Sigue a Motorpasión

Toyota Prius autónomo

Recuerdo un trocito de la película “Desafío Total” (1990), en el que vimos a un sufrido chuache tratando de tomar un taxi conducido de forma autónoma. Era ficción, pero dentro de poco será realidad, pero sin Michael Ironside persiguiéndonos con una UZI por ahí. Me refiero a la conducción autónoma.

Según el ex-director de i+D de General Motors hasta 2009, Larry Burns, esto será una realidad en 2020. Nos aventura un futuro cercano en el que el “control de crucero con esteroides” permitirá replantear la movilidad urbana y devolver a la gente tiempo que ahora pierde al volante de un coche.

Burns colabora con Google, empresa que está apostando mucho por el coche que se conduce solo. Sus seis Toyota Prius y un Audi TT han conducido 1.000 millas por sí mismos y otras 140.000 millas con intervención humana puntual. No han tenido no un solo accidente con culpa, solo un incidente: uno de sus coches fue alcanzado en un semáforo en rojo.

Audi TT autónomo

Este directivo no cree que abandonemos la conducción de la noche a la mañana, pero apunta alto. Una flotilla de coches irían recorriendo las ciudades moviendo gente de un punto a otro, como los taxis, pero 24 horas al día y sin sueldos.

Las ventajas de la conducción autónoma están claras: más seguridad vial, menos contaminación, más calidad de vida para la gente que básicamente solo necesita que le lleven… Seguro que el gremio del taxi no está muy de acuerdo con esta próxima competencia, como en su día las operadoras telefónicas con falda moviendo cablecitos.

Un coche autónomo nunca se picaría, ni se distraería, ni haría “pirulas”, y no pagaría nunca una multa. Pero no todo es de color de rosa, quedan cosas por perfilar, como de quién es la responsabilidad en caso de accidente. Un coche autónomo es muy difícil que tenga un accidente, pero puede tenerlo, y en ese caso, ¿a quién se le reclama?

Via | Automotive News
En Motorpasión | La conducción autónoma según Google

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

32 comentarios