Compartir
Publicidad
No, Alemania no va a prohibir los coches de combustión en 2030
Industria

No, Alemania no va a prohibir los coches de combustión en 2030

Publicidad
Publicidad

Suena a chiste y a inicio de revolución. Puedes leer por ahí que Alemania quiere prohibir el motor de combustión interna en 2030. Seamos serios, Alemania, el mayor productor de automóviles de Europa no va a prohibir los coches de gasolina y diésel en 2030. Sin embargo, es verdad que el Bundesrat ha emitido una propuesta-pregunta a la Unión Europea con el fin de potenciar, por fin, el coche eléctrico.

En esta propuesta, se mezclan intereses patrios -como favorecer la industria local- y simple deseo de cumplir con los acuerdos internacionales firmados por Alemania. Más allá de los titulares llamativos, te explicamos realmente de qué va todo y por qué esta resolución es mucho más importante de lo que podría parecer.

¿Realmente han votado la prohibición de los coches de motor de combustión?

Bmw factoria

El Bundesrat en una votación celebrada ayer, ha emitido en realidad una resolución en la que se mezclan una propuesta y una pregunta. La resolución no es una ley y es todavía menos vinculante. De entrada, los coches de "toda la vida" seguirán siendo legales en Alemania en 2030.

En su resolución, el Bundesrat, invita a la Comisión Europea a "evaluar la efectividad de las medidas fiscales y de contribución reciente de los estados miembros en la promoción de la movilidad eléctrica (...) para que en 2030 la Unión Europea cuente sólo con coches de emisiones cero", como lo explicaba Der Spiegel. Dicho de otro modo, están pidiendo que vayan pensando en medidas, fiscales y legales, que favorezcan realmente la movilidad eléctrica.

Los Länder que componen Alemania están pidiendo a la Unión Europea que favorezca los coches de emisiones cero haciendo que para el ciudadano medio poseer un coche de combustión interna no le sea rentable.

Los Länder que componen Alemania están pidiendo a la Unión Europea que favorezca los coches de emisiones cero haciendo que para el ciudadano medio poseer un coche de combustión interna no le sea rentable. Alemania no puede prohibir los coches de combustión interna en 2030. Piensa que menos de 15 años en la industria del automóvil son apenas dos generaciones de modelos -en algunos casos, sólo una-. Es materialmente imposible.

¿Qué es y qué pinta en esto el Bundesrat?

Bundesrat A

El Bundesrat es la cámara de representación territorial de los Länder (los estados). Los Länder no tienen el mismo número de votos, va en función de la superficie del estado y de sus habitantes. Así, Baviera cuenta con 6 votos, mientras que Hamburgo o Sarre sólo tienen tres.

La función principal del Bundesrat es la de ratificar y/o proponer enmiendas a leyes del Bundestag (la cámara baja, el Congreso), pero también es una cámara que tiene poder para ratificar leyes y normas que no emanan del Bundestag (por ejemplo, el código de circulación redactado por el ministerio de transportes y aprobado por el Bundesrat sin haber pasado por el Bundestag). Ese contrapoder frente al Bundestag le permite actuar en asuntos exteriores y especialmente en la Unión Europea.

Sabemos que las decisiones de la UE las toma el Consejo de Ministros europeos. En el caso de Alemania, el ministro alemán debe seguir las decisiones tomadas por el Bundesrat, es decir, no puede ir totalmente por libre con el único apoyo de su grupo parlamentario de la cámara baja. En el caso de la resolución que nos ocupa hoy, fue votada por el SPD, la CDU y la CSU sin consultar con los Verdes.

Preparando el terreno para la industria alemana

Mercedes-Benz fábrica

¿Sorprendente? No mucho. Aprovechando que el Bundesrat también debe ratificar los acuerdos internacionales firmados por Alemania -en este los Acuerdos de París sobre la reducción de emisiones-, los Länder, casi todos con industria del automóvil en sus territorios, quieren obligar a la UE a trazar un principio de hoja de ruta para la futura electrificación del automóvil.

Prohibir la venta de coches de combustión interna denro de 14 años en Alemania sería un suicidio industrial para el país y un suicido político de épicas proporciones para sus promotores. Lo que sí pretenden es que la UE proponga un marco definido (fiscalidad, métodos de homologación, etc) para que la industria alemana consiga su reconversión al coche eléctrico.

La industria alemana necesita un marco definido para realizar su reconversión al coche eléctrico de forma ordenada y suave.

La mayoría de las marcas alemanas y extranjeras -por no decir todas- están listas para ello, lo único que les falta es que les den una fecha y un camino a seguir para que se puedan organizar y hacer una transición suave. La fabricación de un coche eléctrico necesita menos empleados que el de un motor térmico, la industria auxiliar, la de los proveedores, también tiene que adaptarse.

Y todo eso representa un cambio importante en la población activa. Con una fecha y una hoja de ruta, en lugar de proceder a despidos masivos, por ejemplo, se recurrirá a la planificación para no renovar puestos de trabajo en una línea de montaje -la de un coche de combustión interna- que dejará sitio a uno eléctrico.

¿Por qué insisten en incentivos fiscales y nuevas normativas?

No hay secreto, si en Europa durante tanto años el diésel tuvo los favores del público es porque el combustible era más barato en la gasolinera, el impuesto de matriculación mucho más barato que el equivalente gasolina, etc. Y si ahora las ventas del diésel han bajado en toda Europa es porque sencillamente son coches que son cada vez más caros de desarrollar para poder cumplir con las normas sobre emisiones.

Bmw I3

De hecho, si la oferta diésel podría desaparecer en algunas gamas de los segmentos más bajos (segmento A y B) es porque la inversión para la marca en sistemas anticontaminación hará que no sea rentable. Nadie compraría, por ejemplo, un Renault Clio diésel a precio de Mégane gasolina. Y si ese coste no se repercute sobre el cliente final, se lo come la marca. Además, muchas grandes ciudades, como Madrid, quieren prohíbir los diésel en sus territorios.

Al final, aunque Alemania no vaya a prohibir los coches de combustión interna, esta resolución del Bundesrat es muy importante para la industria. Como quién no quiere la cosa, nos están diciendo que Alemania va a apostar por el coche eléctrico. Los globos sonda que son los BMW i3, Volkswgaen Golf E y Mercedes Clase B, se dejarán pronto sitio a modelos estrellas que deberán venderse en masa. De ahí la petición a la UE, para que BMW, Mercedes y VAG sepan cómo y a qué precio fabricar esos coches. Lo único claro, de momento, es que los fabricarán. El cambio está definitivamente en marcha.

En Motorpasión | No todo es culpa del diésel. Así se forman los NOx en los motores de gasolina

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos