Sigue a Motorpasión

Rolls-Royce Piccadilly P1 Roadster

Corría el año 1928 en Springfield, Massachusets, cuando el señor Allen Swift recibió un Rolls-Royce Piccadilly P1 Roadster de color verde a modo de regalo de graduación por parte de su padre. Empezaba aquí una bonita historia de amor que no terminaría hasta el siglo XXI.

El señor Swift condujo su preciado Rolls-Royce durante siete décadas, recorriendo unas 170.000 millas (273.588 kilómetros) y manteniendo el coche en perfecto estado durante todos aquellos años. Fue en 1988 cuando el Rolls-Royce pasó por chapa y pintura para recibir una restauración completa de carrocería y una reconstrucción del motor.

Desafortunadamente, Allen Swift nos dejó a nosotros y a su Rolls-Royce en el año 2005, cuando falleció a la longeva edad de 102 años. En su lecho de muerte, Swift donó su coche y un millón de dólares al Lyman & Merrie Wood Museum of Springfield History, donde todavía descansa, en impoluto estado.

Allen Swift y su Rolls-Royce Picadilly P1 Roadster

A día de hoy, el bueno de Allen sigue siendo una leyenda entre los coleccionistas y poseedores de un Rolls-Royce y es, además, la persona que durante más años tuvo en su poder un automóvil de la lujosa marca británica. Rolls llegó incluso a homenajear a nuestro amigo estadounidense, galardonándole en 1994 con el premio Spirit of Ecstasy.

El Piccadilly P1 Roadster sigue funcionando, aunque ya nadie lo cuide y utilice con tanto mimo como Allen. Desde luego el coche fue un gran regalo por parte de su padre pero quizá fue todavía un regalo mayor para su propio padre el hecho de ver a su hijo feliz, disfrutando durante décadas del regalo que le hizo.

Vía | Automotive Restorations

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios