Sigue a Motorpasión

Logo NHTSA

Más novedades en el Caso Pedalgate. Parece que la NHTSA está dando la razón a Toyota sobre las causas de varios accidentes de aceleración incontrolada, a pesar de su desmentido previo. Un informe preliminar de la NHTSA, para los miembros del Congreso de EEUU, tiene conclusiones muy reveladoras.

Investigando las “cajas negras” de 58 coches involucrados en accidentes, todos de 2007 o más modernos, revelaron que en el 60% de los casos no se pisó el pedal del freno antes de colisionar, o bien el conductor se equivocó de pedal y machacó el pedal del acelerador cuando su intención era la opuesta.

Asímismo, descartan que los coches se pudiesen acelerar solos por un defecto en el acelerador electrónico. Se reconocen aceleraciones incontroladas por un atasco físico por un alfombrilla mal colocada o por un defecto mecánico de algunos pedales fabricados por CTS Corp (proveedor norteamericano) para el fabricante japonés.

Toyota Camry

La marca está satisfecha con estas conclusiones, aunque se muestra partidaria de una auditoría independiente a ellos y a la NHTSA, para cimentar su credibilidad. Por otro lado, en el 40% de los accidentes, o el freno se pisó solo parcialmente (error del conductor) o el grabador de sucesos estaba averiado y no pudo informar.

En los modelos Toyota inferiores a 2007 no se grababa de forma automática la posición de los pedales en los instantes previos al accidente, por lo que habrá que investigar a la vieja usanza. En cuanto a los coches llamados a revisión, el remedio sobre los pedales que podrían atascarse se ha revelado como efectivo según la marca.

La mayoría de las quejas por aceleración incontrolada son anteriores a 2007, de modo que no podemos decir sin género de dudas que esto está terminando. De hecho, recientemente salió de la cárcel un conductor acusado de varios homicidios al sufrir una aceleración incontrolada en su Toyota Camry en esa época por atropellar unos peatones.

Pedal de acelerador Toyota

Podemos resumir lo que se conoce sobre los pedales atascados de la siguiente forma:

  • Ciertas alfombrillas de terceros, u oficiales marcadas como peligrosas (y retiradas en llamadas a revisión) podían provocar un atasco del pedal del acelerador o impedir el recorrido del freno.
  • Algunos pedales electrónicos, fabricados por CTS Corp, podrían haber quedado atascados total o parcialmente por el desgaste de una pieza en condiciones difíciles de reproducir. Se está solucionando con una llamada a revisión de millones de unidades.
  • En la mayoría de los casos, de momento, el factor humano apunta a la causa principal de los casos de aceleración incontrolada por confusión sobre el pedal correcto o por no aplicar toda la potencia de los frenos (siempre superior al motor).
  • No se ha demostrado que, por un defecto electrónico en los aceleradores, estos pudiesen acelerarse solitos y sin posibilidad de que el conductor pudiese detener el coche.

Estas conclusiones son válidas fundamentalmente para los modelos Toyota fabricados en 2007 o después. Coinciden los veredictos preliminares de la NHTSA con los resultados internos que llevó a cabo el fabricante. Pero en todos los casos, el frenado correcto (y a tiempo) podría haber evitado todos esos accidentes.

Bastaba con liberar el motor de la transmisión con el punto muerto o “N” en los automáticos, aplicando el freno al máximo y sin dudar. Ha habido casos de gente que, al no aplicar frenos a tope, consumió las pastillas hasta hacerlas inútiles, y el motor “descontrolado” hizo el resto.

En diversas demostraciones de Toyota o de conductores de Toyota se puede corroborar que la máxima presión sobre los frenos siempre detiene el coche, en punto muerto o no, siempre y cuando estén con el mantenimiento al día (como cualquier otro coche). Los responsables de Toyota en EEUU dormirán mejor a partir de esta semana.

Fuente | Automotive News

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

35 comentarios