Compartir
Publicidad
Publicidad

Límites de velocidad en las obras: ¿alguien los cumple?

Límites de velocidad en las obras: ¿alguien los cumple?
Guardar
34 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuanto más alejada de la realidad está una norma menos respeto se tiene por ella. Las leyes no deben adaptarse a lo que a la gente le gustaría hacer, pero si la práctica totalidad de la gente incumple una norma habría que reflexionar sobre ella. Para hacerla más flexible o para poner medidas efectivas.

El caso más claro de esto son las limitaciones de velocidad en las obras. Me ocurre casi a diario, una nueva obra con señales de limitación de velocidad 60, a los pocos metros de 40, y a los pocos metros de 30 o incluso 20 km/h. Tú vienes por tu carretera con límite de 100, con visibilidad de sobra, y la obra puede ser fuera de la calzada incluso. Puede aparecer un camión, o haber suciedad en la carretera, pero realmente esto puede ocurrir siempre. ¿Vamos a pasar a 20 km/h por ahí?

Esto tiene dos explicaciones. La más sencilla es que estas limitaciones se fijen como un juego de niños. ¿Habéis tenido alguna vez algún juguete que trajese las pegatinas aparte? Por ejemplo, el típico coche de juguete, al que se las ponías hasta acabarlas (seguro que así empezaron muchos tuneros).

Yo creo que con las obras puede pasar algo así, se traen unas cuantas señales y las colocan hasta acabarlas. Da igual que haya maquinaria pesada en la calzada con operarios cruzando que estén limpiando el arcén.

A lo mejor estoy equivocado (y esto lo sabré en los comentarios, seguro) y existe una metodología para fijar estos límites. Entonces sería otro caso de “seguridad para los responsables de seguridad”. No se trata de minimizar el riesgo, se trata de minimizar la responsabilidad del encargado de seguridad en caso de accidente. Este es el motivo por el cual si subo desodorante a un avión tengo un 90% de posibilidades de que un agente de seguridad me lo impida, pero si conduzco borracho y por encima de los límites de velocidad la probabilidad de que me pillen es muchísimo menor. Porque cuando mate a alguien en la carretera no habrá nadie que tenga que dar explicaciones excepto yo.

Obviamente con todo esto no estoy diciendo que podamos ir a una velocidad inadecuada en las obras. Estoy diciendo que los responsables de fijar estas normas (o quién le da poder a éstos) deberían tener en cuenta que es una muy mala práctica obligar a alguien a incumplir una norma, porque le pierde respeto a éstas. Porque una cosa es pasarte un poco, y otra distinta ir al doble de lo que marca la señal (ej. ir a 40 en una zona de 20) cuando realmente la seguridad en ese momento te permitiría ir a 60, por ejemplo.

Guardemos las restricciones para cuando sean necesarias, porque pegar señales como pegamos pegatinas a un juguete hace que nos tomemos la carretera como un juego. Y no lo es.

Foto | Flickr (Aunque probablemente el caso de la foto no sea muy representativo)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos