Sigue a

Subaru BRZ

El lanzamiento del Subaru BRZ, que comenzará a venderse de forma oficial a partir del próximo mes de diciembre, parece llegar en el momento idóneo en un mercado, el español, dónde ya no “cualquiera” puede permitirse un coche de más de 45.000 euros para divertirse y fardar entre los amigos.

Cada día la recesión económica, el menor poder adquisitivo de la población, el aumento del precio de los combustibles y el cierre del crédito por parte de los bancos entre otros factores echan para atrás a muchos españoles que barajan la opción de comprarse un coche nuevo.

Por suerte siempre existirán Petrolheads, gente para la que su coche es mucho más que un medio de transporte capaz de llevarte de un punto A a un punto B en el menor tiempo posible, con el mayor confort y los consumos más contenidos. Para ese tipo de gente que busca algo más, el Subaru BRZ se lo ofrece por menos.

Subaru BRZ

Esa fue una de las premisas a la hora de desarrollar el deportivo japonés, conseguir un coche que gracias a la sencillez y simplificación, ofreciese un comportamiento dinámico, ágil y deportivo que por naturaleza se combinaría con un precio ajustado a esa sencillez.

He de admitir que el Subaru BRZ aparte de a nivel dinámico, en cuanto a equipamiento, ofrece más de lo que me esperaba de él. Como ya comenté en la primera parte de la prueba, el Subaru BRZ tiene poco que envidiar a muchos de sus rivales en cuanto a nivel de acabados interiores.

Los plásticos de alta calidad, muchas partes forradas en piel con las costuras en contraste (acabado Premium), un tacto general de los mandos muy agradable, detalles como los asientos forrados en alcántara y piel o el climatizador bizona lo sitúan a un nivel muy semejante al de sus rivales.

Subaru BRZ

Puede que solo el tacto de algunos mandos, como los botones de la radio o el ridículo reloj digital situado sobre la consola central sean los únicos detalles que ensombrezcan un poco un conjunto que brilla por su calidad.

Dos versiones para que no dudes demasiado

El Subaru BRZ está disponible en dos versiones diferentes, una denominada Sport y la otra denominada Premium. La Sport es la más económica, con un precio base de 30.900 euros y un equipamiento muy completo. El protagonista de nuestra prueba era la versión con el acabado más alto, pero antes de conocerlo en detalle veamos que ofrece de serie el Sport.

El equipamiento de serie de la versión Sport incluye faros de xenón con activación automática, luces diurnas de LED, ordenador de abordo o retrovisores exteriores eléctricos, plegables y calefactables. Son una serie de elementos que en muchos de sus rivales más directos se pagan como opción.

Subaru BRZ

A todos ellos hay que añadir otros como el Smart Entry que permite entrar y ponerlo en marcha sin llave llevando tan solo el mando en el bolsillo, el climatizador bizona con aire acondicionado, cierre centralizado o el volante y la palanca de cambio forrados en cuero.

El equipo de sonido con lector de CD, seis altavoces y las entradas de audio a través del auxiliar o a través de USB son también algunos de los elementos de serie.

La única opción disponible en esta versión Sport es la pintura metalizada por la que tan solo tendrás que pagar 385 euros. Si quieres más equipamiento, directamente tendrás que desembolsar los 32.400 euros que cuesta el nivel de equipamiento Premium, que por solo 1.300 euros más respecto al modelo básico incluye muchas e interesantes opciones.

Subaru BRZ

El Subaru BRZ con acabado Premium destaca por la tapicería de los asientos deportivos en cuero y alcántara, que se combina con otras partes del habitáculo también en los mismos materiales.

El Premium también lleva faros antiniebla y asientos delanteros con calefacción de dos niveles. Aunque la unidad de pruebas (de pre-serie) equipaba un vistoso navegador, este no está disponible en el modelo definitivo que se venderá en España.

Así pues, el equipamiento de serie del coche es de lo más completo para un coche que apenas pasa de 30.000 euros y además por mucho que queramos equiparlo, es imposible que nos pasemos de 32.400 euros.

Subaru BRZ

Caja de cambios manual o automática con levas

Una de las pocas opciones disponible tanto en el nivel de acabado Sport como en el Premium es la caja de cambios automática de seis velocidades con convertidor de par y levas situadas en el volante.

Aunque no la he podido probar, leo que el funcionamiento de esta es muy bueno, con cambios en solo 0,2 segundos. Tiene dos modos de funcionamiento, el M (manual) y el Sport. Al reducir automáticamente hace el doble embrague para que las marchas se engranen a la perfección.

El precio de esta caja de cambios automática secuencial con levas en el volante es de 2.000 euros más para cualquiera de los dos niveles de equipamiento, de forma que el Subaru BRZ más caro que se puede configurar es el Premium con caja automática y pintura metalizada que tendrá un precio de 34.785 euros.

Subaru BRZ

En materia de seguridad no hay diferentes niveles

Aunque hay dos niveles de equipamiento diferentes, estos no varían los elementos de seguridad que ofrece el BRZ. Todos ellos equipan doble airbag frontal para conductor y acompañante, airbag para las rodillas del conductor o airbags laterales.

Completan el equipamiento específico de seguridad los anclajes ISOFIX para las sillas de los niños, el ABS, el repartidor electrónico de frenada EBD o el control de estabilidad VDC que como ya comentamos tiene tres niveles de funcionamiento: normal, deportivo o completamente desconectado.

Continuará con un vídeo, así que estad atentos…

En Motorpasión | Subaru BRZ, prueba (exterior e interior, conducción y dinámica)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios