Sigue a Motorpasión

Alfa-Romeo Giulietta

Dos años después de probar en Italia el Alfa-Romeo MiTo, en esta ocasión tocaba volver a probar el Alfa-Romeo Giulietta, el compacto que renueva al Alfa 147 después de nada menos que 10 años en el mercado.

En estos años el MiTo ha confirmado las buenas impresiones que siempre hemos tenido de él, y esto se nota en las cifras de ventas. ¿Estará a la altura el Giulietta? ¿Qué ha hecho Alfa en estos 10 años de espera?

Si hablamos de Italia no podemos dejar de hablar de su gastronomía. Como buen país mediterráneo tienen buenas carnes y pescados, pero no nos engañemos, lo que hacen realmente bien es la pasta y los antipasti.

No, no es que Motorpasión vaya a incluir ahora a críticas gastronómicas junto a las pruebas. Pero me parece un símil de lo que ocurre entre el MiTo y el Giulietta: el plato principal (el compacto) no es malo, pero parece que su especialidad son los entrantes (el MiTo). Vemos por qué.

Alfa-Romeo Guilietta vs MiTo, o plato principal vs entrantes

El atractivo exterior del Alfa-Romeo Giulietta es una de sus mejores bazas. Y sin embargo, es la carne que no está a la altura de la pasta: el MiTo es más bonito. Es irónico criticarlo, porque le doy sin dudarlo un ocho sobre diez, pero el MiTo se merece un nueve.

En diseño, y salvando las distancias del tamaño, el MiTo se puede comparar con el 8C Competizione sin despeinarse, pero el Guilietta lo tendría más difícil.

Con todo el Giulietta tiene en su exterior una de sus bazas principales, que podría haber sido mejor pero está a la altura de rivales premium o semi-premium como el BMW Serie 1 o el Honda Civic, aunque con un estilo mucho más italiano.

Diseño exterior

Alfa-Romeo Giulietta

Por fuera el Giulietta presenta un diseño muy redondeado, de formas grandes, aerodinámicas, redondeadas y atrevidas, y con un aspecto de coche abombado y de tamaño considerable.

El frontal está presidido por el triángulo invertido característico de Alfa-Romeo, que hace las veces de parrilla cromada. En su capó encontramos unas líneas que lo atraviesan y terminan justo en el logotipo.

Las luces delanteras pueden ser normales o de xenón, e incluyen cuatro luces LED que sirven de iluminación diurna.

En la parte trasera también se utiliza iluminación LED para los frenos. La forma de las luces iluminadas es bastante característica, una línea de caracol que se alarga hacia el centro, como si fuesen unos ojos y las cejas. El juego de “mirada” es tan impactante como en el Seat Ibiza, aunque con una mirada mucho menos agresiva, más elegante.

Alfa-Romeo Giulietta

Tiene una gama de llantas bastante completa, aunque desde el punto de vista estético un consejo: las de 16 le quedan pequeñas, las de 17 visten mucho más.

Por si alguien duda, el Alfa-Romeo Giulietta sólo estará disponible en cinco puertas. Según Alfa los clientes que buscan un compacto de tres puertas lo hacen únicamente por estética, y al ocultar los tiradores de las puertas traseras el diseño es casi de un tres puertas.

Tampoco está prevista una versión convertible, ya que Alfa se quiere centrar en los segmentos que le produzcan más volumen de ventas.

Interior del Alfa-Romeo Giulietta

Alfa-Romeo Giulietta

El interior tiene un diseño muy agradable y con buena calidad de materiales en general, aunque con algunos detalles mejorables.

Una superficie de aluminio pulido preside la consola central, puede ser de varios colores en función del acabado. Los mandos de la consola central (climatización y audio) son bastante grandes y de un plástico con un tacto mejorable.

Un par de detalles llamativos son los botones tipo palanca, así como el manetinno del sistema DNA.

El volante, en el acabado Sport o Quadrifoglio Verde, es de cuero pero con la parte superior e inferior en piel vuelta.

Alfa-Romeo Giulietta

Un detalle que se ha escapado, y no debería en un coche de esta categoría, es que la palanca del freno de mano no es de cuero aunque el volante sí lo sea. Además el tacto de esta palanca es duro, como otros plásticos del habitáculo.

Las esferas son de color blanco y gris con toques rojos. Al arrancar, tanto el velocímetro como el cuentarrevoluciones van hasta el final y vuelven. A pesar de estar bastante profundas, el hecho de no tener un parasol más grande hace que el sol refleje más de lo que nos gustaría.

El ordenador de a a bordo muestra los datos en un display rojo, legible aunque difícil de manejar hasta que no nos acostumbramos. En este aspecto se nota el empujón tecnológico del grupo Fiat: el Giulietta comparte muchos de los elementos con Fiat (le resta exclusividad pero garantiza que están al día).

Alfa-Romeo Giulietta

Tiene un maletero de 350 litros con una forma bastante regular, que garantiza su practicidad en este aspecto.

En cuanto a huecos portaobjetos tenemos uno pequeño en la parte delantera del túnel central, dos posavasos en el centro y un reposabrazos central que se abre y nos deja un pequeño espacio. Sin embargo este reposabrazos es incómodo para cambiar de marcha, aunque se puede abatir para que no moleste.

Los puntos negativos son el ruido de las puertas traseras y del maletero al cerrar, y además el tirador del maletero: hay que hacer fuerza para cerrarlo y además hay un borde afilado de plástico que hace daño en los dedos al tirar. En ocasiones da la sensación de ser un coche muy bien diseñado pero no tan bien fabricado

Ver galería completa » Alfa-Romeo Giulietta, presentación y prueba en Italia (63 fotos)

Segunda parte: Alfa-Romeo Giulietta, presentación y prueba en Italia

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios