Síguenos

Seat Ibiza Cupra TDI

Lejos quedan los viejos motores diesel caracterizados por su sonido tractoril, la suavidad de una lija P40 y las humaredas negras. A lo largo de la década pasada los motores diesel se fueron refinando y aunque no han llegado, ni probablemente llegarán, a ser tan poco ruidosos, explosivos y agradables como los motores de gasolina, sus características y la mejora experimentada abrieron nuevos mercados para los petroleros.

Uno de esos mercados ha sido el de los superminis, mini-hot hatches o utilitarios deportivos, vamos, los JASP que nos ocupan durante estas semanas. No son muchos, también es cierto, pero hay unos cuantos utilitarios picantes con motorizaciones diesel, aunque siempre como una opción alternativa a los motores gasolina.

Seat Ibiza Cupra TDI

El pionero de los JASP diesel

El referente de estos JASP diesel salió en 2005, año en el que Seat decidió sacar una alternativa diesel para el Seat Ibiza Cupra. Para que estuviera cercano a las prestaciones de su hermano gasolina llevaba el motor 1.9 TDI de 160 CV. Como referencia, en esa generación el Seat Ibiza Cupra con motor de gasolina llevaba un 1.8 T 20VT de 180 CV.

Se quedaba atrás en potencia, pero el par era algo superior en el Seat Ibiza Cupra TDI. Supuso la primera alternativa seria a la gasolina en el segmento de los superminis y hasta el momento es el utilitario diesel más potente que se ha vendido en España.

Motor 1.9 Multijet 140 CV

Pros y contras de utilizar un motor diesel en un utilitario deportivo

Ya hemos hablado del Ibiza Cupra TDI, que surgió en plena fiebre del diesel en España. Pero un motor diesel tiene ventajas e inconvenientes en los utilitarios deportivos, por lo que vamos a ver esos aspectos y ver si merece la pena dar de lado a la gasolina, aunque anticipo que el diesel no tiene mucho que hacer.

El principal beneficio de un motor diesel en un utilitario de corte deportivo es el mismo que el de cualquier coche diesel, la economía de combustible. Si volvemos al Ibiza Cupra, el 1.9 TDI homologaba 5,4 l/100 km en ciclo combinado, mientras que el Seat Ibiza Cupra con el motor 1.8 T 20VT homologaba 7,9 l/100 km. El ahorro en combustible es claro.

No hay más beneficios claramente percibibles, a no ser que consideremos “el ataque del calamar diesel” como maniobra defensiva beneficiosa. Entre las desventajas de estos motores, cabe destacar el peso, ya que los diesel son más pesados que los motores de gasolina equivalentes. Otro de los inconvenientes es el precio, ya que normalmente una mecánica de gasóleo suele ser más compleja, lo que también explica en parte la cuestión del peso.

Motor diesel Mini

En cuanto a prestaciones, el eterno debate gasolina vs. diesel no se va a poder resolver aquí. Los motores diesel han mejorado mucho, pero las prestaciones, par aparte, se han quedado lejos de las de los gasolina, que antaño eran atmosféricos, pero ahora se ha optado por equiparlos con turbos, por lo que su progresividad y la velocidad de reacción sigue aún lejos de los petroleros.

Otro de los apartados en los que el diesel pierde frente a la gasolina es en el sonido. Aunque en este apartado la evolución ha sido enorme, el diesel sigue sonando distinto de lo que podríamos llamar deportivo. Además los hermanos gasolina están integrando sistemas que hacen que el sonido del motor se convierta en parte de la experiencia de conducción de los JASP.

Con todo esto podemos concluir que el dilema está en enfrentar economía de combustible contra prestaciones y sensaciones. Y aquí es donde cada uno debe hacer su elección personal.

Motor 1.7 CDTi Ecotec

JASP con motores diesel

Exceptuando al pionero de estos utilitarios cañón con motor diesel, el Ibiza Cupra TDI del que ya hemos hablado, el resto tienen potencias considerablemente más reducidas que sus equivalentes de gasolina. Sin embargo existen o han existido varios modelos reseñables que representan o representaron una alternativa diesel a las puntas de lanza más potentes con motor Otto.

Empezamos con un coetáneo del Ibiza Cupra, un modelo que tuvo una edición diesel calentita pero que actualmente no la tiene. Se trata del Volkswagen Polo GT TDI de 130 CV, cuya alternativa en gasolina era el Volkswagen Polo GTI con un motor de gasolina 1.8 Turbo de 150 CV. Las cifras del primero eran más que decentes, aceleraba de 0 a 100 km/h en 9,3 segundos, mientras que homologaba un consumo de 5 l/100 km.

El Polo GTI con el motor de 150 CV andaba un paso por delante, pero no muy lejos, hacía el 0-100 km/h en 8,2 segundos, 1,1 segundos mejor que el diesel. Eso sí, el consumo también iba un paso por encima, homologando 7,8 l/100 km. El Volkswagen Polo GT TDI era 1.000 euros más barato que el GTI, por lo que la elección era bastante fácil. El que buscase economía de combustible se iría al GT TDI, y el que buscase un pepinillo para los fines de semana se iría al GTI.

Volkswagen Polo GT TDI

Volviendo al día de hoy, la oferta de JASP diesel no es muy amplia. Son básicamente cuatro modelos, el Mini Cooper SD, el Seat Ibiza FR TDI de 143 CV, el Audi A1 TDI de 143 CV y finalmente, cogido con pinzas, el Opel Corsa CDTi de 130 CV. Los tres primeros comparten potencia, 143 CV, frente a modelos de gasolina más potentes. Los motores diesel de menos de 130 CV los hemos eliminado como alternativas, ya que los modelos tope de gama con motor de gasolina de los utilitarios actuales están muy, pero que muy lejos de las cifras de potencia de los diesel. Se ha tendido a unas motorizaciones diesel como alternativas económicas a los GTI gasolina.

El Seat Ibiza FR TDI lleva unos cuantos años siendo un referente de los utilitarios deportivos diesel, por debajo del Cupra, claro. Nació en la generación anterior (Ibiza 6L) a la actual con un motor 1.9 TDI de 130 CV que le dotaba de unas prestaciones respetables, alcanzando los 100 km/h en 9,3 segundos y consumiendo 5,4 l/100 km. La alternativa de la época era el Seat Ibiza FR 1.8T 20VT de 150 CV, que hacía el 0-100 km/h en 8,4 segundos y consumía 7,8 l/100 km.

En su generación actual el Seat Ibiza FR TDI más potente lleva un motor 2.0 TDI que entrega 143 CV. Este motor le permite alcanzar los 100 km/h en 8,2 segundos, consumiendo tan solo 4,6 l/100 km. La alternativa más cercana en gasolina, el Seat Ibiza FR TSI equipa un motor 1.4 TSI de 150 CV que le hace poder alcanzar los 100 km/h en 7,6 segundos consumiendo 5,9 l/100 km. Otro tema es el Ibiza Cupra, otro acabado con el que el Ibiza FR TDI directamente no puede competir, ni de lejos.

Mini Cooper SD

Entre los JASP diesel a la venta actualmente destaca el Mini Cooper SD. Es una alternativa al Mini Cooper S de gasolina que equipa un motor de 184 CV. No es fácil plantear competencia a un motor tan divertido como ese, pero Mini montó el motor 2.0 diesel que montan algunos modelos de BMW y que entrega 143 CV.

Algo lejos de la potencia y también de prestaciones del Cooper S, ya que este tarda 7 segundos en llegar a los 100 km/h frente a los 8,1 segundos del diesel. El consumo es de 4,3 l/100 km en el caso del Cooper SD mientras que el Cooper S consume 5,8 l/100 km. Cuestan exactamente lo mismo, por lo que habiendo conducido ambos motores, creo que el Mini Cooper S sería mi elección, aunque hay que decir que el SD también es muy divertido. No hay alternativa diesel al JASP por excelencia de Mini, el John Cooper Works, ni es probable que la haya.

El penúltimo JASP diesel que se comercializa en la actualidad es el Audi A1 TDI de 143 CV. Es el mismo motor que el Seat Ibiza FR del que ya hemos hablado, solo que la alternativa gasolina en el Audi es bastante más picantona, el Audi A1 1.4 TSI de 185 CV. Eso sin irnos al exclusivísimo Audi A1 Quattro, que ya es directamente una locura. Comparando las capacidades de ambos, la gasolina vuelve a ganar una vez más, ya que el diesel hace el 0 a 100 km/h en 8,2 segundos, mientras el TFSI lo hace en 6,9 segundos.

Audi A1 TDI

Para acabar esta parte dedicada a los JASP diesel vamos con el último modelo a la venta que podríamos considerar como utilitario caliente, aunque se queda un poco corto de potencia. Se trata del Opel Corsa 1.7 CDTi de 130 CV que supone el Corsa más potente si exceptuamos, claro está, el OPC. El CDTi hace el 0 a 100 km/h en 9,5 segundos, por 10,3 segundos del 1.4 Turbo de 120 CV.

El consumo se queda en 4,5 l/100 km para el CDTi mientras que el 1.4 Turbo de gasolina homologa 5,5 l/100 km. Casi se podría decir que la elección está clara. Es el único caso donde la alternativa diesel tiene mejores prestaciones que la gasolina, por lo que si no tenemos en cuenta que el diesel cuesta 1.500 euros más que el gasolina, en este caso yo me iría al diesel.

Hasta aquí esta parte de nuestro especial dedicado a los utilitarios diesel de corte deportivo, ya hemos visto que aunque el diesel haya intentado reclamar su puesto, salvo honrosas excepciones, la gasolina tiene la hegemonía de la motorización de estos pequeñines.

En Motorpasión | Especial JASP

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

41 comentarios