Síguenos

Lexus IS 250 F Sport

Aunque Lexus tiene unas motorizaciones híbridas muy interesantes, dispone de unas pocas variantes gasolina sin hibridar. Llega el Lexus IS 250, misma denominación comercial que en la gama anterior para el 2.5 V6 (208 CV). Tiene 1 cc más que el IS 300h, que tiene cuatro cilindros en línea en su motor térmico.

El principal problema de la versión V6 atmosférica es que consume el doble según ciclo mixto, por lo tanto sí paga impuesto de matriculación, entre el 9,75% y 16,75% dependiendo de versión y Comunidad Autónoma de matriculación. En el lado contrario es levemente más rápido que el IS 300h de 223 CV (+25 km/h, -0,2 s en 0-100 km/h).

El motor 4GR-FSE no ha cambiado respecto a la generación previa, hecho en aluminio y con inyección directa de gasolina. Lo que sí cambia es la admisión y la refrigeración, y como la caja de cambios de convertidor de par es más eficiente, acelera un poco más rápido y gasta un poco menos (8,6-9,2 l/100 km). Los discos de freno traseros son macizos, no ventilados.

Lexus IS 250 F Sport

Diferencias entre el IS 250 y el IS 300h

Además del anagrama de motorización, se puede observar que el IS 250 no tiene camuflados los escapes, y el híbrido sí. En la imagen vemos el IS 250 F Sport, que es el más makeado. Dispone de 30 litros adicionales de maletero respecto al híbrido, y 80 litros más que el IS 250 anterior. En total, 480 litros.

Eso se debe a la ausencia de baterías del sistema híbrido, se ganan tres centímetros de profundidad y el kit antipinchazos desaparece en favor de una rueda de repuesto de uso temporal, una galleta. El cambio automático no es un eCVT, sino un convertidor de par de seis relaciones.

¿Por qué elegir el V6 atmosférico? Bueno, el tacto de conducción no es igual que en el híbrido y en según qué situaciones, un V6 es más refinado que un L4 de la misma cilindrada. La principal diferencia la impone el cambio de marchas, que acelera de forma más convencional y no aprovechando la zona de par máximo del motor.

Lexus IS 250 F Sport

Equipamiento y precios del IS 250 ’14

En primer lugar tenemos el IS 250 Drive, con el equipamiento básico y ruedas de 17”, por 37.800 euros. Añadiéndole los sensores de aparcamiento y el acceso “manos libres” se llama IS 250 Drive Tecno (39.500 euros).

Un poco por encima, el IS 250 Drive Tecno+Navi (42.700 euros), que suma el navegador GPS, cámara de estacionamiento trasera, ocho altavoces de alta fidelidad y reproductor DVD.

¿Más agresividad? IS 250 F Sport, con llantas de 18”, paquete estético F Sport, navegador GPS y techo solar panorámico. El precio salta a 49.200 euros porque las llantas le hacen pasar de tramo de dióxido de carbono y paga un 5%-7% más de impuesto de matriculación.

Lexus IS 250 F Sport

Lo mismo pasa con el IS 250 Plus (53.600 euros), que añade a los Drive las llantas de 18”, asientos eléctricos de cuero, sistema de sonido Mark Levinson “pera limonera”, navegador GPS, techo solar y faros de LED.

Por último está el IS 250 Plus Safety (57.000 euros), que añade a lo anterior el aviso de vehículos en ángulo muerto, alerta de colisión por alcance, PreCrash, asistente de luces de carretera y aviso de abandono de carril. No está disponible para las versiones inferiores.

Una vez más, la política de equipamiento de Lexus no hay quien la entienda. El F Sport no va bien equipado y si queremos la máxima seguridad tenemos que aflojar casi 60.000 euros. Solo hay un extra, la pintura metalizada, 1.100 euros en el caso más ventajoso, debido a los impuestos.

Lexus IS 300h

No merece la pena respecto al IS 300h

Comparad los precios con los precios del IS 300h y sacad vuestras propias conclusiones. El híbrido casi cuesta lo mismo por la gran diferencia en impuesto de matriculación, al homologar menos de 5,3 l/100 km de gasolina no paga ni un céntimo.

Es cierto, el IS 250 con motor V6 no cambia su forma de entregar la potencia porque no depende de la carga de las baterías, pero es el doble de consumo homologado por una pírrica diferencia de prestaciones. Los dos nos pueden llevar a la cárcel, el IS 300h a 200 km/h y el IS 250 a 225 km/h.

¿Merece la pena pagar más y consumir más por un par de tubos de escape y 0,2 segundos menos en aceleración? Yo desde luego no lo veo claro. Si no hubiese tanta diferencia en impuestos otro gallo cantaría, pero desde luego, para mi no es una compra recomendable por criterios racionales.

Pero oye, si eres un talibán de los gasolina atmosféricos sin “ayudas”, adelante, todo tuyo. Hacienda, y todos por ende, te agradeceremos la compra. Repsol, BP, CEPSA y otros tantos, también. Cuando el IS 300h sale más caro, la diferencia se amortizará en no muchos kilómetros.

NOTA: Todas las imágenes corresponden al IS 250 F Sport, salvo la última (IS 300h).

En Motorpasión | Lexus IS 300h, la nueva generación llega desde 35.900 euros

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios