Compartir
Publicidad
Publicidad

Gran Premio de Alemania 1972: la última victoria de Jacky Ickx

Gran Premio de Alemania 1972: la última victoria de Jacky Ickx
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Nordschleife ha sido siempre uncircuito para pilotos "de verdad", aquellos con tanto valor como habilidad y un poco de falta de sentido común. Hubo pilotos que se doctoraron aquí, y ganar en el Nordschleife era tan importante como ganar en Montecarlo. Repetir ya era algo especial. Jacky Ickx consiguió una cuarta parte de sus victorias (dos sobre ocho) en el trazado alemán, y en 1972 obtuvo la que acabaría siendo su última victoria en Fórmula 1.

La categoría reina del automovilismo llegaba a Alemania en pleno verano (como es habitual a lo largo de la historia de la Fórmula 1) para la que sería la octava carrera del campeonato de 1972. Se cumplía el segundo tercio y Ferrari estaba fuera de contención por el título, con Emerson Fittipaldi por delante y Jackie Stewart en persecución. Pero en Nürburgring puedepasar cualquier cosa, y de hecho así acabaría siendo, pero no hay que adelantarse a los acontecimientos.

La parrilla de salida tenía a los tres mejores pilotos del momento (con el permiso de un veterano Denny Hulme) en la primera fila. Jacky Ickx obtuvo una valiosa pole position, mientras que Stewart era segundo y Fittipaldi tercero. La lucha por el mundial en un circuito así sería muy emocionante, aunque con la ventaja que tenía el as de Lotus no le hacía falta arriesgar más de la cuenta, como quizás sí le hacía falta al escocés de Tyrrell.

Salida Nürburgring 1972

Desde el mismísimo momento de la salida, el famoso piloto belga, un clásico de Ferrari, impuso su ley, marcando un ritmo claramente superior al de los rivales. Sin arriesgar en exceso pero sin bajar el ritmo, Ickx iba escapándose poco a poco de sus perseguidores. Nadie podía con Ickx, que siempre pilotó de maravilla en Nürburgring, y ni siquiera un Ferrari 312 B2 totalmente desfasado (a pesar de ser una evolución clara del 312B de 1970 y 1971) podía pararle.

Aunque hay que ser justos, y el Ferrari parecía adaptarse de maravilla al trazado alemán, ya que en segunda posición rodaba Clay Regazzoni, batallando con un encendido Emerson Fittipaldi, sabedor de la importancia de seguir expandiendo su liderato sobre Stewart. El piloto de Lotus podría haberse conformado con un tercer puesto, justo por delante de Stewart, que era cuarto (aunque se encontraba a bastante distancia de los que luchaban por la segunda posición), pero un problema técnico le apartó de la carrera.

Cerca de los boxes, en la décima vuelta, el coche de Fittipaldi se paró con un problema en la caja de cambios, que llegó incluso a incendiarse. Esto supuso su abandono, y Stewart fue promovido a la tercera plaza. Malas noticias para el piloto de Colin Chapman, que luchaba por obtener su primer entorchado mundial. Stewart, por su parte, poco a poco empezó a recuperar sobre Regazzoni, hasta el punto que empezaron la última vuelta en clara lucha.

Jackie Stewart Tyrrell Ford Nürburgring 1972

La Fórmula 1 tiene estos momentos polémicos, en ocasiones, y esta carrera no iba a ser distinta. El Ferrari de Regazzoni y el Tyrrell de Stewart contactaron en Hatzenbach, una zona de media velocidad que precede a las curvas de bajada (y luego subida) hasta el mítico Flugplatz. El golpe terminó con Stewart contra las barreras, mientras que Regazzoni pudo continuar y llegar en segunda posición, completando un doblete realmente importante para Ferrari.

A cuatro carreras para el final, estaba claro que la diferencia de 14 puntos con respecto a Lotus en el campeonato de constructores y de 18 puntos con respecto a Fittipaldi (sobre Ickx) en el de pilotos, no era fácil de salvar. Pero la esperanza es lo último que se pierde y en Ferrari lo sabían bien. Tras ellos, otro coche de color rojo; el March de Ronnie Peterson, completó el podio. Con una máquina que funcionaba bien, el sueco seguía demostrando el talento que le llevaría a ser tan popular como lo fue.

En cuanto a Ickx, que obtuvo aquí su última victoria, celebraba también su primer "Grand Chelem", una estadística relativamente vacía y a la que pocos le dan importancia pero que demuestra también la dominación del belga. Pole position, victoria y vuelta rápida, así como liderazgo de la carrera durante todas y cada una de las vueltas disputadas. Desde luego, una buena forma de despedirse como ganador de la Fórmula 1, de eso no hay ninguna duda.

Ronnie Peterson March Ford 1972 Nürburgring
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos