maletero. No te lo tomes a broma. Piensa que, salvo algún que otro suicida, el que tiene un accidente o muere no suele empezar el día con la idea de “Hoy es un día genial, voy a tener un accidente”.

Mini Cooper

Esfuérzate por aprender y nunca dejes de hacerlo

Tanto si te estás sacando el carné ahora, como si te lo sacarás en dos años o ya lo tienes, observa siempre. No seas un simple pasajero que se duerme. Ten la mente activa y lee las señales, comprende el tráfico, ten curiosidad y pregunta a los que saben más que tú. Huye de listillos y enterados.

Incluso tu padre puede ser una excelente persona, un buen padre y un conductor desastroso que culpa de todo siempre a los demás. Por mucho que le quieras, no es un buen ejemplo. Puede ser en cambio mejor referente tu madre, esa que solo reconoce los coches por el color, pero ni tiene accidentes ni los tendrá porque es prudente, cauta y respetuosa con los demás.

Incluso con el carné en la mano, el aprendizaje no ha hecho sino empezar. Incluso a estas alturas de mi vida, tras concudir más de 300 coches distintos, fabricados entre 1954 y 2012, no dejo de aprender cosas. Sigo teniendo esa curiosidad que tenía a los 20 años, cuando no sabía qué significaban muchas cosas (y ahora me sonrojo por ello).

Sueños

Si no eres un enamorado de la conducción y asumes que siempre conducirás coches básicos para ir de A a B, haz un esfuerzo adicional, lo vas a necesitar. Ni la sociedad ni tú queremos que seas un conductor que se asuste de todo, que odie el coche y que o todo le es favorable o se coge el autobús.

Si te pones en ese plan viaja en taxi o transporte público toda tu vida. Ahorrarás dinero y disgustos a terceros. También te diré que no tengas prisa por sacarte el carné, pero tampoco lo demores sine die como casarte, tener hijos o leer El Quijote. A mayor juventud, mayor facilidad para aprender.

También hay que decir una cosa, a mayor juventud, más rápido aprende uno, pero más rápido se cree que sabe. La soberbia es un pecado que cometen tanto los novatos como los senior que llevan 50 años conduciendo mal. Cuando uno pierde la humildad en este tema, va por muy mal camino, se equivoca, y un día lo verá constatado, no sé si en un año o en 50.

Conductora novel

El mal conductor no nace, se hace

¿Por qué insisto tanto en esto de la formación cual abuelo cebolleta? Fíjate en qué se queja la mayoría de la gente: que los demás no saben conducir, que son maleducados… siempre culpando a los demás, pero ¿qué hay de la autocrítica? Pues todo empieza en la fase del aprendizaje.

Incluso hoy, cuando cometo un error, reflexiono sobre ello. Me pregunto cómo habría de haber obrado, qué debo hacer para evitarlo, y qué podría haber pasado. Eso hay que hacerlo hasta el día que se cuelga el volante y no se vuelve a conducir. Ni estamos solos en la carretera, ni es una actividad libre de riesgos.

Igual me lee alguien que ya tiene años de experiencia y se da por aludido en algo. Me alegro de que así sea. A veces nos olvidamos de cómo éramos cuando nos llamaban novatos o noveles, y aquí todos lo hemos sido o lo seremos. Nadie se libra. Siempre que puedo, me hago un flashback y me pongo en el pellejo de aquel alumno de 20 años que fui. Me ayuda.

Conducción en circuito

No quiero insinuar que quien se saca el carné en un mes entero es un aspirante a cadáver, tampoco es eso. Hay de todo. Pero si estamos todos de acuerdo en que la formación adecuada ahorraría dolores de cabeza, dinero, muertos, atascos y toda clase de agravios, vamos a tomárnoslo en serio desde el primer día. Esto no es un juego.

Pensemos en ello. Si todos fuésemos conductores idealmente formados, no habría radares, ni habría que recordar a la gente cosas de perogrullo como que lleven aire en sus ruedas, que no agoten el depósito hasta quedarse tirados o que si bebes no conduzcas. Es de sentido común, pero la amnesia es epidémica en algunos casos.

Pasada la época de la autoescuela, se puede volver cuando se precise para reciclarse, o pagar formación suplementaria: conducción eficiente, conducción segura, conducción en circuito, etc. El carné es un permiso administrativo para circular que has merecido a efectos legales. Que sepas conducir bien es otro tema.

Vídeo | Youtube
En Motorpasión | Especial #miprimercoche

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios