Sigue a Motorpasión

Hyundai Veloster Turbo

¿Tres puertas o cinco puertas? ¿Y por qué no ambos? El Hyundai Veloster no tiene ese problema, por el lazo izquierdo tiene una puerta, por el derecho dos, una solución única en el mercado. Probamos la versión “pata negra” de 186 CV, el Veloster Turbo, más interesante que el asmático atmosférico.

En una ocasión reciente, pude probar casi cualquier modelo de esta marca, pero consideré que este es el más interesante para nuestra audiencia. Así que seguí los consejos de mi bisabuela: “Hijo mío, ante la duda, tú siempre coge un Turbo”. Vale, es mentira, no sabía que era Turbo.

No es el primer coche divertido que hace la marca surcoreana, pero este es de los más logrados, y a falta de Genesis Coupé, es lo más deportivo que tienen en nuestro país. Se ofrece con motores gasolina 1.6 GDi de 140 CV, o 1.6 T-GDi de 186 CV, siempre con tracción delantera, única carrocería, y cambio automático o manual.

Hyundai Veloster Turbo

Diferencias entre Veloster y Veloster Turbo

Para empezar, la tiene más larga, la carrocería. Ha crecido 30 mm por los paragolpes delanteros y traseros, más abultados. También tiene faldones laterales, luces antiniebla y parrilla frontal específicos. Las llantas de 18”, opcionales en el GDi, vienen de serie en el Turbo. Los neumáticos con Hankook Ventus Prime² 215/40 R18.

En la parte trasera encontramos un alerón destinado a mejorar la penetración aeródinámica y la estabilidad alta velocidad, pues pilla 214 km/h. En la parte trasera vemos doble salida de escape gemelar en el centro, y la vistosa insignia “Turbo” que despeja las dudas que pueda haber.

Por otro lado, es 15 mm más ancho que el Veloster GDi. La altura permanece invariable en 1.399 mm. Por tamaño, el Veloster compite con RCZ, Scirocco, CR-Z, etc. Son 4,25 metros de largo, es decir, dimensión de compacto. No se trata de un 2+2, sino de un cuatro plazas, así que es más versátil, y no olvidemos el dato del maletero.

Hyundai Veloster Turbo

Un coupé compatible con llevar pasajeros o llevar cosas

En el Veloster, ya sea Turbo o no, hay 320 litros de maletero, y con formas bastante aprovechables. El problema es la boca de carga, que queda muy elevada, y el escalón resultante de 30 centímetros hasta el fondo. Por capacidad, es lo frecuente dentro del segmento compacto, ni pequeño, ni grande.

La puerta delantera izquierda no es tan larga como la de un coupé, pero es un poco más grande que la delantera derecha. Es posible que se suban pasajeros desde el lado izquierdo, pero no es precisamente lo más cómodo para adultos. Lo ideal es recibir al lastre pasaje con la puerta trasera derecha.

Si las necesidades de carga apremian, se pueden abatir las plazas traseras de forma asimétrica, quedando en el lado izquierdo la pieza más pequeña, y la derecha incluye la zona central, destinada a dejar objetos, no a llevar un pasajero. Malo será que 320 litros no basten a cuatro personas.

Hyundai Veloster Turbo

Las plazas delanteras son claramente más espaciosas, hay 990 mm para la cabeza, 1.114 mm para las piernas y 1.412 mm para los hombros. En las plazas traseras hay claramente menos espacio para gente alta, ya que la cabeza queda cubierta por la luna del maletero y no por el techo en sí. Con más de 1,70 metros empieza a dar sensación de encajonamiento.

Pero si los cuatro ocupantes rondan esa estatura, hay espacio de sobra, como pude comprobar sentándome detrás de los asientos de acuerdo a mi estatura. El acceso a las plazas traseras requiere agacharse, ningún problema salvo que tengamos una lesión o un collarín (rizando el rizo).

La mayoría de los materiales son de plástico duro. Dando golpes a los plásticos con los nudillos casi me los destrozo, pero el principal problema no es ese. Si llevamos en cualquiera de los múltiples portaobjetos algo sólido, hará ruido sin remedio. Falta acolchado en el fondo de dichos portaobjetos.

Hyundai Veloster Turbo

En cuanto a seguridad, tenemos seis airbags (frontales, laterales delanteros, de cortina) y una puntuación EuroNCAP de cinco estrellas de acuerdo a los criterios modernos, especialmente exigentes. Este coche es compatible con una o dos sillitas infantiles con anclajes ISOFIX atrás, irrealizable en algunos rivales.

También se puede llevar una sillita delantera, porque existe desconexión del airbag de pasajero. Por cierto, en el lado izquierdo el cinturón de seguridad queda a mano adrede, lo que se agradece mucho en un coche de esta configuración tan atípica. En algunos coupés hay que estirarse mucho para cogerlo.

Como podemos ver, este coche es más compatible con la vida diaria que alternativas más pasionales, pero con una estética que llama la atención sí o sí. No hay muchos Veloster en España, pero coches asimétricos ninguno, porque las furgonetas de reparto no cuentan. Me gusta bastante más que el Scirocco.

Hyundai Veloster Turbo

El Veloster Turbo va mejor equipado

Además de pagar por mejor motor, también va mejor surtido a cambio. Tiene los asientos de cuero, consola central negra, pedales deportivos de aluminio, inscripciones Turbo en asientos delanteros, reglajes eléctricos para el conductor, calefacción de asientos en plazas delanteras…

… cámara de estacionamiento trasera, luces de giro estáticas, llave inteligente “manos libres”, arranque por botón, equipo de música con cajón de graves y amplificador y navegador con pantalla táctil a color. Todos estos elementos en modelos de la competencia suben el precio notablemente.

Vale, son plásticos de peor apariencia, pero va bien equipado, y el precio es cuanto menos razonable, aunque no muy bajo. Son 29.630 euros sin descuentos, pero puede bajar 2.743 euros por campaña promocional, 755 euros por ser cliente ya de Hyundai, si no otros 2.258 por el PIVE, o rebajas en la financiación cortesía de la Selección Española de Fútbol.

Hyundai Veloster Turbo

Es decir, que si acumulamos el PIVE y la campaña promocional, se queda en 24.629 euros. Es más caro que un segmento B cañero, desde luego, pero este coche es de un segmento más alto. Nos tenemos que poner al día, Hyundai ya no es una marca de bajo coste, es una generalista más, aunque de precios atractivos.

Es un modelo diseñado fundamentalmente para el mercado norteamericano, razón por la cual ni tiene Diesel ni tendrá. Tiene ajustes hechos para casar más con el gusto europeo, realizados en Europa, y la fabricación corre a cargo de la megafactoría de Ulsan (Corea del Sur). Es uno de los pocos modelos que aún se importan.

De todas formas, el modelo atmosférico más barato arranca en precios de utilitario del segmento B, si no nos importa sacrificar el equipamiento y tener un motor que hay que llevar muy alto de vueltas para exprimirle el jugo. El precio de partida son 22.240 euros, pero con la promoción y el PIVE se queda en 17.239 euros.

Hyundai Veloster Turbo

Política de equipamiento cerrada

En toda la gama Veloster los niveles de equipamientos van más cerrados que el castillo de If. Solo se puede elegir el color exterior, el de las llantas de aleación, protector de borde de carga del maletero, preinstalación para navegador NUVI y el navegador NUVI. El resto es lo tomas o lo dejas. El Turbo solo tiene un nivel, el más alto.

Por otra parte, el coche tiene prácticamente cualquier cosa que podamos necesitar, como sensores de luces y lluvia, Bluetooth, equipo de música con conectividad USB y RCA (para echar vicios a la Play), mandos en el volante, ayuda al estacionamiento, techo solar (de serie en Turbo), etc.

A grandes rasgos me he quedado convencido con cada uno de sus sistemas, solo me chirría la dureza de algunos plásticos (aunque admito que se puede vivir con ello), la visibilidad trasera, que el logotipo del volante tiene una impresión pobre y poco más. La verdad es que el coche parece más de lo que uno se espera.

Continuará…

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

33 comentarios