Compartir
Publicidad

De la sierra de Madrid al centro de la ciudad: guía para conducir un SUV híbrido y sacarle el máximo rendimiento consumiendo menos

De la sierra de Madrid al centro de la ciudad: guía para conducir un SUV híbrido y sacarle el máximo rendimiento consumiendo menos
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La movilidad está cambiando. Es un hecho incuestionable y el mejor ejemplo son los números de ventas que, en lo que va de 2018, ha visto cómo los híbridos y eléctricos ganan cuota de mercado. Una subida que, si comparamos con las cifras de 2017, nos muestra un 41% de ventas adicional. Todavía queda camino por recorrer para alcanzar en ventas a los motores tradicionales, pero el camino, dicen, se hace al andar.

El tipo de automóvil que más interés está generando es el equipado con un motor híbrido, con un incremento respecto a 2017 del 40%. Es, por el momento, la alternativa más adoptada por los conductores españoles en lo referente a mecánicas alternativas, un paso tímido hacia la reducción de emisiones, pero con mucho futuro por delante. No en balde, se trata de una opción que tiene unas ventajas de sobra conocidas, como la posibilidad de circular en modo eléctrico por ciudad, donde más combustible se consume.

Para poder comprobar este ahorro tanto en ciudad como en carretera, hemos probado durante unos días el MINI Countryman Híbrido Enchufable, el primer modelo híbrido de la marca. Un SUV enchufable que además cuenta con prestaciones para abordar caminos de tierra sin miedo, lo que nos ha permitido llevarlo a escenarios muy diferentes para poner a prueba su eficiencia.

¿Qué prestaciones vamos a tener con una conducción híbrida?

Mini Cooper S E Countryman All4 3

Recogimos el coche y nos encaminamos hacia la sierra, al norte, con la intención de ir tomándole la medida al coche. Nuestro objetivo era conocer hasta dónde se puede aprovechar su condición de modelo electrificado y poner a prueba todos sus sistemas, diseñados para exprimir las posibilidades de su motor con el máximo ahorro.

Para comprender el contexto de conducción, decir que este modelo cuenta con 224 CV, caballería procedente de un motor gasolina de tres cilindros, 1.500 centímetros cúbicos, turbo y 136 CV, asistido por un motor eléctrico de 88 CV (65 KW). El motor de gasolina actúa sobre las ruedas delanteras mientras que el eléctrico lo hace sobre las traseras, otorgando una suerte de tracción total que te permite salir con gran agilidad de las curvas.

Mini Cooper S E Countryman All4 47

Con la batería totalmente cargada, el motor de combustión luce por su ausencia, ya que el coche se mueve siempre en eléctrico sin importar, casi, lo que pises el acelerador. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la batería no es eterna y que disponemos de 41 km de autonomía en el modo 100% eléctrico. Así que lo mejor es conocer al detalle cómo funcionan sus modos de conducción porque de verdad, ayudan a reducir los consumos.

Lo primero que hicimos fue establecer una ruta que abarcara, a ser posible, todo tipo de situaciones. Es decir, debía tener curvas, subidas, carreteras de segundo orden, poblado y autopista, hasta llegar a pleno centro de Madrid. Por suerte, tenemos nuestro lugar de residencia en plena sierra así que lo teníamos fácil, pero aún así, nos fuimos un poco más allá. Partimos desde poco más arriba de la Cruz Verde, pasando por Galapagar, el puerto que desemboca en Las Rozas y de ahí, autopista hasta la capital.

Antes de empezar, analiza los modos de conducción de tu híbrido

Mini Cooper S E Countryman All4 52

Como es sabido, los coches híbridos no se conducen de una única manera. Hoy en día casi todos cuentan entre sus prestaciones diferentes modos de conducción que se ajustan a diferentes necesidades, priorizando más o menos el ahorro en función del tipo de carretera y manejo que le queramos dar. Comprender qué nos aporta cada uno y cuándo es mejor activarlos es esencial a la hora de ponerse al volante de un coche híbrido, más si queremos conducir de forma eficiente.

La conducción de un híbrido requiere de una pequeña adaptación también en carretera abierta, sea autopista o carretera de segundo orden

En nuestra prueba, contábamos con tres modos: Auto eDRIVE, donde el sistema de gestión se encarga de todo el trabajo; MAX eDRIVE, que da prioridad total al motor eléctrico siempre que la carga lo permita y no se exija mucha demanda de potencia, aunque puede alcanzar los 125 km/h; por último, tenemos el Save Battery, que permite ‘guardar’ la carga de la batería al 90% para usarla más adelante y si no llega a ese nivel, el motor de gasolina procede a su carga hasta alcanzarlo. Por otro lado, tenemos otros tres programas: Green, Mid y Sport. Poca explicación necesitan como se puede comprobar por sus denominaciones.

Mini Cooper S E Countryman All4 48

Dicho y hecho, comenzamos la ruta con el modo Auto y el programa Mid. Con esta configuración, el coche lo hace todo sin que nadie se de cuenta. Todo resulta suave y tanto las prestaciones como los consumos se mantienen en niveles más que aceptables. Se adapta totalmente a las demandas del acelerador y cuenta con una retención extra del motor eléctrico al soltar el acelerador. No sabemos en ningún momento si está en marcha el motor de gasolina o el eléctrico a no ser que actives en la pantalla la función que indica esta particularidad. Los adelantamientos son espectaculares, a velocidad sostenida (y alegre) el consumo no pasa de cuatro litros incluso contando con parte del recorrido por poblado y la sensación de control es máxima.

Pero no podíamos quedarnos ahí, había que experimentar. Comenzamos a combinar posibilidades, como el programa Green con el Auto eDRIVE, el programa Sport con el Save Battery y similares. Con el programa Green, la retención del motor eléctrico es algo menor, aunque tiene función de circulación ‘a vela’ y los consumos son algo más contenidos. En el modo Sport todo está más enfocado a entregar la máxima potencia y el coche se nota más predispuesto a ‘jugar’. De hecho, en una de las ocasiones bajamos los puertos con el programa Sport y el Save Battery llegando al final de los mismos con más del 40% de la batería cargada. Solo bajando el puerto de la Cruz Verde llegamos al Monasterio de El Escorial con el 35% de la carga.

El principal consejo: Atentos al acelerador

Mini Acelerador

La conducción de híbrido requiere de una pequeña adaptación también en carretera abierta, sea autopista, carretera de segundo orden o cualquier pequeño tramo que permita circular a velocidades elevadas. Sobre todo por un pequeño apartado: el acelerador. Este elemento que tanto afecta a la conducción por ciudad, también lo hace por carretera pues la demanda de potencia, conlleva consumo de combustible. Pero como en ciudad, usar de forma suave y sin brusquedades permite circular ahorrando combustible en cada desplazamiento. Para ello hay que involucrarse en la conducción más allá de seleccionar el modo de funcionamiento que queremos. Hay que mirar lejos, estar pendiente de lo que está por venir y actuar en consecuencia.

Es realmente fácil circular por el centro de la ciudad gastando muy poco combustible si combinamos los modos de conducción disponibles con una serie de acciones por nuestra parte

Pongámonos en situación; carretera secundaria con curvas ‘ligeras’ y tramos rectos que incluyen subidas y descensos. Velocidad de 90 km/h. En curva de radio amplio no hace falta frenar y la velocidad constante ayuda a contener consumos. Aquí es sencillo actuar. Pero si por ejemplo tenemos una cuesta abajo, lo ideal es levantar el pie del acelerador y dejar que el motor eléctrico retenga el coche y de paso, cargue la batería. Si por el contrario es cuesta arriba, es preferible presionar el acelerador un poco para ganar velocidad suavemente antes de llegar a la cuesta, para que no sea necesario demandar potencia una vez en ella, pues el consumo en ese momento sería mayor. Si nos dirigimos a una curva que requiere accionar el freno, debemos actuar antes dejando de acelerar para que el motor eléctrico retenga y luego, accionamos el freno suavemente para aumentar un poco más esa retención del motor eléctrico. Esto hay que hacerlo antes de trazar la curva, nunca en la curva. En autopista la forma de actuar es casi la misma, pero con la diferencia de una mayor velocidad de crucero.

Si vamos a realizar un adelantamiento, lo ideal es olvidarnos de la suavidad, activar el modo Sport y en cuando veamos que el adelantamiento es seguro, hundir al fondo el pedal. En nuestro caso, el MINI Countryman Híbrido Enchufable no necesitamos hacer grandes esfuerzos gracias a sus 224 CV y a la tracción a las cuatro ruedas. Sin embargo, los adelantamientos deberían ser siempre ‘a fondo’ sin importar el coche. Es una maniobra muy peligrosa que se debe hacer con cautela y todo lo rápido que el coche permita.

Es en la ciudad donde realmente se ahorra con un híbrido

Mini Cooper S E Countryman All4 63

Después de cargar nuestra batería en el descenso del puerto, llegamos al centro con toda la carga posible para comprobar hasta dónde podíamos aprovecharlo. Fue todo un acierto, porque pudimos dar muchas vueltas por las calles de la capital con el motor eléctrico y por si fuera poco, aparcamos en ‘zona verde’ sin tener que abonar ninguna cantidad por ello. El MINI Countryman Híbrido Enchufable tiene etiqueta ‘CERO’ y no paga en zonas de estacionamiento regulado. Tampoco tiene límite de tiempo, por si fuera poco beneficio el hecho de aparcar gratis en las congestionadas calles de Madrid centro.

Mini Cooper S E Countryman All4 61

Pero aunque tenemos muchas opciones de funcionamiento y muchas ventajas para lograr buenos consumos, el que mayor responsabilidad tiene es quien conduce. Según como se accione el acelerador, se pueden lograr buenos consumos o consumos que te pueden dejar con la boca abierta. Por ejemplo, con el modo más eficiente de todos activado y la carga de la batería al máximo (para poder usar la función MAX eDrive), es sumamente fácil ver cómo el ordenador marca consumos de entre dos y tres litros circulando por poblado. Hay que tener en cuenta que se hace necesario adaptarse a su conducción, como usar el acelerador con suavidad y anticiparse a lo que pueda ocurrir.

Mini Cooper S E Countryman All4 64

De hecho, es realmente fácil circular por el centro de la ciudad gastando muy poco combustible si combinamos los modos de conducción disponibles con una serie de acciones por nuestra parte. Como hemos dicho, accionar con suavidad el acelerador es parte importante de la ecuación, pero además, los frenos también ofrecen un punto vital para lograr un buen consumo. Si frenamos con delicadeza, es el motor eléctrico el que detiene el coche y de paso, recarga la batería. Si conducimos anticipando las cosas que puedan pasar, es muy sencillo aprovechar esta característica para tener siempre carga en la batería y poder desplazarnos sin consumir gasolina.

Bonus track: Escapada por unos tramos de tierra

Mini Cooper S E Countryman All4 43

No podíamos devolver el MINI Countryman Híbrido Enchufable sin haber pisado algún camino de tierra, más teniendo tantos cerca de casa. Evidentemente, lo ideal para disfrutar en estas situaciones es circular por un piso que no esté excesivamente roto, ya que la altura libre al suelo del vehículo es reducida. Si tienes esto en consideración, tendrás un largo camino por delante porque, como ocurre en ciudad, puedes aprovechar la carga de la batería para no gastar ni una sola gota de combustible.

Hay que tener algo de cuidado ya que, por experiencia, la gente que comparta camino con nosotros a pie, se puede llevar un buen susto al no escucharte llegar. De todas formas, se puede regular la velocidad fácilmente y es posible circular al mismo ritmo que una persona andando con el motor eléctrico, pudiendo salir disparado con solo hundir el pedal a fondo.

Por lo demás, no es necesario actuar de forma muy diferente a cuando circulamos por carretera. Simplemente hay que tener en cuenta que en los tramos de arena no tiene la misma adherencia que en la carretera, que el motor eléctrico responde muy rápido y puede hacer derrapar el coche si pisamos demasiado el acelerador, y que la velocidad elevada es desaconsejable. Salir fuera del asfalto con un SUV requiere circular despacio, no frenar ni acelerar bruscamente y además, estar pendiente del resto de usuarios que no nos oirán llegar porque el motor eléctrico es silencioso.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio