Sigue a

Toyota GT 86

Mucho se habla de versiones de mayor potencia en el Toyota GT 86, en Subaru parece ser que la cosa irá en dirección al turbocompresor y casi 300 CV, pero en Toyota no. El ingeniero jefe de este modelo, Tetsuya Tada, prácticamente descarta el uso de sobrealimentación para ganar potencia.

¿Qué hará entonces? ¿Más cilindrada? No. ¿Más revoluciones? Dudoso, el motor FA20 ya corta a un régimen elevado y es políticamente incorrecto hacerlo así. ¿Turbo? Va a ser que no. Entonces, ¿qué nos queda? Una suerte de hibridación, tipo KERS, en las que el coche dispone de un extra de potencia que previamente ha recuperado.

No está pensando en el sistema híbrido de Toyota que todos conocemos (Hybrid Sinergy Drive), pues limita el régimen a poco más de 5.000 RPM, requiere baterías (añaden peso), el cambio CVT es antideportivo, y no quieren que suba de precio. Es más bien el sistema que usa el prototipo Toyota TS030 para Le Mans.

Toyota GT 86

¿Existe la posibilidad de que Subaru lance un BRZ STi con turbo, y que Toyota le meta más potencia al coche con un sistema híbrido? Es perfectamente posible, de hecho, en los últimos años Subaru tiene más experiencia en el uso del turbo, y Toyota indiscutiblemente pilota más en tecnología híbrida.

En ese caso, hablaríamos de una diferenciación real entre BRZ y GT 86, limitada ahora a un par de colores de carrocería, piezas exteriores, el modelo de navegador GPS y poco más. Por otra parte, el presunto BRZ STi sería más rápido en general, más capaz de mantener la potencia, porque el GT 86 tendría un “chute” limitado.

Existe un prototipo de GT 86 con KERS. Lo que no se sabe es si usa condensadores o baterías eléctricas. Lamentablemente, un empleado japonés de Toyota le hizo ver a Tada-san que estaba siendo más sincero de la cuenta. Todo esto está abierto, tal vez haya que esperar, porque Tada es un perfeccionista y eso requiere tiempo.

Fuente | Top Gear

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios