Compartir
Publicidad

Y es por esto que los coches autonómos son la solución a los atascos

Y es por esto que los coches autonómos son la solución a los atascos
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si sabes cómo funciona el flujo de tráfico en un carretera y cómo se crean los atascos, entonces ya sabes que se necesita una sola persona para colapsar una ciudad. Basta con que alguien, allá delante en la carretera frene, para que todos tengamos que frenar, se crea una onda. Incluso cuando el automovilista que frenó se haya marchado, detrás seguiremos frenando. Vamos, que los atascos son inevitables.

En el siguiente vídeo, de CGP Grey, se explica muy bien y de manera gráfica que muchos atascos se podrían evitar si no fuese por nuestro lentísimo tiempo de reacción. ¿La solución? El coche autónomo y conectado. Así, por ejemplo, en un semáforo todos los coches de la misma fila saldrían al mismo tiempo y manteniendo una distancia de seguridad.

Por nuestro comportamiento creamos atascos

Varios estudios sugieren que las reacciones de los conductores ante el tráfico crean o enfatizan los atascos. Los coches autónomos conectados, es decir capaces de comunicarse entre coches (vehicle-to-vehicle o V2V) y con las infraestructuras (vehicle-to-infrastructure o V2I) abrirían nuevas posibilidades para una gestión del tráfico mucho más eficaz y eficiente.

Obviamente, todavía le queda camino por recorrer al coche autónomo. En cuanto al coche conectado, es una tecnología todavía en pañales con respecto a la del coche autónomo. En la actualidad, sólo Audi propondrá una tecnología V2I limitada a los semáforos, disponible en tan sólo dos modelos (Audi Q7 y Audi A4) y que funcionará solo en algunas ciudades estadounidenses.

El coche conectado es la clave

De momento, la tecnología V2I y V2V carece de un estándar que permita a todos los coches de diversos fabricantes comunicarse entre ellos y con las infraestructuras. Por eso, el sistema de Audi que te avisa cuánto tiempo le queda al semáforo para pasar de rojo a verde no estará disponible en todas las ciudades. Sin un estándar, es imposible que el mundo sin atascos se haga realidad. Por mucho que los coches autónomos lleguen al mercado, y lo harán en 2020.

Dicho esto, que no vaya a ser una realidad, no impide que gracias este vídeo recordemos lo que nos enseñaron al conducir: mirar lejos y anticipar. Si en tu carril y a lo lejos, como cuatro o cinco coches delante, ves que un coche va más lento y va a salir de la autopista y frena, ya puedes ir aminorando la marcha sin necesidad de esperar a que el coche que te preceda frene porque todos los que tiene delante han frenado. Es decir, debemos dejar de mirar el coche que tenemos delante y mirar a lo lejos. Mientras esa tecnología se hace realidad, tendremos que tener paciencia en los atascos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos