Compartir
Publicidad

He conducido por Madrid Central con un híbrido enchufable y esto es todo lo que he podido hacer

He conducido por Madrid Central con un híbrido enchufable y esto es todo lo que he podido hacer
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado día 30 de noviembre dio comienzo la iniciativa del Ayuntamiento de la capital que busca reducir la contaminación en el centro de Madrid, muy congestionada y castigada con elevados niveles de polución. Hablamos de Madrid Central, un plan que ha creado mucho debate entre los que se posicionan totalmente a favor y los que están en contra de cerrar la llamada ‘almendra central’ a determinados vehículos. El objetivo que buscan desde la administración es necesario, pero hay quien afirma que no se reducirá tanto el tráfico ni la contaminación.

La reducción de la contaminación es uno de los apartados donde más se trabaja desde las grandes ciudades, siempre abarrotadas de vehículos que generan atascos complicando la circulación con el consecuente aumento de la contaminación. Es importante actuar para atajar el problema, aunque en ocasiones resulte un tanto drástico. Por eso hay muchos fabricantes que apuestan fuerte por la hibridación como paso intermedio hacia la electrificación total del automóvil, entre otras muchas medidas. Una tecnología que, sobre todo si es del tipo enchufable, tiene muchas ventajas en situaciones como la que se presenta en Madrid Central.

Para comprobar que realmente se reduce el tráfico de vehículos en la capital, acudimos al centro de Madrid antes y después de la activación

Para comprobar que realmente se reduce el tráfico de vehículos en la capital y que la circulación mejora, decidimos acudir en pleno estreno al mismo centro de Madrid y comprobar, in situ, cómo funciona Madrid Central y si realmente se nota a la hora de circular. Para ello, contamos con el MINI Countryman Híbrido Enchufable que luce la etiqueta CERO de la DGT, algo que nos debería ofrecer ventajas como estacionar en zona regulada totalmente gratis y una ausencia de problemas para circular libremente dentro del perímetro de Madrid Central.

Día 29: Primer acercamiento a recabar información

Mini Countryman Madrid Central 19

No obstante, antes de visitar el centro de la capital con el operativo de Madrid Central activado, había que adentrarse en la 'jungla urbana' antes de que comenzara la prohibición de circular a determinados vehículos. Así que fuimos a Madrid el día anterior, el 29 de noviembre, con el objetivo de comprobar si se nota, de un día para otro, la reducción del tráfico. Además, llevamos a cabo las mismas maniobras, es decir, circular por la zona acotada, aparcar en zona regulada e intentar informarnos preguntando tanto a los agentes de movilidad como a la policía.

Sobre las 16:30 h llegamos a la entrada de Moncloa, donde el tráfico es siempre algo caótico al ser una de las entradas a la capital y por estar la estación de autobuses en el mismo acceso a Moncloa. Una vez el tráfico se va desviando hacia las diferentes direcciones, la cosa mejora pero todo sigue siendo un poco incómodo e incluso agobiante. Muchos madrileños pensarán que esto es normal día tras día, pero cuando vives en la periferia, cuesta acostumbrarse a tener coches, motos y bicicletas por todas partes y en ocasiones, con una conducción bastante agresiva.

Gran Via

Una vez superada la calle Princesa y en el semáforo que hay en Plaza de España, lo primero que vimos fue el cambio de la Gran Vía. Ahora, solo hay un carril para circular, quedando a más a la derecha el carril BUS taxi y entre medias, el nuevo carril bici. Al principio resulta extraño tener un carril para bicicletas entre el BUS taxi y el que usas para circular y un poco estresante cuando quieres realizar un giro a la derecha. Con el Countryman Híbrido circulando en modo eléctrico no te oyen venir y en alguna ocasión nos vimos obligados a tocar el claxon para que nos dejaran girar. Vista la situación, procedimos a activar el sistema que incorpora el modelo para avisar a los peatones de nuestra presencia y que emite un pequeño sonido, como un zumbido, para que nos escuchen llegar. La cosa mejoró, aunque no mucho porque muchos usuarios del carril bici iban escuchando música con auriculares.

La circulación, como en toda gran urbe, fue un poco caótica y aparcar fue otra complicación extra. Tuvimos que dar alguna vuelta de más para poder estacionar, hasta que encontramos un hueco en zona verde. No era problema, con la etiqueta CERO tenemos total disponibilidad de aparcamiento sin límite de tiempo. Por tanto, dejamos el coche estacionado, para lo que aprovechamos su sistema de aparcamiento automático y así poder poner a prueba el sistema que, por cierto, funciona bastante bien. Con el coche estacionado y sin preocupaciones, nos marchamos a disfrutar de la capital y de una exposición cercana que llevábamos tiempo queriendo visitar.

Día 30: Madrid Central, así fue

Mini Countryman Madrid Central 33

Al día siguiente, el 30 de noviembre, con Madrid Central activado volvimos a la carga teniendo en cuenta las complicaciones para circular del día anterior. Esta vez fuimos más temprano, sobre las 11:30h de la mañana, entrando en Madrid por la misma zona pero adentrándonos todavía más en la zona acotada. A modo de adelanto, podemos comentar que ciertamente se nota la reducción de tráfico cuando entras en la zona de Madrid Central, pero el resto sigue siendo caótico y aparcar continúa igual de complicado. Tenemos información sobre una notable mejoría para circular y estacionar en otras zonas de almendra central, pero por donde nosotros estuvimos no fue tan notorio.

Por tanto, nada más entrar en Madrid por Moncloa, todo sigue igual. El mismo tráfico y el mismo pasar de coches que el día anterior. Cuando llegas al semáforo de Plaza de España las cosas se tornan diferentes. A partir de ahí y subiendo por Gran Vía se nota que no hay tanto tráfico. La circulación continúa siendo lenta, hay mucho semáforo y al haber un solo carril, aunque haya menos coches, las detenciones son la nota predominante. Cuando pasas Gran Vía y se añaden carriles a la circulación todo es más fluido y la circulación es más relajada y más cómoda, pero con matices. Ahora no hay tanta concentración de vehículos, pero es más patente la cantidad de taxistas y VTC circulando.

Mini Countryman Madrid Central 29

Mientras circulas se hace muy llamativo ver calles con enormes huecos sin coches donde antes había una aglomeración. Los pitidos lucen por su ausencia, la contaminación acústica provocada por el tráfico rodado es mucho menor y por ciertas zonas, como la Castellana o las inmediaciones de la Puerta de Alcalá se circula bastante bien. La glorieta de Cibeles es otro punto donde la circulación ha mejorado aunque los semáforos siguen ralentizando los desplazamientos. La disminución de vehículos en el asfalto provocó algo llamativo, la gente cruzaba por donde le apetecía y nos encontramos con peatones cruzando por la zona de Cibeles con la vista clavada en el móvil y no precisamente por un paso habilitado para ellos.

La glorieta de Cibeles es otro punto donde la circulación ha mejorado aunque los semáforos siguen ralentizando los desplazamientos

El día anterior nos fue imposible hablar con algún revisor de la zona de estacionamiento regulada, con algún policía o agente de movilidad, pero no así el día 30. Sobre todo porque en un momento dado, la policía se posicionó en la zona de Cibeles, en Colón y en la Puerta de Alcalá redirigiendo el tráfico por una manifestación y, según nos dijeron, para facilitar la fluidez. No se prestaron a darnos más información porque estaban ocupados con el tráfico, así que nos alentaron para continuar y despejar la zona para no provocar retenciones. Así que decidimos buscar una zona para aparcar esperando que no nos ocurriera lo del día anterior. Y sí, fue todo más sencillo e incluso pudimos hablar con uno de los encargados de revisar los vehículos estacionados. Según nos contó, no es necesario hacer nada con un coche como el MINI Countryman Híbrido. Al llevar la etiqueta CERO simplemente estacionamos y nos marchamos. Ellos, a través del aparato que llevan, leen la matrícula del coche y el sistema les informa de que se trata de un coche ‘cero emisiones’ y que puede estacionar sin abonar y sin límite de tiempo.

Hay zonas bien señaladas y otras no tanto

Mini Countryman Madrid Central 22

Desde el Ayuntamiento han querido dejar muy claro cuál es la zona de Madrid Central. Hay carteles en las farolas, marcas en el suelo y carteles verticales informando de que se está accediendo a la zona delimitada y restringida a ciertos vehículos. Pero no siempre era así y una vez dentro, ocasionalmente pierdes la certeza de dónde te encuentras. Quizá fuera porque no vivimos en la capital y todavía no tenemos interiorizado el callejero, pero nos costó saber si realmente estábamos dentro de los límites de Madrid Central. El tráfico sigue siendo elevado a pesar de la notable reducción de coches, y se está más atento de los espejos y al tráfico en general que de ver las líneas rojas pintadas en el asfalto o de fijarse si hay algún cartel que indique dónde estamos.

Mini Countryman Madrid Central 17

Es en la ciudad cuando el modo 100% eléctrico toma pleno sentido

Otro punto a destacar es que nadie nos informó durante nuestra estancia en el centro. Estuvimos más de dos horas dando vueltas por la zona delimitada y no nos encontramos con ningún policía o agente de movilidad que nos dijera que estábamos en Madrid Central y nos informara sobre la situación. Puede que al circular correctamente identificados con etiqueta CERO en el parabrisas de nuestro Countryman, decidieran no informarnos.

Nos abonamos a circular de forma 100% eléctrica por la ciudad

Durante nuestro trayecto hasta Madrid que partía desde la sierra, estuvimos probando los diferentes modos de conducción del MINI Countryman Híbrido para sacarle todo el partido con un consumo ajustado. Pudimos poner a prueba la versatilidad de este SUV híbrido a la hora tomar curvas, circular por subidas, carreteras secundarias, autopista y finalmente, la ciudad.

Mini Countryman Madrid Central 30

Es en la ciudad cuando el modo 100% eléctrico toma pleno sentido, su autonomía de 41 km fue totalmente suficiente para el recorrido que estuvimos haciendo por Madrid Central. Entramos a la ciudad con la mitad de autonomía y no llegamos a consumirla realizando todo el trayecto descrito. Si se juega con el acelerador y el freno con suavidad, consiguiendo que el motor recargue en la deceleración, lograremos sacar un partido increíble a su autonomía.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio