Sigue a Motorpasión

Produccion del Toyota Auris

En Japón, tradicionalmente se ha defendido su industria local, porque es una nación fuertemente exportadora, especialmente hablando de coches. Además, con el importante mercado interno que tienen, es una prioridad estratégica tener producción de coches en suelo nacional. Eso está cambiando.

Con una economía tan globalizada como la actual, no siempre es una idea acertada vender coches japoneses fabricados en Japón. Tenemos el concepto macroeconómico del tipo de cambio, es decir, cuánto vale un yen, la moneda japonesa, respecto a una divisa extranjera como el euro o el dólar.

Si la cotización del yen sube frente a otra moneda, significa que cuando un extranjero paga un coche en su moneda, reduce el beneficio en yenes porque paga con una moneda de menor valor. Por lo tanto, hay dos opciones, o se asume una mayor pérdida por unidad, o no queda otra que subir los precios y perder competitividad respecto a otros.

Produccion del Nissan Micra

Este concepto cobra la mayor importancia cuando hablamos de coches de gama baja o media, donde el margen por unidad vendida es menor. Por eso los grandes fabricantes japoneses están pensando en deslocalizar parte de su producción para el extranjero en otras partes del mundo con mayor ventaja de cambio de moneda.

Si hablamos de coches de lujo o gama alta, como los modelos de Lexus, los Infiniti o los Acura, el efecto es menos acusado. Desde mayo del año pasado el yen ha ganado un 14% de valor respecto al dólar. No siempre tener una moneda fuerte es algo beneficioso desde el punto de vista industrial.

Pasa lo mismo tanto en Europa como en Estados Unidos, porque el euro y el dólar han perdido terreno contra el yen. El problema se puede amortiguar fabricando directamente en esas regiones, pero eso requiere una buena planificación a largo plazo, no es tan fácil mover la producción de un país a otro.

Produccion del Honda Civic Type-R

Para la economía japonesa es un problema tener el yen fuerte, ya que perjudica sus exportaciones. Importan muy pocos coches del exterior, son bastante chovinistas. Para una economía muy exportadora es beneficioso tener una moneda débil, y no es el caso de Japón. Si te interesa el tema, te remito a una gran explicación del tipo de cambio en El Blog Salmón.

La solución más inteligente es deslocalizar producción al exterior para reducir los efectos del tipo de cambio. Eso puede suponer otra fuente de problemas, como los que ha tenido Toyota con sus plantas de EEUU, de donde han salido la mayoría de grandes fallos que han puesto patas arriba su imagen de calidad.

La industria local japonesa se verá perjudicada parcialmente al tener menos trabajo que hacer. De todas formas, eso no siempre es un problema, porque si una fábrica está al tope de su capacidad productiva y tiene menos pedidos exteriores es capaz de atender mejor al mercado interno sin reducir la carga de trabajo, reduciendo las listas de espera.

Vía | Automotive News

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

24 comentarios