Sigue a

banda rodadura neumatico rueda

La Unión Europea ha propuesto una serie de medidas relacionadas con los automóviles, que todavía están en fase de estudio. La mayoría de ellas son bien recibidas, como la obligatoriedad del ESP para todos los coches y los sistemas de aviso de cambio involuntario de carril y control de frenada de emergencia para vehículos pesados.

En estos casos la solución parece buena para todos: mejora la seguridad y el aumento de la producción hará que los precios de estos sistemas bajen.

Sin embargo hay una propuesta polémica en lo que se refiere al ruido de los neumáticos: los fabricantes dicen que ajustar este parámetro perjudicaría la seguridad (o puede que el precio que paguemos finalmente).

¿Cuál es entonces la justificación? La asociación Transport & Environment (T&E) (financiada por la Unión Europea) afirma que 50.000 ataques al corazón y 200.000 problemas cardiovasculares cada año son debidos al ruido del tráfico. Es una cifra que cuesta muchísimo creer, y en todo caso el ruido de rodadura podría tener un porcentaje muy bajo de esta culpa.

Investigando un poco por la red nos encontramos el artículo Tyre noise exemption for SUVs as research shows traffic noise causing more deaths than car accidents en el que plantean el problema, quejándose especialmente de que los SUV quedarían exentos de esta normativa de ruido de neumáticos.

Además del daño humano, también ponen precio al coste del ruido en las ciudades de la Unión Europea, teniendo en cuenta los gastos sanitarios: 40.000 millones de euros al año.

Contrastando con otras fuentes nos encontramos con que, efectivamente, el ruido está relacionado con el riesgo de infarto y con los ingresos hospitalarios en un plano más general, pero hay que tener en cuenta que suelen ser varios factores los que influyen en este tipo de problemas de salud, cuyo nivel de sonoridad es muy inferior al de uno de combustión de petróleo.

Sin duda es algo en lo que no nos habíamos parado a pensar, un problema bastante complejo como para sacar conclusiones precipitadas. Veremos en qué acaba todo esto. En cualquier caso parece un nuevo punto a favor del transporte público y de los coches eléctricos o con energías alternativas.

Más información | Motor Authority, Transport and Enviroment, Consumer

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios