Stellantis y Samsung abrirán una fábrica de baterías en EE.UU. para ganar posiciones en el mercado de coches eléctricos

Stellantis y Samsung abrirán una fábrica de baterías en EE.UU. para ganar posiciones en el mercado de coches eléctricos
1 comentario

Stellantis y Samsung acaban de anunciar un acuerdo para la creación de una fábrica de baterías para coches eléctricos, que estará ubicada en Kokomo, Indiana (Estados Unidos). La que será la quinta gigafactoría del grupo en todo el mundo contará con una inversión inicial de 2.500 millones de dólares (2.300 millones de euros).

Se espera que la planta de baterías, cuya puesta en marcha está prevista para 2025, tenga una capacidad de producción anual inicial de 23 gigavatios-hora (GWh), pasa pasar a los 33 GWh en los próximos años. Además, se estima que creará 1.400 puestos de trabajo en Kokomo y sus alrededores.

Objetivo: alcanzar una capacidad productiva de 400 GWh en 2030

El establecimiento de cinco gigafábricas de baterías en Europa y América del Norte en los próximos años forma parte de la agresiva estrategia de electrificación que está llevando a cabo el Grupo Stellantis denominada “Dare Forward 2030”, que dio a conocer meses atrás.

Tras anunciar en febrero la que será la cuarta macroinstalación de este tipo (que muy a pesar de España, se situará en Italia) le ha tocado el turno a la primera de las factorías de baterías que tendrá Stellantis en Estados Unidos, de la mano de Samsung SDI.

Esta nueva instalación, que empezará a construirse este mismo año, producirá módulos de batería para los diversos vehículos de las plantas de ensamblaje de Stellantis en América del Norte, y aunque contará con una inversión inicial de 2.500 millones de dólares (2.300 millones de euros), podría aumentar gradualmente hasta los 3.100 millones de dólares (2.900 millones de euros).

Baterias

La joint venture espera que la producción pueda comenzar en el primer trimestre de 2025, y para ello, Samsung SDI aplicará su tecnología “PRiMX” (siglas de “Prime Battery for Maximum Experience”) para producir módulos y celdas de batería. Estas baterías, que llevan un cátodo de alto contenido de níquel y un ánodo de silicio, prometen “mayor autonomía y menor tiempo de carga” según la empresa coreana.

Con este movimiento, tanto el CEO de Stellantis, Carlos Tavares, como el director ejecutivo de Samsung SDI, Yoonho Choi buscan “asegurarse un punto de apoyo sólido en el mercado norteamericano de vehículos eléctricos, que se encuentra en un rápido crecimiento”, han señalado.

Stellantis ya ha anunciado con anterioridad sus planes para vender cinco millones de vehículos eléctricos de baterías al año de cara a 2030, marcándose ambiciosos objetivos para alcanzar el 100 % de ventas de turismos eléctricos en Europa y el 50 % de turismos y camioneras ligeras eléctricas en América del Norte.

Además de la de Indiana, Stellantis contará con otra gigafactoría de baterías en Windsor (Ontario, Canadá) que instalará junto a LG Energy Solutions y en la que invertirá más de 3862 millones de dólares (3.617 millones de euros).

Mientras tanto, en Europa, el Grupo contará con las plantas de baterías en Douvrin (Francia), Kaiserslautern (Alemania) o Termoli (Italia). Estas gigafactorías ayudarán a cumplir el objetivo del fabricante de alcanzar una capacidad productiva de 400 GWh de cara a 2030 (250 GWh en Europa y 150 GWh en EEUU).

Temas
Inicio