Síguenos

Aston Martin Vanquish

El secreto a voces ya es oficial, el Aston Martin Vanquish ha llegado a suceder al viejo Aston Martin DBS y lo hace con una estética algo diferente a lo acostumbrado por Aston Martin. Agresivo y muy deportivo, el nuevo Aston Martin Vanquish buscará hacerse hueco en el selecto a la par que reñido segmento de los superdeportivos de más de 500 caballos.

La estética es realmente abrumadora, el paragolpes lleva un splitter inferior en fibra de carbono vista, material que se usa también en las taloneras y en la zona del difusor trasero. La zona trasera recuerda a uno de sus parientes más cercanos, el Aston Martin One-77 con los faros curvos de LED y la predominancia de curvas estilizadas.

En su corazón late un motor de 6 litros con doce cilindros en V. Sí, es un viejo conocido en la marca británica pero ahora entrega más potencia que nunca, 573 CV para ser exactos. Con esos caballos y la relación peso-potencia en niveles muy interesantes, el Aston Martin Vanquish intentará mojar la oreja a las vacas sagradas de la competencia.

Aston Martin Vanquish

Volviendo a la carrocería se pueden observar en la parte delantera que unos faros de xenón con formas muy angulosas flanquean la típica parrilla de Aston Martin. La carrocería es muy ancha. Hay rejillas hechas de titanio en el capó y las aletas delanteras, que le dan un aspecto de superdeportivo de alto rendimiento que se puede confirmar echando un vistazo a través de las llantas a los enormes frenos carbonocerámicos que monta el Aston Martin Vanquish.

Los detalles en fibra de carbono vista no son los únicos, todos los paneles del coche están hechos de este material, lo que permite rebajar el peso del conjunto casi 30 kg (respecto al DBS) hasta los 1.739 kg con una distribución de pesos 50:50. El nuevo Aston Martin Vanquish mide lo mismo en longitud que el DBS (4.720 mm) y conserva la batalla (2.740 mm), sin embargo es más ancho (2.067 mm) y ligeramente más alto (1.294 mm).

El chasis del Aston Martin Vanquish está fabricado en aluminio unido por adhesivos derivados de la industria aerospacial y utilizando la arquitectura VH de Aston Martin que permite conseguir elevados índices de rigidez y resistencia. Según Aston Martin la rigidez torsional ha aumentado un 25% respecto al DBS. El túnel aerodinámico trasero (lo que parece un alerón pero que no lo es) en carbono se tarda dos días en fabricar y genera carga aerodinámica para aumentar la estabilidad del coche a altas velocidades.

Aston Martin Vanquish

Aunque en un principio es un coche biplaza opcionalmente se puede pedir con una disposición de asientos 2+2, pero el espacio seguramente será bastante ajustado. El maletero curiosamente es una de las partes del coche que más ha crecido respecto al DBS, concretamente tiene 368 litros de capacidad, un espacio más que decente para casi cualquier uso.

Interior del Aston Martin Vanquish

En el interior destacan la consola puente bastante elevada y los detalles en piel (se puede elegir entre varios tipos) que pueblan todo el habitáculo. La alcántara recubre el techo del coche. El interior de cada Vanquish tarda 70 horas en fabricarse de forma completamente artesanal.

Son remarcables en el interior los mandos del cambio simplificados en forma de botones capacitivos, como también se ha simplificado la botonería de control del climatizador bizona y los asientos calefactables. El panel de instrumentos por su parte es una ligera evolución del ya visto en el One-77.

Interior Aston Marton Vanquish

En la parte inferior de la consola puente se encuentran los mandos de control del audio y los botones que desactivan las ayudas a la conducción. El sistema de audio es un Bang & Olufsen de 1.000 Watios que cuenta con 15 altavoces, con lo que satisfarán a los más exquisitos oídos. Tiene conexiones para USB, iPod/iPhone, Bluetooth y puede generar su propia zona Wifi. El sistema de navegación es un equipo Garmin con una pantalla LCD de 6,5 pulgadas.

Como no puede ser de otra forma, el Aston Martin Vanquish cuenta con un completísimo sistema de seguridad formado por airbags frontales, de cortina, laterales de pelvis y tórax, así como de cinturones de seguridad con pretensores dobles y limitadores de carga.

Existe una enorme lista de opciones con la que personalizar el Vanquish, desde llantas a nuestro gusto hasta dejar los diversos paneles de la carrocería en fibra de carbono vista. Probablemente el que se vaya a comprar un Vanquish se deje más dinero en personalizarlo que en el propio coche.

Aston Martin Vanquish

Motor y tren de rodaje del Aston Martin Vanquish

El motor es un viejo conocido de la casa Aston Martin, el 6.0 V12 que monta en modelos como el Vantage V12 o el V12 Zagato, pero revisado hasta dejar por detrás en potencia a toda la gama Aston Martin a excepción del One-77. Cambios en el bloque, las culatas, la bomba de combustible, los colectores, nueva distribución variable con cuatro árboles de levas, 48 válvulas y un ratio de compresión de 11:1 consiguen que el motor del Aston Martin Vanquish entregue 573 CV a 6.750 rpm, alcanzando el punto de máximo par en las 5.500 rpm, donde entrega 620 Nm.

La caja de cambios es una Touchtronic 2 automática de seis velocidades que cuenta con modo secuencial y levas de cambio en el volante. A través de la caja de cambios la potencia del motor viaja al eje trasero por medio de un árbol de transmisión hueco en fibra de carbono. Una vez en el eje trasero y tras pasar por el diferencial de deslizamiento limitado llega a las ruedas.

Con este conjunto de motor y caja de cambios el Aston Martin Vanquish consigue hacer el 0 a 100 km/h en 4,1 segundos, alcanzando una punta de velocidad de 295 km/h. Los neumáticos utilizados son 255/35 ZR20 en el eje delantero y 305/30 ZR20 en el eje trasero.

Aston Martin Vanquish

La suspensión del Vanquish lleva un subchasis o cuna delantera en aluminio hueco donde va montado el resto de componentes de la misma, que en este caso forman un esquema independiente de doble triángulo con muelles helicoidales, amortiguadores adaptativos y estabilizadora.

En el eje trasero la suspensión también es independiente y cuenta con las mismas características que la delantera. Ambas suspensiones van controladas por medio de un sistema de amortiguación adaptativa que se puede configurar en tres modos diferentes: normal, deportivo y circuito.

Para frenar el conjunto se ha recurrido a un impresionante sistema de frenos Brembo carbonocerámicos que en el eje delantero consiste en pinzas de seis pistones que aprietan unos enormes discos tamaño paellera de 398 mm y en el eje trasero cuenta con pinzas de cuatro pistones apretando en este caso discos de 360 mm. Como es normal, el Aston Martin Vanquish cuenta con ESP, Control de Tracción, distribución electrónica de frenada, ABS… ajustables en varios niveles para sacar el máximo jugo al coche en circuito y como no, el ahora imprescindible Launch Control.

Aston Martin Vanquish

El nuevo Aston Martin Vanquish se pondrá a la venta a un precio de salida de 235.000 euros, que seguramente aumenten exponencialmente a medida que optamos por montar opciones o personalizar nuestro Vanquish. Se lanzará comercialmente a finales de año, mientras tanto solo nos queda babear viendo esta joya de la automoción.

Ver galeria completa » Aston Martin Vanquish (11 fotos)

En Motorpasión | El nuevo Aston Martin Vanquish, de “paseo” por Nürburgring Nordschleife

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

46 comentarios