Sigue a Motorpasión

Semáforo rojo

Que te multen por saltarte un semáforo en rojo supone 200 euros y 4 puntos. Si realmente te lo has saltado, pues mira, para otra vez quizá la broma te sirva de escarmiento. Pero si no te lo has saltado y ha sido la maquinita la que ha decidido llamarte infractor, la cosa se pone un poco más conflictiva. Para todos. Madrid tiene ahora mismo 200.000 multas que le queman los dedos.

¿Por qué? Pues porque un recurso presentado por Automovilistas Europeos Asociados (AEA) ante el juzgado de lo contencioso-administrativo nº 34 de Madrid ha prosperado y se ha resuelto a favor del sancionado, anulándole la multa que le había llegado a casa por, atención, el siguiente motivo: “el examen de las fotografías incorporadas al expediente deja suficiente lugar a dudas”.

¿El qué? Sí, resulta que en la Avenida Islas Filipinas de Madrid, a la altura del número 18, hay un semáforo con detector de movimiento. Cuando el sensor detecta movimiento realiza dos disparos fotográficos al semáforo y al coche del presunto infractor, como un antes y un después del paso por la línea de detención. Pero, ¿qué pasa si la máquina falla?

Pues eso precisamente venía denunciando AEA desde marzo de 2010, cuando apreciaron errores de sincronía entre las cámaras que captaban las supuestas infracciones y las fases del control semafórico. Según AEA las cámaras disparaban sin que el semáforo estuviera en rojo.


Ver mapa más grande

Eso llevó a centenares de personas a recurrir por multas de tráfico que según ellos no tenían razón de ser. Ahora, la sentencia judicial abre un camino la mar de interesante:

Las fotografías en cuestión (dos) muestran una secuencia en la que el vehículo presuntamente infractor se encuentra en una posición anterior y posterior a la línea de detención que marca el semáforo para el paso de peatones. Sin embargo, aunque es cierto que el color de la luz que aparece en las fotografías no puede ser determinante para entender cometida o no la infracción sí lo es, sin embargo, la determinación de la posición (central o en la parte superior más alta del semáforo) de la luz que se encuentra encendida en la secuencia mostrada en las fotografías.

Es decir, que para evaluar si el semáforo está o no en rojo se ha mirado la posición que ocupa la luz encendida en la caja del semáforo. Si está arriba, es roja, si está en medio es amarilla y si está abajo, es verde. ¿Verdad que sí? Bien, pues al tanto con lo que recoge la sentencia:

La distancia que existe en la parte inferior de la luz encendida y hasta la superior del dispositivo destinado a regular el tránsito de los peatones, no parece ser suficiente para albergar los espacios correspondientes a la luz ámbar y verde, como habría debido ser en el caso de que el semáforo estuviese ciertamente en fase roja.

Se sienta así una duda razonable sobre el hecho de que el semáforo estuviera efectivamente en rojo cuando la cámara disparó a matar. Esto se quedaría en una simple anécdota por valor de 200 eurazos si no fuera porque según explica AEA hay 200.000 multas que penden del mismo hilo que esa que ahora ha sido anulada. Si hay dudas para aceptar una multa, ¿por qué las demás van a estar bien?

Semáforo en rojo

Multas impuestas sin luces ni taquígrafos

La sentencia también recoge la circunstancia de que al presunto infractor no se le admitieron las pruebas propuestas en vía administrativa. Pero no sólo eso. Resulta que “la denuncia se cursó por Agente cuya observación directa de la infracción no consta”. Vamos, que las fotos se hicieron porque sí, sin que nadie diera de forma oficial la cara por ellas.

Y hay más. Para garantizar que el dispositivo funcionara de forma correcta y eliminar suspicacias, se pidieron informes y certificaciones que acreditaran la legalidad del aparato, además de una inspección técnica que dejara claro que las cámaras estaban bien sincronizadas con las fases del semáforo. Por lo visto, nunca llegaron, nunca se efectuó la prueba que se solicitó.

Volvemos a la historia de siempre. Ante una infracción cabe una sanción, que puede ser o no económica. Pero esa sanción la debe imponer una autoridad in situ, no una máquina que además de enviar la foto a casa poco hace, y que además puede estar mal programada, como parece haberse demostrado en esta sentencia que, además, es firme y no admite recurso ordinario.

Al runrún que pueda suponer una multa injustificada se añade la nueva situación que tenemos con las tasas judiciales. Aunque el conductor denunciado tenga la posibilidad de recurrir por vía administrativa, si hay que llegar a los tribunales el contencioso le sale gratuito a la Administración. Eso significa un agravio, ya que sólo el conductor denunciado tiene las de perder si se da un caso como este.

Y se ha dado.

El director de carrera, el juez, ha alzado la bandera roja de esta competición por el engrosamiento de las arcas a golpe de un sistema cuyo buen funcionamiento queda en entredicho. AEA dice que denunció el asunto sin que nadie les hiciera demasiado caso. Si ahora, pese a la sentencia, siguen llegando multas, quizá no esté de más darle una leída rápida al Artículo 404 del Código Penal.

Semáforo apagado

Un total de 26 cámaras en los semáforos de Madrid

Además del mencionado semáforo de Islas Filipinas, 18, hay un total de 26 cámaras distribuidas por diversas vías de gran afluencia de tráfico en Madrid. En 2005 se instalaron las dos primeras en el Paseo de la Castellana, luego 13 más y en 2011 se anunció la colocación de otros 11 dispositivos, hasta completar la lista que sigue:

  1. Calle O’Donnell, 65
  2. Paseo de la Castellana, 105
  3. Paseo de la Castellana, 167
  4. Avenida de Andalucía, 101
  5. Hermanos García Noblejas, 123
  6. Logroño, 44, esquina Joaquín Ibarra
  7. Arroyo de Pozuelo, 99
  8. Avenida de los Poblados, 45
  9. Avenida de los Poblados, 134 esquina Abrantes
  10. Camino de los Vinateros, 47
  11. Cardenal Herrera Oria, 83
  12. Avenida de la Ilustración P.K. 28,9 esquina Betanzos
  13. Avenida Ventisquero de la Condesa, 42
  14. A-6 acceso, Bus-Vao del Intercambiador de Moncloa
  15. Avenida de Córdoba, a la altura de la Glorieta de Cádiz
  16. Vía Lusitana-Aguacate
  17. Sinesio Delgado (Glorieta Piedrafita)
  18. Avenida Menéndez Pelayo (Hospital Niño Jesús)
  19. Avenida del Mediterráneo, esquina calle Sánchez Barcaiztegui
  20. Calle Francisco Silvela, esquina calle México
  21. Avenida de Andalucía, esquina Alcocer
  22. Avenida de Andalucía, esquina Unanimidad
  23. Calle Fuente Carrantona-Intercambiador de Pavones
  24. Avenida Pi i Margall, esquina calle Ana de Austria
  25. Avenida Cardenal Herrera Oria-La Masó (Polideportivo)

Fuera de la capital de España, estos semáforos con detector de paso se encuentran en diversos puntos de ciudades como Barcelona, Bilbao, León y Oviedo. Sólo con que haya uno más como el de la Avenida Islas Filipinas de Madrid, ya es como para preocuparse bastante más todavía. Por supuesto, esperamos que no sea el caso.

Vía | El Mundo. ¡Un saludo para Kiko!
Foto | Horia Varlan, Google Street View, Yann Boix, Gonzalo Fernández
En Motorpasión | Casi el 1% de los conductores se salta los semáforos en rojo, Madrid tendrá once nuevos semáforos con control de paso de coches en fase roja (2011)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

34 comentarios