Sigue a

Nissan LEAF vista superior

El futuro de los coches es eléctrico, veremos cuánto tarda en llegar y cuánto eléctrico será, desde luego no será solo y exclusivamente eléctrico, pero lo va a ser. De hecho los indicios están ahí, pues los estamos viendo ya: poco a poco el automóvil se electrifica cada día más, el primer paso son los coches híbridos, la mezcla de ambas cosas (carburante y electricidad) y poco a poco hay más modelos. Por cierto, ya que estamos, si no lo habéis hecho ya, no os olvidéis de votar al mejor coche híbrido y al mejor coche eléctrico de 2012.

Hay muchos motivos que lo impulsan: buscar alternativas al petróleo y combustibles fósiles obteniendo energía de otras fuentes que sean renovables, reducir emisiones de todo tipo, tanto de gases de efecto invernadero como contaminantes, ser más eficientes y reducir también el ruido en las ciudades. En esta línea la Comisión Europea quiere coches menos ruidosos y que estos tengan una etiqueta con su nivel de ruido (¿hemos dicho ya lo silenciosos que son los coches eléctricos?).

Nissan refuerza su modelo 100% eléctrico Nissan LEAF y amplía la garantía de sus baterías. Y este tema, el de las baterías, es la clave. La industria no descarta las baterías de plomo para el futuro, pues con nuevas tecnologías que se están investigando podrían aumentar su capacidad y ser 100% reciclables. Se está investigando tanto en baterías, y en tantos frentes y materiales, que esto está claro que tiene que tener futuro.

Honda FCX Clarity laterla dinámica

Un proyecto simpático y curioso de la Universidad de Hiroshima es el del coche eléctrico blandito, el iSAVE-SC1. Es extraño, y hasta puede parecer una inocentada, pero no lo es. Se trata de una investigación sobre automóviles menos peligrosos para los peatones (el frontal acolchado reduce mucho los daños que un peatón puede sufrir en caso de ser atropellado).

Por cierto, el debate sobre los impuestos que se les podrían aplicar a los vehículos eléctricos por ser tales, y por no pagar impuestos de manera indirecta al no consumir carburantes, no se ha abierto ayer. En el Estado de Washington (EE.UU.) se ha creado una tasa de 100 dólares anuales para los vehículos eléctricos. Es un tema delicado este, puesto que en la electricidad que consumen ya se pagan impuestos, y es lógico que se graven con menos pues aportan beneficios para toda la sociedad como menores emisiones, mayor eficiencia y no dependencia de combustibles fósibles.

La conducción autónoma también estará cada vez más presente en el futuro. Como el vehículo autónomo Induct para transporte colectivo en recintos. Y tampoco faltará la conectividad: el coche conectado no es una entelequia, es la natural evolución de lo que tenemos ya hoy en día, Spotify por ejemplo llegará a modelos de Volvo en unos años (se acabó el tener que llevar música en el coche, siempre que haya una buena cobertura de internet móvil, claro).

Esta semana la siempre interesante columna de Javier Costas nos habla del hidrógeno como combustible, con sus ventajas pero también con no pocos inconvenientes a día de hoy, y su experiencia con un Honda FCX Clarity que no pudo probar por lo delicado que es este combustible y las propias pilas de combustible en sí.

Yo solo añadiré una cosa: no comparto con Costas la idea con la que concluye el artículo de que el hidrógeno es lo mejor que tenemos. Quizás en el futuro lo sea, aunque tampoco se sabe cuándo, pero ahora mismo tengo claro que no lo es, y en el futuro veremos si no han mejorado tanto otras tecnologías como para que de nuevo, no sea lo mejor que tendremos.

En Motorpasión | Tecnología a siete bandas. Regreso a Motorpasión Futuro

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios