Compartir
Publicidad

Dolorpasion™: Cuando compras un Focus RS para jugar con el modo drift y resulta que no es fácil

Dolorpasion™: Cuando compras un Focus RS para jugar con el modo drift y resulta que no es fácil
Guardar
19 Comentarios
Publicidad

¡Ay esas versiones deportivas de los compactos generalistas cómo nos gustan! Y no es de ahora, hace más de 30 años que los fabricantes nos deleitan con este tipo de coches que se desmarcan de sus versiones más comunes, esas que encuentras a montones en los atascos mañaneros y en los de regreso del trabajo.

Pero de un tiempo a esta tarde son más exageradas, la escalada en potencia y prestaciones ha sido impresionante y, lo que eran versiones con ciento y pocos caballos ahora están en 350 CV. Como en el caso del Ford Focus RS, que ahora mismo es uno de los modelos más radicales del mercado y que, quizá para acentuar este carácter, incorpora un modo drift para dejar tu firma de goma quemada sobre el asfalto.

Un modo drift que te pone las cosas más fáciles, pero no del todo. Javier Álvarez tuvo la ocasión de probarlo y no es sólo dar gas y ya, tiene su truco. Un truco que parece que no conocía o no tenía dominado el propietario de este RS que se tiró en la horquilla como si no hubiese un mañana y no le salió tan bonito como él había pensado.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos