Compartir
Publicidad

El día que Rudolf Caracciola alcanzó 372 km/h con un Mercedes-Benz V12 de 616 CV

El día que Rudolf Caracciola alcanzó 372 km/h con un Mercedes-Benz V12 de 616 CV
Guardar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El 26 de octubre de 1936, hace hoy 80 años, el piloto alemán Rudolf Caracciola se disponía a batir un récord de velocidad. El artefacto rodante que le debería permitir alcanzar su meta era un prototipo de competición basado en el chasis del primer coche de carreras Silver Arrow W 25, utilizando una carrocería muy aerodinámica que incluía un funcional carenado para las ruedas.

Aquel día logró una marca de 372,102 km/h. Dos semanas más tarde, el 11 de noviembre, mantendría los 333,489 km/h en una prueba de 10 millas con salida lanzada. Corría 1936 y Daimler-Benz celebraba su 50º aniversario. Era, además, el año de los Juegos Olímpicos de Berlín. Todo se unía para que el fabricante alemán se motivara a fin de escribir una página de la Historia del Automovilismo.

Superando las restricciones que imponía en 1936 el Campeonato Europeo de Automovilismo

Mercedes Benz W25 1936 Mercedes-Benz Silver Arrow W25 de 1936

La carrera se presentó como una prueba de neumáticos que discurriría por la autobahn de Frankfurt a Heidelberg, pero el objetivo de Daimler-Benz era más amplio. Viendo que las últimas carreras de velocidad habían sido ganadas por vehículos con carrocerías y carenados modificados, los ingenieros de la época eligieron para la ocasión un automóvil que se salía de lo convencional. La idea quedó firmada por un joven diseñador llamado Josef Müller un año antes, en enero de 1935.

Después de celebrar una reunión en el túnel de viento del fabricante de aeronaves Zeppelin de Friedrichshafen, Müller dejó por escrito su visión de futuro: para ganar las carreras de alta velocidad, las ruedas deberían integrarse en la carrocería, a diferencia de lo que venía haciendo Daimler-Benz con sus coches de competición. Dicho y hecho.

Mercedes Benz 1936 Record Velocidad 100

No fue la única innovación que incorporó aquel coche de carreras. Su motor sobrealimentado de 12 cilindros y 5,58 litros era una bestia que desarrollaba 616 CV. Nada que ver con el motor de 8 cilindros en línea, 4,74 litros y 494 CV que había montado el Silver Arrow en la temporada de 1936, teniendo en cuenta la restricción de 750 kg de masa para el Campeonato Europeo de Automovilismo, vigente entre 1934 y 1937. Ya en el año 1938, cuando las restricciones de masa del Campeonato se elevaron hasta los 850 kg, la potencia de los Mercedes-Benz aumentó hasta unos impresionantes 765 CV.

Unas marcas de infarto logradas en 1936

Mercedes Benz 1936 Record Velocidad 115
Las mediciones de estas carreras se realizaban con salida lanzada, es decir, con los participantes en movimiento al pasar por la línea de salida.

Aquel 26 de octubre de 1936, Rudolf Caracciola registró varias marcas. Sentó un nuevo récord dejando 364,38 km/h como velocidad media entre ambos sentidos de la marcha, que se mantuvieron durante un kilómetro con salida lanzada. Y esto, a pesar del viento frontal que soplaba en la zona, que frenó considerablemente el monoplaza en el primero de los trayectos.

En la siguiente tanda mantuvo una media de 366,9 km/h a lo largo de una milla, con salida lanzada, y fue a la vuelta cuando estableció el récord absoluto en 372,102 km/h. La siguiente vuelta la dejó en 340,554 km/h, y poco después la Organización interrumpió la prueba a causa del viento.

Mercedes Benz 1936 Record Velocidad 110

El 11 de noviembre de 1936, Caracciola se presentó a una nueva carrera con un automóvil al que se le habían hecho mejoras en la carrocería y la transmisión. Tras una primera tanda, el piloto descartó el techo cerrado de su monoplaza Mercedes-Benz y se enfrentó a aquellas elevadas velocidades al descubierto.

En la tercera carrera, la pista se amplió de 22 a 38 kilómetros para dar cabida a los intentos de récord de más de 10 kilómetros y 10 millas. Fue entonces cuando el coche de las ruedas carenadas pilotado por Rudolf Caracciola batió el récord de más de 5 millas con 336,838 km/h, el de más de 10 kilómetros con 331,899 km/h y el récord mundial de más de 10 millas con 333,489 km/h.

Y eso ocurrió hace nada más y nada menos que 80 años.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos