Compartir
Publicidad

General Motors se deja mil millones para recuperar la carrera de los coches autónomos

General Motors se deja mil millones para recuperar la carrera de los coches autónomos
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

General Motors anunció hace unas horsa que compró Cruise Automation. Se trata de una start-up de San Francisco fundada en 2013 y cuya especialidad es la tecnología de conducción autónoma de segundo equipamiento.

En la carrera por ser los primeros y los mejores en lanzar al mercado un coche de conducción autónoma, General Motors adquiere así una compañía especializada en el sector y que ya vende un kit de conducción autónoma para algunos modelos de Audi.

Kit de coche autónomo

Cruise Automation fue fundada en 2013 y se dio a conocer por haber desarrollado un sistema de conducción autónoma para los Audi A4 y Audi S4. Aunque sólo es posible usarlo en determinadas autopistas californianas, el sistema de esta start-up llamó la atención de General Motors por ser bastante más avanzado que el Autopilot de Tesla (el cual es todavía algo perfectible y requiere una cierta vigilancia por parte del conductor).

Para Cruise Automation el problema es que el kit cuesta unos 10.000 dólares, sólo sirve para dos modelos de Audi, y obliga al dueño del coche a equipar el techo de su coche con una barra con todos los sensores. Realmente, su mercado era muy educido. En 2014, decidieron ampliar su mercado ya que las implicaciones de un coche de conducción autónoma van más allá del uso que pueda darle un particular a su coche. Y es ahí donde entra en escena el gigante GM.

General Motors necesita recuperar su retraso

General Motors compró Cruise Automation por más de 1.000 millones de dólares, aunque una parte de ese importe sea en acciones. General Motors prosigue así su inversión en compañías tecnológicas. Recientemente invirtió 500 millones de dólares en Lyft (rival de Über) y lanzó al mercado estadounidense su propio servicio de car-sharing, Maven.

Además de ayudar a Cadillac a que tenga listo de una vez su sistema rival del Autopilot de Tesla, el Supercruise (el cual ha sido pospuesto hasta 2017), muchos ya ven la inversión en Lyft y la compra de Cruise Automation como un paso más hacia la creación de un servicio de taxis de conducción autónoma, puestos en marcha, fabricados y mantenidos por General Motors. Y así, sin hacer tanto ruido como Ford o Volkswagen, General Motors también se prepara para dejar de vender únicamente coches y vender movilidad.

En Xataka | ¿Cómo funcionan los sistemas inteligentes del Model S? Tesla nos lo enseña en vídeo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos