Síguenos

Chevrolet Kalos

Ejemplo típico de anodina radio-CD que no lee MP3 ni los USB

Cuando no nos gusta la radio-CD que tiene nuestro coche, tenemos un remedio “fácil”, y es comprar una radio-CD nueva. No siempre es eso una opción, bien por el coste, porque hace más atractiva la rotura de un cristal para los amigos de lo ajeno o porque es un suplicio desmontar el salpicadero y “destrozarlo”.

Por lo tanto, vamos a dejar esa opción aparcada. Tenemos el equipo de serie y queremos mantenerlo. Tenemos tres vías para lograrlo: dos con conexión analógica y una por conexión digital (en la mayoría de equipos). Dependiendo del nivel de sibaritismo, será más caro o menos, pero suele estar por debajo de una radio nueva.

El equipo de música original reproduce la radio siempre, si es muy vieja cintas, pero lo normal es que pueda con CD-Audio. Hasta bien entrada la década pasada, la mayoría de los equipos de serie no reproducían MP3, o directamente no se tragaban los CD-RW de sonido, y solo podíamos tirar de discos de un uso (CD-R) u originales. ¿Y qué hay del USB o el iPod? Sigue leyendo.

Cinta de casete para coche

Conexión analógica por jack 3,5 mm o cinta adaptadora

En los equipos de cinta lo más fácil es utilizar una cinta falsa, de la que sale un cable para conectar en cualquier reproductor que tenga clavija de auriculares estándar (jack 3,5 mm), ¡vale hasta el primer Walkman! Todo irá bien si los cabezales magnéticos están en buen estado, pero la calidad de sonido no es buena, pero es muy barato.

Tiempo después salieron radio-CD que tenían una entrada de ese mismo tipo, y se podían conectar con un cable macho/macho. Eso elimina la barrera tecnológica entre cualquier cacharro que tengamos, incluso el último iAlgo. Es totalmente analógico, y suerte tienes si no se pierde la audición de un canal o ambos por una clavija estropeada.

Sale más a cuenta grabar cintas fuera e irlas escuchando, pero con todo lo que eso implica: reproducción secuencial, siempre el mismo orden, y tener que llevar varias cintas en el coche. Normalmente estas soluciones suelen acabar con nuestra paciencia más pronto que tarde. También hay cintas falsas que leen tarjetas SD directamente y no usan cable, dan mejor resultado pero son más caras.

Transmisor FM para coche

Reproductor USB/MP3/WMA con transmisor de FM

Otro dispositivo que ha ganado popularidad es uno que lee música en formato digital, desde un “pincho” USB, tarjetas de memoria e incluso un conector auxiliar. Este sistema funciona con cualquier radio por vieja que sea, siempre y cuando soporte FM. Si solo se escucha AM… ya es hora de actualizarse.

En el reproductor hay que escoger una frecuencia en FM y sintonizar nuestra radio a la misma frecuencia, por ejemplo, 96.0. Es una transmisión analógica, y de menor calidad que CD Audio, pero suele hacer el apaño. Son relativamente económicos y solo tienen un gran inconveniente: hay que escoger una frecuencia que no se use en nuestra zona.

Por ejemplo, si en Cáceres nadie emite en 108.0, cuando cambiemos de provincia igual nos ponemos a oír sevillanas, y habría que cambiar las frecuencias. La efectividad es máxima en carretera abierta, dentro de ciudad van peor. Si encima tiramos de otra fuente analógica, pues el resultado es probablemente tan malo como la cinta falsa. Es universal al máximo.

Falso cargador de CD que lee MP3 de USB y SD/SDHC/MMC

Sustitutos del cargador de CD

A partir de los años 90, buena parte de las radios de los coches de gama media y alta empezaron a tener soporte para cargadores de CD. Las primeras unidades eran relativamente grandes y al pisar un guisante oíamos el inevitable “picotazo”. Hablamos de aparatos esclavos, se controlan a través de la radio de serie o una de terceros.

A finales de los 90 se empiezan a estandarizar un poco más las cosas, pero cada fabricante utilizaba un sistema de control diferente. Al final, hablamos de señales eléctricas y eso se soluciona con adaptadores especiales para la marca del coche. Lo que viene a continuación te interesa especialmente si tu radio-CD es compatible con un cargador.

Se trata de un dispositivo que lee unidades USB, tarjetas de memoria, entrada auxiliar 3,5 mm e incluso Bluetooth Audio en función del modelo. Se conectan al equipo original a través de un conector especial, de forma que mantenemos todas las posibilidades de control originales, como los mandos en el volante.

Falso cargador de CD que lee MP3 de USB y SD/SDHC/MMC

He estado buscando últimamente una solución a mi problema. Mi Prius no tiene toma USB, y se puede poner como accesorio, cuesta más de 225 euros entre las piezas y la mano de obra. Si tienes descuento de fidelidad, puede bajar de 200, pero me sigue pareciendo muy caro, así que me he buscado la vida.

La solución de Toyota consiste en una boca para colocar un conector USB (integrado perfectamente, eso sí) con una centralita que lee los archivos MP3/WMA, los convierte en una señal de audio y los transfiere al equipo original como si fuese un cargador de CD. ¿Ventaja? La calidad de sonido es la mejor posible, sin pérdidas apreciables.

En el mercado de terceros he encontrado varios aparatos que hacen exactamente lo mismo. Reconocen 1-6 carpetas (a veces llegan a 99), dentro de cada una, 99 canciones máximo, máximo 594 canciones. Ya es más de lo que cabe en un CD-MP3 con una calidad de 128 kbps (aceptable para la mayoría). Es decir, un sistema tan malo como el del fabricante, pero mucho más barato.

Falso cargador de CD que lee MP3 de USB y SD/SDHC/MMC

¿Cómo funciona? ¿Cómo se instala? ¿Cuánto cuesta?

Tranquilos, tranquilos, vamos por partes. Estos aparatitos tienen un módulo principal, conectado por un cable a la radio de serie, al conector del cargador de CD. Tenemos que tener mucho cuidado al elegir marca y modelo del coche, sobre todo el año, que hay excepciones. A veces son compatibles con un cargador de CD de verdad, otras no. Si la radio soporta CD-TEXT, veremos en pantalla título y artista al menos.

Los que tienen una toma USB, por lo general, leen entre 8 y 16 GB máximo, en formato MP3 o WMA (sin protección DRM), a veces hasta AAC. En esos tamaños ya podemos tener una colección muy decente de música, y con el límite de pistas, no tiene sentido que lean mucha más información. A 5 MB por canción, casi 600 temas son 3 GB. Ni a 320 kbps vamos a llenarlo, es decir, la calidad máxima.

Con las tarjetas SD/SDHC/MMC, lo mismo. Últimamente están a precios que parecen que las regalan. Podemos llevar toda nuestra colección de música en el espacio de un mechero. Hay modelos que tienen integración especial con iPod, iPhone, etc. Recordad que tienen un conector especial para poder usar todas las funciones. Si permiten esto, cuestan más.

Falso cargador de CD que lee MP3 de USB y SD/SDHC/MMC

También encontraremos estos falsos cargadores de CD con función Bluetooth, que requieren un dongle, es decir, un pincho USB con la electrónica del Bluetooth. Se pueden usar como manos libres (si el coche carece de ello), aunque para eso necesitan una entrada auxiliar de micrófono, el sonido de la conversación sale por los altavoces.

Si permiten eso, también permiten Bluetooth Audio o A2DP para los amigos. Es una transmisión digital del teléfono al aparato del coche, sin pérdidas de calidad, y que sigue permitiendo el salto de canciones, detención, etc… El aparato hace de mediador y traduce las órdenes del sistema original al BT Audio.

Con determinados teléfonos móviles nos querremos pegar un tiro, como los Symbian. Lógicamente esta posibilidad de usar Bluetooth va a encarecer el precio notablemente (menos de 50 euros) pero sale más económico que un manos libres al uso tipo Parrot. Por último, admiten conexión por jack 3,5 mm, útil si la radio no tiene esa posibilidad.

iPod y toma USB en el coche con radio de serie

La gran pega de todo esto, es que hay que retirar diversos plásticos de la consola central hasta llegar a la parte trasera de la radio, no es algo apto para manazas. Luego basta con pinchar el conector especial y llevar el cable de forma discreta a por ejemplo la guantera. Allí podemos alojar el aparato, es parecido a una caja de tabaco en dimensiones, o más pequeño.

Los precios andan desde los 50 euros hasta 150, dependiendo de las prestaciones que tenga, y del fabricante. Cito algunos que he ido encontrando: DMC, Grom, Yatour, Dension, Xcarlink… Al menos los fabricantes más importantes de coches tienen un aparato especializado en las radios originales de sus coches. ¡Importante comprobar compatibilidad!

Me parece que tiene el mejor balance posible entre coste y prestaciones, solo falta que nuestro coche sea compatible. Si no nos sentimos capaces de hacer esta chapucilla, en cualquier taller de Car&Audio o la casa oficial lo hará sin problemas. Por último, otra pega, algunos aparatos no permiten cambiar de unidad USB o tarjeta en marcha, no suelen avisar de eso en las especificaciones.

¿Alguna duda?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios