Sigue a

Saab 9-3 ePower

Parecía que Saab, como otros fabricantes, se hacía el sueco hablando de coches eléctricos, pero la realidad es diferente. Saab está trabajando en un 9-3 eléctrico, será presentado en el Salón de París dentro de un par de semanas. Es un prototipo que anticipa una serie de 70 unidades para pruebas.

Se llama Saab 9-3 ePower, el primer coche eléctrico de Saab. Está basado en el Saab 9-3 Sporthatch, la carrocería familiar, y realmente supone algo más en lo que conocemos en coches eléctricos. Para empezar, su motor es de 184 CV, bastante más de lo que se viene ofreciendo en coches de tamaño similar.

Lo más revolucionario del coche, son sus baterías, hechas por Boston Power. Tienen 35,5 kWh de capacidad, son aprovechables hasta el 12% de carga (zona buffer) y se ha previsto una duración fiable de 10 años (o equivalente) haciendo un uso intensivo del coche. Puede operar a -30 ºC, 10 grados por debajo que casi todos sus electroparientes.

Saab 9-3 ePower

Saab 9-3 ePower en detalle

Las baterías de este prototipo permiten hacer 200 kilómetros, no especifican en qué condiciones (urbano/extraurbano). Dicen que la alta densidad de las baterías ión-litio permite más carga dado un tamaño. Principalmente están alojadas tras el eje trasero, donde iba el depósito de gasolina y el sistema de escape.

La refrigeración del paquete de baterías es por aire, en vez de líquido, como varios híbridos actuales. En una toma doméstica de corriente, dependiendo del nivel de carga, se llenan en tres a seis horas. Dicen que no hay límite de voltaje de entrada, lo que abre la puerta a la recarga rápida por trifásica.

Se ha pensado el aspecto ecológico, tienen el sello “Nordic Ecolabel”, que premia la compatibilidad ambiental. Recordemos que Suecia es un país MUY concienciado con el medio ambiente en general. Tampoco se ha descuidado la seguridad, las baterías están en una zona muy bien protegida.

Saab 9-3 ePower

Durante 2011-2012 se probarán 70 unidades en Suecia para evaluar la funcionalidad en condiciones reales, y dicho sea paso, muy exigentes, en Suecia hace mucho frío. Los coches irán equipados con cajas negras tipo aviación para registrar todos los datos relevantes para los ingenieros, otro aspecto más de la tradición aeronáutica de la empresa.

No hay cambio de marchas, como suele ser habitual, una relación directa para el motor eléctrico y a las ruedas delanteras. La transmisión automática tiene cuatro posibilidades: P R N D. Algunos instrumentos se han adaptado a la realidad eléctrica del coche, y ha desaparecido el freno de mano, ahora es eléctrico.

Acelera a 100 km/h en 8,5 segundos, algo menos (-0,2 s) que el 9-3 Sporthatch 1.8t 175 CV o el TTiD de 180 CV. La velocidad punta es superior a la habitual, 150 km/h. Con estos ingredientes, ya empieza a ser más apetecible que los eléctricos urbanos, algo con tamaño, autonomía más decente y prestaciones perfectamente equivalentes.

Saab 9-3 ePower

Los probadores de estos vehículos serán gente totalmente normal, no empresas o instituciones. El máximo responsable de Saab, Jan Åke Jonsson, señala que para 2015 se esperan unas ventas mundiales de 500.000 coches eléctricos, y claro, ellos no quieren quedarse fuera.

Un coche como este es más compatible con una utilización tradicional del coche y no queda tan limitado en el ámbito periurbano. En condiciones favorables es capaz de hacer ida/vuelta a casi 100 kilómetros del hogar, bastante por encima de la distancia media de un europeo al día, según múltiples estadísticas.

¿Cómo lo veis?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios