Compartir
Publicidad
Publicidad
Rolls-Royce Dawn: lujo y melena al viento, para cuatro
Superlujo

Rolls-Royce Dawn: lujo y melena al viento, para cuatro

Publicidad
Publicidad

La presentación de un nuevo modelo de Rolls-Royce no es un acontecimiento que ocurra todos los días, ni siquiera todos los años, pero hoy precisamente el fabricante británico lanza su nuevo descapotable de cuatro plazas, el llamado Rolls-Royce Dawn, que ya podéis ver en las imágenes y que se presentará oficialmente en el próximo Salón del Automóvil de Frankfurt.

Definido por la marca como el Rolls-Royce más sensual de todos los tiempos, el nuevo Dawn (amanecer, en inglés) es la máxima expresión del lujo a cielo descubierto y su diseño se inspira en cierta medida en el Rolls-Royce Silver Dawn de los años cincuenta. Ofrece un espacio amplio para cuatro adultos, mediante asientos individuales) y promete una comodidad de marcha inigualable.

La compañía británica asegura que un 2+2 no acomoda a cuatro personas, por lo que han querido ofrecer un producto que realmente sea capaz de facilitar la comodidad de los cuatro ocupantes, tanto los delanteros como los traseros. Además, la marca hace hincapié en el trabajo de insonorización y en lo silencioso del coche, en lo que tiene parte de culpa la capota de nuevo desarrollo, que se pliega y despliega automáticamente en 22 segundos y circulando hasta una velocidad de 55 km/h.

Rolls-Royce Dawn

El diseño exterior, claramente Rolls, está en la línea del resto de hermanos de la familia, pero Rolls-Royce afirma tajantemente que el Dawn no es un Wraith descapotable, como dicen las malas lenguas, y es que hasta el 80% de los paneles de carrocería son completamente nuevos. LLaman la atención especialmente el largo capó (el coche mide 5,28 metros), la parrilla frontal de la casa (que pierde superficie a favor de la entrada de aire inferior), las generosas llantas de 20 ó 21 pulgadas, la coachline del lateral pintada a mano o las dos salidas de escape de la zaga.

El habitáculo, al que se accede por puertas "suicida" o de apertura inversa, queda rodeado por una moldura de acero inoxidable, a juego con los tiradores de las puertas y con las llantas pulidas. Además, el fabricante inglés afirma que la elevada línea de cintura hace las veces de "cuello de chaqueta", dando protección a los ocupantes. La unidad de las fotografías luce un color de carrocería Midnight Sapphire y el interior es en cuero Mandarin.

A nivel interior el trabajo artesanal está a la orden del día, con mucha madera, molduras metálicas y un aspecto más que atractivo. El habitáculo queda también rodeado con zonas revestidas en madera, incluída una zona en forma de cascada, entre ambos asientos posteriores. Según la marca, los pasajeros de la parte trasera no simplemente "salen del Dawn", ya que la experiencia es más como bajarse de una lancha motora, poniéndose de pie y "desembarcando".

Rolls-Royce Dawn

Para el cliente que no busca silencio, se ofrece un equipo de música Bespoke Audio, desarrollado para el Dawn, de 16 altavoces. Además, el sistema cuenta con un micrófono que capta el ruido exterior y ajusta el volumen de la música, pero también es capaz de corregir la frecuencia de los altavoces y eliminar ruidos externos. Por otra parte, el sistema multimedia cuenta con una pantalla táctil de 10,25 pulgadas, con navegador y todas las demás funciones.

Silencioso y cómodo, pero también poderoso

El corazón de este nuevo Rolls-Royce Dawn, encargado de mover sus 2.560 kilogramos, no es otro que un enorme 6.6 litros V12 biturbo, con una potencia de 571 CV a 5.250 RPM y un par motor máximo de 780 Nm desde únicamente 1.500 vueltas. Con esto, el modelo se convierte en el descapotable de cuatro plazas más potente de la marca. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h.

El modelo, cuya capacidad de maletero oscila entre 244 y 295 litros (en función de la posición de la capota), no cuenta con una rueda de repuesto, ya que equipa neumáticos** Run Flat** que permiten, además de liberar espacio en el maletero, circular con las gomas desinfladas hasta 160 kilómetros, incluso si el neumático está completamente vacío.

Rolls-Royce Dawn

Rolls-Royce asegura que ha trabajado para que la suspensión ofrezca un viaje "de alfombra mágica", pero sin perder cierto dinamismo. Por otro lado, y aunque al cliente potencial de este coche probablemente le importe más bien poco este dato, el consumo medio homologado es de 14,2 litros a los cien kilómetros. En cualquier caso, el coche incorpora la tecnología estrenada en el Wraith que hace uso del GPS para ahorrar combustible al facilitar información a la caja de cambios ZF de 8 cvelocidades.

Entre el equipamiento disponible encontramos un control de crucero automático, capaz de circular incluso con tráfico urbano, luces LED con asistente automático de luces largas, así como un sistema antivuelco, con arcos de seguridad que se despliegan en caso de accidente.

En Motorpasión | Visitamos la fábrica de Rolls-Royce en Goodwood: el corazón del lujo británico

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos