Sigue a

BMW i3

Normalmente diríamos que arranca la producción del BMW i3, pero cambiamos la expresión para no dar pie a chispeantes chascarrillos. Esta es la primera vez que una marca compone una línea de producción de vehículos en serie fabricados en fibra de carbono, de manera que el caro material deja de ser feudo exclusivo del mundo de la competición y los superdeportivos de confección artesanal.

La investigación para abaratar costes en el uso de la fibra de carbono ha durado un decenio, y ha sido en la optimización de procesos que la firma bávara ha podido aplicar con relativa tranquilidad económica este material, que es la mitad de pesado que el acero y mantiene la misma resistencia.

Otro punto fuerte de la fabricación del BMW i3 está en el uso de polímeros reforzados con fibra de carbono, que junto al aluminio forman parte del sistema LifeDrive. Esta composición redunda en un tiempo de fabricación un 50 % menor que con los materiales tradicionales.

En Motorpasión | BMW i3

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios